La información de las familias ayuda a reducir las disparidades en el diagnóstico de autismo