https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

La revisión del DSM-5 modifica la entrada del autismo para que sea más clara


Actualización de la versión: El DSM-5-TR aclara las características que conforman decenas de afecciones, entre ellas el autismo./ Ilustración de Party of one



POR PETER HESS

Fuente: Spectrum | 17/03/2022

Fotografía: Autism Spectrum



Se han publicado dos cambios en los criterios para diagnosticar el autismo en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales


Se han publicado dos cambios en los criterios para diagnosticar el autismo en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición, revisión del texto (DSM-5-TR), publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría. Los pequeños cambios añaden claridad y matices a la forma en que el texto de referencia define el autismo, pero es poco probable que cambien la práctica diagnóstica, dicen los expertos.


"Me complace escuchar que no se están considerando cambios importantes en la definición de autismo en este momento", dice Laura Carpenter, profesora de pediatría y psiquiatría en la Universidad Médica de Carolina del Sur en Charleston. "Difundir revisiones importantes puede llevar años y, por tanto, solo debería hacerse cuando sea absolutamente necesario".


El DSM-5, publicado en 2013, indicaba que el diagnóstico de autismo requiere "déficits persistentes en la comunicación social y la interacción social en múltiples contextos, que se manifiestan en lo siguiente": déficits en la reciprocidad socio-emocional, en las conductas comunicativas no verbales utilizadas para la interacción social y en el desarrollo, mantenimiento y comprensión de las relaciones.


La primera revisión del texto en el nuevo DSM-5-TR añade dos palabras a esa descripción: "como se manifiesta en todo lo siguiente".


La adición podría ayudar a disipar "una grave ambigüedad" que dejaba a muchos clínicos confundidos sobre si un diagnóstico requería alguno o todos esos déficits, dice Michael First, profesor de psiquiatría clínica en la Universidad de Columbia, que trabaja como consultor editorial y de codificación para el DSM-5.


El segundo cambio sustituye una sola palabra que describe los "especificadores" que pueden acompañar a un diagnóstico de autismo. Mientras que la redacción del DSM-5 indica a los médicos que especifiquen si el autismo de una persona está "asociado a otro trastorno del neurodesarrollo, mental o del comportamiento", la versión del DSM-5-TR dice: "asociado a un problema del neurodesarrollo, mental o del comportamiento". Sigue indicando a los clínicos que utilicen códigos diagnósticos adicionales siempre que sea apropiado, pero ya no exige que los especificadores sean condiciones diagnosticables.


Este segundo cambio permite ahora a los médicos indicar problemas concurrentes, como las autolesiones, que no "alcanzan el nivel de trastorno", dice First.


La primera revisión refleja con mayor precisión lo que el grupo de trabajo del DSM-5 siempre pretendió, dice First. "La gente nos envía correos electrónicos diciendo: 'No entiendo cómo interpretar esto'", dice. "Esas son las personas que se molestaron en escribirnos, así que Dios sabe el impacto real" en las cifras de diagnóstico y prevalencia.


No hay datos, pero el impacto ha sido probablemente mínimo, dice Catherine Lord, distinguida profesora de psiquiatría y educación de la Universidad de California en Los Ángeles. "Con suerte, casi todo el mundo que hace diagnósticos acabó entendiendo el mensaje de que los tres eran necesarios, aunque fuera un poco confuso". Lord es miembro del comité de trastornos del neurodesarrollo del DSM-5, pero no ha trabajado en esta revisión del texto.


"Parece más bien una preocupación teórica", coincide Carpenter. "Nunca he oído hablar de alguien que se acoja a la definición 'cualquiera'".


El impacto de los cambios dependerá en última instancia de la experiencia de los clínicos que los interpreten, dice David Skuse, profesor de ciencias del comportamiento y del cerebro en el University College de Londres, en el Reino Unido. "Es poco probable que los que tienen más experiencia y confianza clínica cambien su práctica clínica".


El segundo cambio -ampliar la idea de los especificadores- es claramente útil, dicen tanto Lord como Skuse.


Skuse escribió el texto principal de los criterios del autismo en la Clasificación Internacional de Enfermedades 11ª Revisión (CIE-11), el manual de la Organización Mundial de la Salud que especifica los códigos para las condiciones de salud y las causas de muerte. La versión anterior, la CIE-10, no permitía a los profesionales de la salud incluir un diagnóstico concurrente, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, junto con el autismo, y tampoco lo permitía el DSM-IV, la versión anterior del DSM. Eliminar esa prohibición fue uno de los cambios más sensatos del DSM-IV al DSM-5, dice.


"Nos lleva un poco más allá de la medicina de precisión (que es genética) para reconocer la importancia de muchas otras cosas que marcan la diferencia en la calidad de vida", añade Lord. "Algún día incluso podremos incluir las fuerzas".


Algunas investigaciones han sugerido que los criterios del DSM-5, comparados con los del DSM-IV, excluyen a algunos autistas del diagnóstico. Fred Volkmar, profesor de psiquiatría infantil, pediatría y psicología en el Centro de Estudios Infantiles de Yale, que dirigió un estudio de 2012 sobre esta cuestión, ha seguido argumentando que los criterios son demasiado estrechos para abarcar todo el espectro.


Las nuevas revisiones no abordan sus preocupaciones, dice. "La cosa queda más o menos igual. Son cambios realmente triviales".


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/JALY5388


https://www.spectrumnews.org/news/dsm-5-revision-tweaks-autism-entry-for-clarity/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=b940d10778-EMAIL_CAMPAIGN_2022_03_16_08_38&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-b940d10778-169086874




796 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page