La infección en ratones preñados aumenta el riesgo de problemas intestinales en las crías


Refuerzo inmunológico: Los cambios en el microbioma intestinal de una madre ratón pueden infundir una respuesta inmunitaria hiperactiva en sus crías./ Cortesía de IKELOS GmbH/Dr. Christopher B. Jackson/Science Source



POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: Spectrum | 18/01/2021

Fotografía: Autism Spectrum



Las ratonas preñadas que organizan una reacción inmunitaria tienen crías con rasgos similares al autismo y una mayor susceptibilidad a la inflamación intestinal.


Según un nuevo estudio, las ratonas preñadas que organizan una reacción inmunitaria tienen crías con rasgos similares al autismo y una mayor susceptibilidad a la inflamación intestinal.


Los resultados podrían ayudar a explicar por qué muchos autistas tienen problemas gastrointestinales, afirma la investigadora del estudio Eunha Kim, investigadora postdoctoral del laboratorio de Jun Huh en la Universidad de Harvard.


Trabajos anteriores han demostrado que la exposición prenatal a la respuesta inmunitaria de la madre -provocada por un imitador viral- induce rasgos similares al autismo en ratones. Y una infección grave o un sistema inmunitario hiperactivo durante el embarazo aumenta la probabilidad de tener un hijo autista, según otros estudios.


Pero un mecanismo diferente subyace a los problemas intestinales, según Kim y sus colegas. Se trata de las alteraciones del microbioma intestinal de la madre -la mezcla de microbios que habitan en el estómago y los intestinos- al que se exponen las crías después del nacimiento. El microbioma intestinal atípico de la madre, a su vez, prepara el sistema inmunitario de las crías para reaccionar de forma exagerada a las infecciones más adelante.


El estudio de este mecanismo recién identificado puede ayudar a los investigadores a comprender mejor la relación entre la activación inmunitaria materna y el autismo con otras afecciones, como las alergias, afirma John Lukens, profesor asociado de neurociencia de la Universidad de Virginia en Charlottesville. Lukens no participó en el estudio, pero escribió sobre los hallazgos en un artículo previo.


"Podría tratarse de algún tipo de ventaja evolutiva que se ha vuelto loca", dice.


Kim y sus colegas inyectaron a ratones preñados un virus falso o una solución salina. En la edad adulta, las crías macho expuestas al virus falso tenían comportamientos sociales atípicos, similares a los que se observan en las personas con autismo.


A continuación, el equipo infectó a las crías adultas con la bacteria Citrobacter rodentium, que puede causar una enfermedad intestinal inflamatoria parecida a la colitis. Diez días después de la infección, los animales de ambos sexos expuestos al falso virus presentaban colones acortados -un signo de colitis- y un aumento de los niveles de la molécula inmunitaria inflamatoria IL-17A.


Cuando los ratones nacidos de madres tratadas con el virus del simulacro fueron criados por madres inyectadas con solución salina, seguían teniendo comportamientos similares a los del autismo, pero ya no producían una respuesta inflamatoria rápida a un patógeno. En cambio, las crías de los ratones tratados con solución salina que fueron criados por madres tratadas con el virus de simulación sí lo hicieron, lo que sugiere que la respuesta inmunitaria mejorada se adquiere después del nacimiento. Los resultados se publicaron en Immunity el 7 de diciembre.


Una de las formas en que la madre influye en el sistema inmunitario de su descendencia durante el desarrollo típico es a través del microbioma intestinal. Los ratones, en particular, comen las heces de sus compañeras, lo que altera el contenido de su intestino. De este modo, los cambios en el microbioma de una madre ratón pueden alterar el establecimiento del sistema inmunitario de su cría.


Kim y sus colegas descubrieron que los ratones tratados con el falso virus tienen un microbioma intestinal atípico y menos diverso que sus homólogos inyectados con solución salina. Además, los ratones libres de gérmenes que recibieron un trasplante fecal de ratones tratados con el falso virus tuvieron sus propias crías con una respuesta inmunitaria mejorada, lo que implica aún más el microbioma de las madres.


Las crías criadas por madres con este microbioma atípico y menos diverso tienen alteradas las células T auxiliares, que liberan IL-17A y otras moléculas inmunitarias para dar la alarma a otras células inmunitarias tras la exposición a un patógeno. Las células T de estas crías, según el estudio, presentan diferencias en la accesibilidad de su cromatina -la forma de ADN fuertemente enrollada-, lo que hace que produzcan un nivel inusualmente alto de IL-17A, y por tanto de inflamación, en respuesta a un desafío del sistema inmunitario.


El equipo descubrió que inyectar a ratones preñados un compuesto que bloquea la IL-17A antes de tratarlos con el virus falso impedía que las crías que criaban tuvieran una respuesta inmunitaria elevada a una infección posterior, lo que confirmaba la implicación de la molécula inmunitaria.


Aunque el estudio no explica cómo surge el autismo en las personas, "aporta información sobre el papel de los microbios en las primeras etapas de la vida en la reactividad inmunitaria", afirma Jane Foster, profesora de psiquiatría y neurociencias del comportamiento de la Universidad McMaster de Hamilton (Canadá), que no participó en el estudio.


La IL-17A suele aparecer en los estudios sobre respuestas inmunitarias atípicas y autismo, y un trabajo anterior de los colegas de Kim descubrió que el bloqueo de la IL-17A en ratones preñados que experimentan una activación inmunitaria materna evita que sus crías desarrollen rasgos similares al autismo.


Del mismo modo, "el bloqueo de la actividad de la IL-17A podría ser una posible diana terapéutica" para prevenir problemas gastrointestinales en algunos niños, afirma Kim. Pero como la molécula tiene muchas otras funciones, "hay que seguir investigando con detenimiento", dice.


Una opción más segura, según Lukens, podría ser intentar normalizar el microbioma intestinal de la madre con una dieta específica o con probióticos.


Pero no está claro cómo tendría que cambiar el microbioma para lograr ese objetivo. "Lo que falta aquí es que no mapearon realmente esos microbios" para determinar cuáles son importantes, dice Foster.


Kim y sus colegas planean investigar esto a continuación. También planean explorar si estos resultados se mantienen en los niños expuestos a una respuesta inmune materna, dice Kim.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/YNWN9651


https://www.spectrumnews.org/news/infection-in-pregnant-mice-ups-risk-of-gut-problems-in-pups/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=df70dc8ee6-EMAIL_CAMPAIGN_2022_01_07_08_43_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-df70dc8ee6-169086874



13 visualizaciones0 comentarios