La importancia de aplicar la escucha empática a un TEA




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / 04/01/2021, Madrid, España

Fotografía: Pixabay



Para poder comprender a un TEA que ha sido abusado, no basta con solo permitir que se exprese libremente. El escucharlo de forma empática, junto con la habilidad de dar al TEA la sensación de darle una mano empática, ayudan mucho, muchísimo…


Introducción

Muchas personas, tienen un concepto muy erróneo de lo que es el tema de escuchar a la otra persona. Se hace mención a ello debido a que, la palabra escuchar, en muchos casos, es tergiversado a modo de obedecer y actuar de forma sumisa ante las otras personas, algo de lo que es manipulado por psicópatas, sociópatas y narcisistas malignos para así tener a siervos que le sirvan.


Sin embargo, ante esto, lo que sucede es que las personas, cuando oyen la palabra escuchar, muchas de ellas se resignan a hacerlo al dar por hecho de que piensan que escuchar implica dejar de lado su orgullo, algo de lo que, por supuesto, en una sociedad narcisista, escuchar implica verse sometido y controlado por la otra persona, lo que conlleva a numerosos conflictos que no llevan a nada más que a una lucha de egos que tiene como propósito, en el caso de ganar, alimentarse emocionalmente de la otra persona como una forma de inflar de una forma enfermiza e insana su orgullo.


Afortunadamente, para los TEA que han sido abusados, no todas las personas de cualquier tipo consideran la palabra escucha como una cuestión de sumisión y obediencia. Los hay que se ponen al lado de la otra persona para ayudarla en lo que sea; incluso, los hay que, por cuestiones de haber recibido una formación de tratar a víctimas el abuso emocional, tienen lo que es en sí una escucha empática que, en algunos casos puede ser verdaderamente endiablado… es la misma escucha empática que precisan las víctimas del abuso emocional para, de una forma u otra, poder salir de las garras del abuso.


El objetivo de este artículo reside en poder obtener esa habilidad de escucha empática para así incitar a las víctimas a avanzar por sí solas, pero con la consciencia de que tienen apoyo para lo que ellos necesiten. Esto no solo ayudará a los psicólogos que tratan a TEAs que han sido abusados en extremo por estas personalidades abusivas. Familiares, la pareja del TEA, grandes amigos del mismo TEA, junto a otra clase de apoyos, incluyendo a los mismos sabios que saben del TEA, pueden emplear el contenido de este artículo para así poder adentrarse en el interior de un TEA que ha sido abusado hasta niveles agigantados, algo de lo que, por supuesto, puede sorprender a los mismos psicólogos tradicionales al toparse con personas que saben lo que es en sí la escucha empática que permite a las víctimas del abuso emocional poder dar el paso que precisan para poder salir de las más tétricas garras del abuso.



¿Qué es la escucha empática?

La escucha empática es el acto de escuchar a la otra persona. Evidentemente, cuando se trata de escuchar, no solo se trata de permitir que la otra persona pueda expresarse libremente, sino que también se trata de escuchar lo que la otra persona dice para poder comprender lo que realmente le pasa. Pues una víctima del abuso emocional puede diferenciar muy claramente de la persona que escucha sus lamentos, pero que luego no hace nada, de la siguiente persona que, además de escucharla, se pone en los zapatos de la otra persona, haciendo, a su vez, soluciones para que la misma víctima pueda empezar a avanzar por sí misma.


Si las mismas víctimas del abuso emocional exigen a los demás, pese a que, muchas veces, sean incapaces de expresarse por sí mismas por lo invalidadas que están tanto sus sentimientos como sus emociones, es porqué ellos han estado en una situación límite que les ha sobrepasado la resistencia emocional y psicológica de estar al lado de un maltratador potencial. Y no, no necesariamente la misma víctima tiene que ser alguien sin educación de ningún tipo en lo emocional y en lo que respecta a poner límites y a poder construir una autoestima. De hecho, muchas veces, las mismas víctimas son personas tan normales que, tan solo el encuentro con un depredador emocional ha causado la devastación tan tremenda y fortísima que tienen ellos en sus cabezas.


Si esto se le aplica a los TEA, que son en muchísimos casos víctimas del abuso emocional dadas las vulnerabilidades y debilidades que puede traer el autismo a un ser humano, estas mismas personas pueden estar incluso al borde de cometer suicidio de una forma en el cual, puede ser mucho más común que en un neurotípico, es principalmente porqué el pensamiento narcisista, sociópata y psicópata tiene como propósito considerar a todos los humanos ser de un mismo palo, desatando una ferocidad que puede ser considerada como animal al tratar con lo diferente al ser una verdadera amenaza para el yo grandioso que tienen estas personalidades abusivas.



Explicando la necesidad de aplicar la escucha empática a un TEA

Así pues, si hubiera que contar a alguien el porqué de toda esa indignación que tienen los TEA al haber sido abusados de la forma más vil y cruel posible, es por lo siguiente:


  • Un TEA, si está siempre al límite, siempre en alerta roja y siempre nervioso e inseguro, es porqué se ha topado, al menos una vez en su vida, con alguien excesivamente perverso cuya intolerancia a lo diferente resulta tanto extremo como enfermizo e insano, teniendo un placer perverso en destruir a los diferentes… siendo en especial el considerar como un verdadero deporte el destruir a los débiles, siendo esto un pensamiento de carácter sociópata.

  • Un TEA, si está siempre al límite, es porqué las campañas de difamación de seres verdaderamente malvados se han encargado personalmente de excluir al autista al considerar el autismo como una verdadera amenaza para el yo grandioso de seres tan perversos y tan nocivos que, el único propósito que tienen ellos es querer tergiversarlo todo para que todos estos vampiros emocionales hagan de su mundo como una verdadera extensión de su voluntad. De hecho, la verdadera prueba de querer excluir a los mismos autistas reside en considerar el autismo como un insulto muy grave hasta el punto de querer incitar a los demás a alejar al autismo en general por considerarlo como una “enfermedad” que incita a que la gente sea más asocial, huraña y que se marginen entre sí, cuando en realidad esta hazaña oscura tiene como propósito forzar a todas las personas del mundo a actuar tal y como estos seres perversos quieren al considerar el poder y el control hacia los demás como una forma de valerse ante los demás, despreciando en extremo los conceptos de igualdad y respeto, siendo seres abusivos verdaderamente dictatoriales con los demás.

  • Un TEA, si siempre está al límite, es porque no tiene a nadie que lo escuche, teniendo los efectos devastadores del estrés postraumático de forma persistente. El estrés postraumático es algo de lo que, hoy en día, puede incluso ser considerado como un elemento muy común en los autistas que han sido abusados, principalmente porqué los mismos narcisistas, sociópatas y psicópatas consideran al autismo como el verdadero responsable de proyectar en ellos sus mismas debilidades. Cosa de la que, por supuesto, lo niegan. Tanto lo niegan que la ira que pueden desencadenar a las personas autistas puede ser verdaderamente inhumana hasta el punto de disfrutar de acabar con la vida del mismo autista, ya sea causando en él el suicidio o llegando a matarlo por cuenta propia, algo de lo que, en este caso, lo que se demuestra en estos mismos depredadores emocionales es que ellos se odian tanto a sí mismos que, el acabar destruyendo a un autista, por mucho que sepan que pueden llegar a no valerse tanto por sí mismos por cuestiones que son causadas por el mismo autismo, les hace ver como seres superiores, lo que los convierte en seres que cazan a los débiles para así poder alimentarse, algo que los caracteriza en tener una forma de pensar muy similar a los depredadores reales de la selva, teniendo… efectivamente, la ley de la selva.

  • Pero, sobre todo, un TEA, si siempre está al límite, es porqué se encuentra en un momento de desesperación del que no lo puede desaparecer… ni siquiera con el paso del tiempo. Hay que tener en consideración que, un TEA que ha sido abusado, al igual que con otros tipos de personas que han sido destruidos por un narcisista, sociópata o psicópata, lo que buscan es que los otros lo sanen al considerar que ellos no han hecho nada malo. Es más, tanto buscan la sanación en los demás que, por muy doloroso que esto le pueda resultar a un TEA que ha sido abusado, esto es producto de la incapacidad de verse a sí mismos al creer que ellos no tienen que cambiar mientras que los demás sí. Esto es especialmente importante si el mismo TEA en cuestión ha llegado a tener una fobia social hacia los neurotípicos por cuestiones de exclusión causadas por estos mismos depredadores, seres perversos del que, por defecto, son considerados como los verdaderos enemigos de la neurodiversidad al ser extremadamente dicotómicos, rígidos y dictatoriales, junto a una gran necesidad inhumana de dominarlo y subyugarlo todo, especialmente el cómo se ve la sociedad en sí.


Si bien es cierto que aplicar la escucha empática puede resultar muy complicado de hacer, especialmente cuando, en algunos casos, puede irritar mediante ciertos errores que estos han podido cometer en una relación de abuso con un depredador. No obstante, hay que tener en consideración que, es muy poco probable que una persona normal, sin haber sido abusado por un psicópata potencial integrado o por un narcisista perverso y maligno, sepa con gran precisión la oscura realidad de estos seres perversos. Si alguien, sin haber sufrido todos esos abusos, sabe de estos depredadores, muy probablemente se trate de algún psicólogo especializado en trastornos de la personalidad del Cluster B, y… aún así, una persona que no ha vivido en sus carnes lo que es el mismo abuso, muy complicado va a poder empatizar ya que, aunque aquí lo que no se trata es de invalidar los esfuerzos de los psicólogos de ese calibre, no es igual alguien que solo lo ha visto en libros y de alguna que otra charla en algún centro importante relacionado con su especialidad, que alguien que, además de haberlo vivido, ha podido empoderarse y poder conocerse a sí mismo para así saber poner límites a los demás.


No hay que olvidar que, detrás de un TEA que ha sido abusado, hay un ser demasiado indignado, aterrorizado, devastado, destruido, violado, abusado, acosado, maltratado, juzgado al extremo, señalado sin piedad, junto a otra clase de adjetivos que implican haber sufrido un verdadero estrés postraumático que le impide centrarse en sí mismos.


El que un TEA esté completamente fuera de lugar, pudiendo actuar de una forma muy errática, presa del gran miedo y de la gran inseguridad en sí mismo, no es porqué el mismo TEA no sepa comportarse de forma normal. Es que el narcisista, sociópata y psicópata de turno lo ha dejado en un estado permanente de destrucción masiva en su psique personal que, en ese momento, ahora mismo es la comida preferida de estas personalidades abusivas, personalidades en el cual, quieren abusar de él todo lo que puedan hasta llegar a ser incapaz de reaccionar emocionalmente, cosa de la que, por supuesto, pueden incluso disfrutar al máximo de su destrucción definitiva al considerar que todo les pertenece, todo. De hecho, pueden incluso ser tan aborrecibles que, hasta el mismo paso del tiempo les pertenece por derecho del nacimiento, lo que los convierte en seres extremadamente megalómanos hasta el punto de que cualquier clase de relación es considerada como un combate en el que tiene que ganar siempre y hacer halago de su victoria porqué, lo que ellos quieren es demostrar al mundo entero su absoluta omnipotencia y divinidad en todos los aspectos. Es más, tanto les importa en extremo llegar a ese punto que, si tienen que destruir de una forma tan inhumana que eso le implica ser respetado por los demás, aunque esto le ocasione ser temido, lo hará. Y lo mismo lo hará con aquellos colectivos que ellos consideren una amenaza para su yo grandioso.


Se debe tener en consideración que, un narcisista, sociópata y psicópata son seres verdaderamente peligrosos en el cual, hacen toda clase de salvajadas por cuestiones de tener una gran vulnerabilidad y debilidad que, además de negarla al extremo, su incapacidad de verse a sí mismos debido a esas mismas vulnerabilidades y debilidades que tienen, va a causar que ellos consideren que todos sus opositores, pero todos, hasta el paso del tiempo, son los culpables de todo lo que pasa. Por ese mismo motivo, además de que ellos no pueden encontrar nunca la felicidad consigo mismo dado que les es absolutamente imposible al tener miles de millones de opositores al ser incapaces de controlar todo lo que esté a su paso, van a desatar una ferocidad carente de límites para así poder, ya no solo desahogarse de todas las miserias y vacíos que ellos tienen, siempre asegurándose de que nadie pueda vengarse de ellos en el proceso para así marcar en ellos y confirmar de forma “objetiva” su superioridad absoluta. También son seres que, al odiar a todo el mundo, no van a dudar en destruir a todo lo que se les oponga para así hacer ver que ellos son quienes mandan, son quienes pueden hacer lo que les dé la gana y son quienes pueden, en el momento de que lo necesiten, hacer lo que les dé la gana en respecto a destruir las vidas de quienes consideren oportuno al tratar a todos los demás como si fuesen meras marionetas de su mundo fantasioso donde todo gira en torno a sí mismo.


Por ese mismo motivo, por mucho que pueda ser incómodo para la gente normal, hay que llevar a cabo grandes esfuerzos en realizar una escucha empática para, de una forma u otra, permitir al TEA poder encontrar la luz que tanto precisa, por mucho que le pueda costar tiempo. De hecho, para que un TEA que ha sido abusado pueda llevar a cabo el proceso de la recuperación del abuso emocional, lo primero que hay que hacer es no marcar un tiempo límite, ni a un TEA ni a cualquier otra clase de persona que haya sido abusada emocionalmente por un depredador. No, cada persona tiene su recuperación de una forma completamente diferente; cada persona que ha sido víctima de estas depredaciones emocionales tiene sus traumas y sus paranoias en el cual, las vive de una forma completamente distinta a los demás; cada persona tiene su forma de ver las cosas y, dependiendo de cuanto se conozca o no, puede tardar más o menos darse cuenta de que, para que una persona pueda sanar, es la misma persona la que tiene que darse el paso que precisa por sí mismo, sin tener que esperar la sanación por parte de los demás; y, como punto final, cada persona tendrá su forma de tomar las cosas según su situación en ese momento.


Y sí, es cierto que puede resultar muy incómodo toparse con un TEA que, por ejemplo, tenga una fobia social que, en ocasiones, sea tan grande que, decide no relacionarse con nadie ajeno al autismo al considerar que todas las personas de la sociedad van a abusar de él por ser autista, algo muy habitual en muchos TEAs que son víctimas del abuso; es cierto que puede ser muy chocante hasta el punto de considerar exagerada sus mismas experiencias, cosa de la que, por supuesto, el que sea exagerado para los demás es en base a la ignorancia que tiene la gente sobre el tema del abuso emocional; es muy cierto que puede ser incluso inquietante el que pida ayuda de una forma tan desesperada hasta el punto de que ello le va la vida al sentirse completamente solo.


Sin embargo, detrás de ese TEA que busca que se le empatice con su situación, detrás de ese TEA que busca ser comprendido, detrás de ese TEA que busca ser querido sin ser juzgado ni señalado tal y como lo sintió en sus propias carnes, detrás de ese TEA que busca la aprobación de un grupo donde se le acepte, hay un mensaje muy cruel de un depredador emocional en el cual, su único propósito es estar por encima de los demás sin importar lo que los demás piensen. Cosa de la que, por supuesto, no hay que tomar tan a la ligera el que un TEA que haya sido abusado por un depredador emocional ya que, aunque con el tiempo pueda estar harto de estar depredando a los mismos TEAs por considerarlos como objetivos demasiado fáciles, esto repercutirá en toda la sociedad hasta el punto de que los mismos neurotípicos, de ser víctimas de manipulación de estos seres abusivos al considerar el autismo como una amenaza para la sociedad, sufran en sus mismas carnes las secuelas del abuso narcisista o psicopático, permitiendo a los mismos psicópatas, sociópatas o narcisistas malignos ir destruyendo cada vez a más víctimas hasta el punto de que consideran destruir a los demás como un auténtico deporte al no tener impedimentos de devastar a quien sea y como sea al tener una sociedad configurada intencionadamente para que estos seres perversos puedan hacer lo que les de la gana, pudiendo permitirse el lujo de estar por encima de la ley, pese a que, a ojos de otros empáticos, ellos la inflijan.


Por ese mismo motivo, si hay que aplicar una escucha empática, ya no es tanto si aquellos lectores que leen este artículo les agraden o no a los TEA en sí. Deben hacerlo porqué, el abuso narcisista o psicopático, aunque pueda resultar irrelevante para la sociedad narcisista cuando se aplica a un TEA, con el tiempo, afectará a todos. Afectará a todos porqué la malicia de un depredador emocional no conoce límites. Afectará a todos porqué la sed de destrucción y de desatar toda clase de crueldades a los que se le crucen en su camino es interminable. Afectará a todos porqué la sed de poder y control del que precisan por cuestiones de ser seres completamente vacíos y aemocionales es absoluta. Pero, en especial, afectará a todos porqué, si la sociedad en cuestión no es capaz de aceptar lo diferente por cuestiones del hedonismo, el perfeccionismo y la impulsividad a modo de pseudo-virtudes de la misma sociedad, pero que… a modo de tener grandes defectos, la gran debilidad interna, la gran fragilidad de cristal y, siendo lo más importante, una decadencia absoluta de lo que es el ser humano, todos esos elementos, con el tiempo, se acentuarán hasta el punto de tener una sociedad enteramente despersonalizada.


Una sociedad enteramente despersonalizada en el sentido de que la gente, sin importar de ser TEA o no, estarán condenados a ser lo que no son por caprichos personales de los vampiros emocionales que corrompen la sociedad con sus juegos macabros; una sociedad enteramente despersonalizada al creer que el concepto de normalización lo tienen una o dos personas cuando se trata de una manipulación a gran escala de estos narcisistas perversos, sociópatas o psicópatas; una sociedad enteramente despersonalizada al creer que los conceptos de normalización implican destruir lo diferente para abanderar lo que es en sí el concepto de ser lo más perfecto, queriendo ocultar todas sus miserias, vulnerabilidades y debilidades tal y como si se trataran de un tema tabú del que no hay que hablarlos al considerar tales elementos como la mayor vergüenza de toda la humanidad; y… por supuesto, una sociedad enteramente despersonalizada solo va a beneficiar a los psicópatas, sociópatas y narcisistas malignos al carecer por completo de personalidad, emociones y sentimientos, no sintiéndose patéticos e inútiles al tener a toda la humanidad completamente infeliz, completamente deprimida y completamente inestable, pudiendo alimentarse constantemente del sufrimiento, del dolor y de los sentimientos de humillación y de hundimiento como si fuera el aire del que precisan para vivir.


Así pues, si ven el post de un TEActivista pidiendo que se le acepte, no se trata de que ellos sean caprichosos ni de que sean infantiles. Se trata de que son personas que necesitan encontrar la luz de la que precisan para salir del estrés postraumático del que han sido sometidos. Estrés postraumático en el cual, puede dejar secuelas que, si no se intervienen a tiempo, pueden marcar en enfermedades mentales que les puede marcar de por vida. Algo excesivamente doloroso para aquellas víctimas del abuso emocional que les puede llevar a cabo trastornos mucho más dolorosos y mucho más destructivos, pudiendo dejar un final muy trágico en sus mismas vidas.



Entradas Recientes

Ver todo