Las áreas cerebrales vinculadas a la amígdala crecen de forma diferente en el autismo


Inflación del cerebro: Las regiones conectadas a la amígdala tienden a ser más grandes en los niños autistas que en sus compañeros no autistas./ Cortesía de K H FUNG / Science Source



POR CHARLES Q. CHOI

Fuente: Spectrum | 13/07/2022

Fotografía: K H FUNG / Science Source



Los niños con autismo muestran un desarrollo atípico de las regiones cerebrales conectadas a la amígdala, que participa en el procesamiento del miedo y otras emociones


Los niños con autismo muestran un desarrollo atípico de las regiones cerebrales conectadas a la amígdala, una estructura cerebral del tamaño de una almendra que participa en el procesamiento del miedo y otras emociones, según un nuevo estudio.


Las regiones cerebrales más afectadas varían entre los niños y las niñas autistas, según el estudio, lo que se suma al creciente cuerpo de evidencia de las diferencias de sexo en el autismo, dicen los investigadores.


"Comprender mejor el desarrollo de la amígdala y su conectividad puede ayudar a desarrollar nuevos biomarcadores para estudiar la salud cerebral y social", afirma Emma Duerden, profesora adjunta de psicología aplicada en la Universidad Western de Londres (Canadá), que no participó en el estudio.


La amígdala es un eje central de los circuitos cerebrales relacionados con la función social. Estudios anteriores han descubierto que está agrandada en algunos niños autistas en comparación con los no autistas, una diferencia que puede estar relacionada con la ansiedad y la depresión.


En el nuevo estudio, los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética estructural para seguir el crecimiento de 32 regiones cerebrales con conexiones directas a la amígdala. Los participantes en el estudio fueron 282 niños autistas, 93 de ellos mujeres, y 128 niños no autistas, 61 de ellos mujeres. Los investigadores escanearon a cada niño hasta cuatro veces: cuando los niños tenían 39, 52, 64 y 137 meses de edad, por término medio. También midieron los rasgos de autismo y las dificultades sociales de los niños mediante un cuestionario rellenado por los padres, llamado Social Responsiveness Scale-2.


Los niños autistas tenían regiones cerebrales conectadas a la amígdala más grandes que los niños no autistas a todas las edades. Las diferencias aumentaban con el tiempo y eran más evidentes entre los niños autistas con grandes dificultades sociales. Los investigadores no encontraron diferencias en el tamaño de las áreas cerebrales no conectadas directamente a la amígdala entre los niños con y sin autismo.


"Aunque numerosos estudios anteriores han examinado los cambios de la amígdala en individuos con trastorno del espectro autista, éste es el primer estudio que examina los cambios en regiones que se sabe que están directamente conectadas con la amígdala", dice Joshua Corbin, profesor de pediatría del Hospital Nacional Infantil de Washington, D.C., que no participó en esta investigación.


El aumento del volumen de las regiones cerebrales conectadas a la amígdala estaba presente en niños y niñas autistas, pero había diferencias entre los sexos. En los niños autistas, el córtex cingulado anterior subgenual bilateral era la zona cerebral más aumentada. Esta zona desempeña un papel en la ansiedad y en la detección de un comportamiento social adecuado. Por el contrario, las niñas autistas mostraron el aumento más significativo en la circunvolución temporal superior izquierda. Esta región está relacionada con los trastornos de ansiedad y la percepción y comunicación social. Los científicos detallaron sus hallazgos en la edición online del 27 de junio de la revista Journal of Neuroscience.


"Lo que más me ha sorprendido es la magnitud de las diferencias en las regiones cerebrales afectadas por el autismo en hombres y mujeres", afirma Deyou Zheng, profesor de genética, neurología y neurociencia de la Facultad de Medicina Albert Einstein de Nueva York, que no participó en el estudio. La investigación añade "nuevas y sólidas pruebas a las diferencias de sexo en la neurobiología del autismo".


Los investigadores también descubrieron que los niños autistas con formas tradicionales de ansiedad, según la definición del Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales (DSM), tendían a tener amígdalas atípicamente grandes. Sin embargo, los niños autistas con una forma de ansiedad claramente relacionada con el autismo, evaluada mediante un cuestionario clínico conocido como Anxiety Disorders Interview Schedule with Autism Addendum, mostraron un crecimiento significativamente más lento de la amígdala derecha en comparación con otros niños autistas y no autistas.


Los hallazgos relacionados con la ansiedad, sobre los que los investigadores informaron en un estudio separado el año pasado, podrían ayudar a explicar las inconsistencias observadas en estudios anteriores sobre el tamaño de la amígdala en el autismo, señalan los científicos. Añaden que las investigaciones futuras deberán examinar cómo las formas de ansiedad tradicionales y las específicas del autismo pueden influir en el desarrollo de las regiones cerebrales que forman una red con la amígdala.


Si los resultados del nuevo estudio se mantienen con la replicación, el examen de las regiones conectadas a la amígdala podría ayudar a los investigadores a medir la eficacia de las intervenciones en el autismo, dice Corbin.


El estudio de las redes celulares y genéticas que subyacen a los cambios cerebrales observados también podría dar lugar a otros posibles objetivos terapéuticos, añade Zheng.


Una crítica a este trabajo "podría ser que tratamos la amígdala como una sola unidad, cuando en realidad la amígdala comprende varios núcleos distintos, cada uno con conexiones anatómicas distintas", dice el investigador principal Joshua Lee, investigador profesional asistente de la Universidad de California, Davis. "Contrastar estas subredes sería un enfoque interesante de cara al futuro".


Lee señala que su estudio examinó el papel del sexo biológico en el autismo. "Sin embargo, el papel de la identidad de género puede ser igualmente importante", dice. "La identidad de género no conforme es notablemente común en el autismo, y sin embargo ha recibido muy poca atención".


Además, "las deficiencias intelectuales y del lenguaje son rasgos especialmente debilitantes pero poco estudiados dentro del espectro autista", afirma Lee. El análisis de las áreas cerebrales conectadas a la amígdala o de otras redes de regiones cerebrales, como se hizo en este estudio, puede ayudar a entender estas características, dice.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/QVZJ8294


https://www.spectrumnews.org/news/amygdala-linked-brain-areas-grow-differently-in-autism/?utm_source=daily&utm_medium=email&utm_campaign=20220713-daily-nl-amygdala-areas-grow-differently


13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo