https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

La reconciliación




POR JAIME CEREZO

Fuente: Autismo en Vivo | 23/11/2022

Fotografía: Pixabay.com



La vida de un Asperger está llena de malos entendidos y los conflictos que de ellos derivan. Más allá del perdón, existe el reto de la reconciliación, y merece la pena


Hace ya tiempo, un pariente mio me dijo un día si quería ir a tomar un café, y no supe qué responder. Me quedé en blanco. La verdad es que no me gustaba el café, así que no dije nada. Y el se lo tomó fatal, como un menosprecio. A partir de aquel momento, y a raíz de otras cosillas como esta, la relación se fue deteriorando, hasta el punto de no saludarnos.

Hace apenas unas semanas, en ocasión de un evento familiar al que ambos íbamos a asistir, le mandé un mensaje de reconciliación. Y funcionó. Decía así:


Hola José, soy Jaime Cerezo. ¿Cómo estás?

He estado reflexionando acerca de por qué nuestra relación ya hace años que se fue deteriorando. Es algo que me ha sucedido también con otras personas. Hace poco tiempo me diagnosticaron que tengo el Síndrome de Asperger: es un tipo de autismo leve, pero suficientemente problemático para dañar las relaciones personales, sobre todo a raíz de malos entendidos y actitudes poco amistosas, a veces de forma un tanto absurda, pero que después van haciéndose una bola.


Muchas veces se dice que es una discapacidad social, en la medida que implica una falta de habilidades sociales, o dificultad para conectar y entenderse correctamente con los demás.

La casuística del tema consiste en cosas tan tontas como quedarse en blanco cuando te preguntan algo o la interpretación literal del lenguaje, entre otras cosillas, además de implicar una forma de funcionar un tanto particular.


Por ejemplo, si te dicen de ir a tomar un café o te preguntan “¿Cómo estás?” no entiendes que se trata de una fórmula de interesarse en conectar o establecer una relación, de forma que uno responde literalmente, de forma que no corresponde a la intención del interlocutor.


También es muy frecuente la fatiga social y la consiguiente necesidad de aislarse de los demás de vez en cuando. Es bastante más complejo de lo que muchos creen. Afortunadamente, es algo que uno va aprendiendo a gestionar hasta cierto punto con el paso del tiempo.


Bien, quiero suponer que pasó algo de este tipo entre tu y yo, y espero que no más importante que esto. Así pues, espero poderte saludar afectuosamente el próximo 22 de Octubre en la boda de Ana.


Por si tienes interés en el tema, te envio adjuntos unos cuantos artículos sobre este tema, pues seguro que te has encontrado y te vas a encontrar más personas Asperger. Precisamente tenemos algún Asperger más en la familia y también en el ámbito futbolístico, aunque con formas de ser muy diferentes.


Llegado el día de la boda, nos saludamos y charlamos un rato. Y un par de semanas después quedamos para hacer el dichoso café, que había quedado en el aire hacía ya muchos años.

Hace realmente falta mucha humildad para reconciliarse. Consiste en tragarse el ego hasta el fondo y asumir, por poco que sea, tu grado de responsabilidad en el conflicto o distanciamiento, aunque tu no tengas la culpa de haber nacido Asperger.


Para tener una buena relación muchas veces no basta con explicar a los demás la condición Asperger y lo que ello conlleva a efectos de comportamiento, sino que muchas veces es preciso ponerse en el lugar del otro para comprender su incomprensión acerca de tu conducta. Pacienca, humildad, comprensión e inteligencia emocional. Ahí es nada…

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page