La terapia génica para una forma rara de autismo puede tratar otra