La neuroplasticidad y la importancia de la integración sensorial




POR REBECCA SCOTT

Fuente: Autism Parenting Magazine / 08/12/2020

Fotografía: Pixabay



De mi sensacional familia a la tuya...
¿Qué tienen en común un padre que quiere que su hijo siga las instrucciones, preste atención y rinda bien en la escuela y un profesor que quiere que su alumno mantenga su cuerpo en su propio espacio, haga su trabajo de forma puntual y ordenada y deje de interrumpir a toda la clase?

¿Y si añadimos a un profesional que quiere que su cliente mejore sus habilidades de funcionamiento ejecutivo, se dedique al pensamiento de orden superior y aumente el autocontrol? La respuesta: todos ellos deben dirigirse a los sentidos.



La base de todo funcionamiento neurológico es la integración sensorial


Cuando somos bebés, nuestros reflejos de recién nacidos se resuelven al tener nuestras necesidades primarias cubiertas; aprendemos todo sobre este mundo a través de nuestros sentidos y eso nos ayuda a empezar a desarrollarnos. Seguimos creciendo y explorando al hablar de todo, al gatear, al levantarnos y al caminar, todo mientras la vida avanza. Cuando nuestros sistemas sensoriales están bien integrados, pasamos a centrarnos en la motricidad gruesa (control del tronco, caminar, correr, trepar, saltar, etc.) antes de dominar finalmente la motricidad fina (subir la cremallera, abotonar y escribir).


Nuestras capacidades físicas se han disparado y, al empezar la escuela, nuestros cerebros son ahora libres para crecer mental y emocionalmente, aprendiendo lo académico y adquiriendo la inteligencia social necesaria para tener relaciones sanas. Antes de que nos demos cuenta, nos hemos graduado en la escuela secundaria: algunos de nosotros con capacidades extraordinarias orientadas al estrellato deportivo o a los prodigios de las bellas artes y el resto de nosotros convertidos en miembros maduros, responsables y productivos de nuestra comunidad. ¿Dónde empezó todo?



La integración sensorial


El funcionamiento motor y cognitivo avanzado se basa en un sistema sensorial bien integrado

Los niños con disfunciones del sistema nervioso, como el autismo, el Asperger, el trastorno de procesamiento sensorial (TPS), el trastorno por déficit de atención (hiperactividad) (TDA/TDAH) y los problemas de aprendizaje, pueden mejorar su control motor y su funcionamiento cognitivo cuando se actúa sobre el sistema sensorial. La plasticidad del cerebro significa que el sistema nervioso en general es maleable (puede cambiarse y mejorarse), y la ciencia ha demostrado que la neuroplasticidad dura toda la vida. Incluso las personas mayores pueden hacer cosas a nivel sensorial para mejorar su función cerebral/corporal a nivel de alto nivel.


La intervención temprana es preferible porque los profesionales pueden ayudar a que el sistema nervioso se desarrolle mientras se está formando, pero incluso si su hijo es un adolescente, un adulto o tiene múltiples diagnósticos en los que el funcionamiento del sistema nervioso es sólo una pequeña parte, la integración sensorial puede dar resultados positivos en todos los ámbitos. Cada pequeña mejora ayudará a mejorar la calidad de vida en general, y para muchos de nosotros, ayudar a nuestros hijos a alcanzar sus potenciales individuales es nuestro máximo objetivo.


La terapia ocupacional es la mejor manera de aprender todo lo que hay que saber sobre la integración del sistema sensorial.



Entonces, ¿cómo se integran los sentidos?


Los terapeutas ocupacionales no sólo tienen los programas y las herramientas que se utilizan en la consulta, sino que pueden enseñarle a seguir e implementar las terapias en casa. Cuando el terapeuta, los padres y el niño trabajan juntos, pueden producirse milagros en forma de pequeños saltos en el funcionamiento.


Si todavía no puedes acudir a un terapeuta ocupacional, también hay un sinfín de ideas y grupos en Internet y en las redes sociales a los que recurrir. Puede ser algo tan sencillo como jugar más al aire libre -como trepar a los árboles, dominar las barras del mono, saltar en una cama elástica y montar en bicicleta- o más complejo, como volver a lo básico y enseñar a un niño mayor a gatear (el gateo resuelve los reflejos de los recién nacidos que, si se dejan en etapas más avanzadas, pueden inhibir el funcionamiento a niveles superiores).


También se puede hacer mucho por el desarrollo de la motricidad fina de las manos tirando y retorciendo plastilina o Thera-putty y practicando movimientos de agarre como abotonar y cerrar cremalleras. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los padres pueden sobreestimular accidentalmente a un niño si no comprenden plenamente cuáles son sus necesidades y tolerancias sensoriales. Esto nos lleva de nuevo a la importancia de trabajar con un terapeuta ocupacional en algún momento, ya que puede evaluar al niño, formular un plan y poner a su familia en marcha. Si es necesario, se le puede retirar en una fase posterior.



¿Cómo sé que la integración sensorial merece mi tiempo y esfuerzo?


A mi hijo le diagnosticaron un trastorno de procesamiento sensorial a los tres años y recibió tanto intervención biomédica como terapia ocupacional. Nuestro trabajo fue intenso y difícil durante unos cuatro años, ya que trabajamos para curar las partes de su sistema nervioso que no funcionaban y para subsanar los déficits en las partes persistentes. Ahora, a la edad de 10 años, está prosperando mentalmente, emocionalmente, académicamente y socialmente.


¿Sigue teniendo retos? Por supuesto. Todos los tenemos de vez en cuando. La diferencia es que ahora los suyos son manejables y no le impiden vivir lo mejor posible. Si no hubiera dado con la terapia ocupacional y con el profesional que tenía esas claves tan importantes, nunca habría sabido de la integración sensorial y de cómo podía liberar su potencial.


Nunca renuncies a encontrar nuevas formas de ayudar a tus hijos a crecer, independientemente de su edad o capacidad. Nuestra historia de éxito es sólo una de las muchas que existen, y puede que algún día la tuya también lo sea.


Este artículo se publicó en el número 109 de la revista "Mantener una buena salud".



Rebecca Duvall Scott es una consumada escritora y la orgullosa receptora de numerosos premios a lo largo de su carrera educativa a nivel local, del condado y del estado. Recibió la beca Horrigan en la Universidad Bellarmine, donde se licenció en inglés. Se consideraba a sí misma una escritora de ficción, pero cuando a su hijo le diagnosticaron un trastorno de procesamiento sensorial y empezó a escribir en su blog sobre su investigación en constante evolución y su plan de tratamiento, se encendió su amor por ayudar a los demás a través de sus escritos de no ficción. Niños sensacionales, familias sensacionales -tanto el libro como la forma de ver su vida- echó raíces en su corazón, y nació su libro de autoayuda para familias con necesidades especiales. Rebecca vive con su marido, Eric, y sus dos hijos, Annabelle y Jacob, en Louisville, Kentucky. Además de escribir, Rebecca disfruta de la familia, de la iglesia, de la educación de sus hijos en casa, de la pintura y de la dirección de una organización cooperativa local de educación en casa en la que se esfuerza por dar cabida a todas las necesidades especiales. El libro de autoayuda de Rebecca, Sensational Kids, Sensational Families: Esperanza para las diferencias de procesamiento sensorial, es una tienda de ideas y una guía de supervivencia para padres y cuidadores, llena de estrategias de tratamiento para el DPS.



https://www.autismparentingmagazine.com/neuroplasticity-sensory-integration/


Entradas Recientes

Ver todo