La máscara autista y el cansancio social