Las bacterias intestinales podrían ofrecer un tratamiento para el autismo




Fuente: The Economist / 06/12/2018

Foto: Sergei Supinsky/Getty Images


Un probiótico común tiene la clave

El autismo afecta al comportamiento social y a la comunicación de las personas, y puede perjudicar su capacidad para aprender cosas. Todo esto es bien conocido. Sin embargo, los problemas gastrointestinales asociados a esta condición son menos conocidos para la mayoría. Los intestinos de los niños con autismo a menudo albergan bacterias diferentes a las de los intestinos de los neurotípicos. Como consecuencia, estas personas tienen más del triple de probabilidades que otras de desarrollar serios trastornos del canal alimentario en algún momento de sus vidas.

Aunque esto es desafortunado, algunos investigadores consideran que el malestar en las tripas de los autistas es la clave de la enfermedad y de su tratamiento. Investigaciones recientes han demostrado que la alteración de las bacterias intestinales de los animales puede tener efectos dramáticos en sus sistemas nerviosos. Mejorar el autismo mediante la modificación de la ecología del intestino podría ser una fructífera línea de investigación.

Un estudio que acaba de ser publicado en Neuron sugiere que así es. En él, Mauro Costa-Mattioli del Baylor College of Medicine, en Texas, y sus colegas demuestran que la introducción de una bacteria particular en las entrañas de los ratones que muestran síntomas autistas puede abolir algunos de esos síntomas. El bicho en cuestión es el Lactobacillus reuteri. Se encuentra comúnmente en sistemas digestivos saludables y ayuda a regular los niveles de acidez. Y también se puede obtener fácilmente para su uso como probiótico en tiendas de alimentos saludables.

Mens sana in corpore sano

El Dr. Costa-Mattioli y su equipo informaron por primera vez sobre los efectos de L. reuteri en el autismo en 2016, después de realizar experimentos con ratones hembra obesos. Estos animales tienen una tendencia a dar a luz a descendientes con rasgos autistas conocidos por la gente - falta de voluntad para socializar, comportamiento repetitivo y falta de voluntad para comunicarse (en el caso de los ratones, a través de chirridos ultrasónicos). Los investigadores observaron que las tripas tanto de las madres obesas como de sus crías estaban desprovistas de L. reuteri. Se preguntaron qué efecto podría tener el trasplante de estos bichos en los animales. Descubrieron, cuando lo hicieron a las crías, que los rasgos autistas de los jóvenes desaparecieron.

Eso condujo a los últimos experimentos, en ratones que tienen síntomas autistas inducidos de otras cuatro maneras diferentes. Algunos fueron editados genéticamente para ser autistas.


Algunos fueron expuestos al ácido valproico, una droga usada para tratar el desorden bipolar y las migrañas que se sabe induce el autismo en los fetos. A algunos se les limpiaron las tripas de todas las bacterias. Y algunos pertenecían a una cepa llamada BTBR, cuyos individuos muestran rasgos autistas sin causa conocida.


Martina Sgritta, una de las colegas del Dr. Costa-Mattioli, analizó las bacterias en las tripas de todos estos animales. Encontró que, mientras que los ratones genéticamente modificados y los ratones BTBR tenían, como se esperaba, niveles reducidos de L. reuteri, y aquellos con tripas libres de bacterias estaban (obviamente) libres del bicho por completo, los ratones de ácido valproico tenían cantidades normales de la bacteria.

Este último resultado fue inesperado, pero el equipo siguió adelante a pesar de todo.


Arreglaron que entre siete y 15 ratones de cada uno de los cuatro tipos tuvieran, a partir de las tres semanas de edad, su agua potable con L. reuteri. A los números equivalentes de cada tipo se les siguió dando agua ordinaria como control. Durante el curso del experimento, los ratones tenían sus heces recogidas regularmente, para que sus bacterias pudieran ser rastreadas. Y, a la edad de siete semanas, se les hicieron dos tipos de pruebas sociales.

La primera prueba consistía en poner a cada ratón experimental en un recipiente de plexiglás del cual podía ir a una cámara donde había un vaso de alambre vacío o a una donde había un vaso similar que contenía un ratón desconocido. Los ratones sujetos se dejaban en el contenedor durante diez minutos y se los controlaba para ver cuánto tiempo pasaban con la taza vacía y con el otro ratón.

La segunda prueba colocaba a un ratón en una arena donde ya había otro ratón desconocido. Un observador, que no sabía qué ratones eran los controlados y a los que se les había dado L. reuteri en el agua, observó entonces con qué frecuencia en el curso de diez minutos los dos ratones se tocaron, olfatearon, se arreglaron y se arrastraron el uno sobre el otro.

En ambas pruebas, todos los ratones a los que se les había aplicado L. reuteri en el agua, independientemente de cómo se les había inducido el autismo, eran más sociables que los equivalentes que habían estado bebiendo agua sin usar. En la primera, pasaron el doble de tiempo con el ratón bajo el vaso de alambre. En el segundo, se involucraron en muchas más interacciones sociales con el ratón desconocido.

La hipótesis inicial del equipo había sido que la L. reuteri suplementaria estaba cambiando de alguna manera la flora intestinal de los ratones expuestos a ellos en algo más normal. Pero no era así. De hecho, L. reuteri demostró ser capaz de abolir el comportamiento autista incluso en aquellos ratones que tenían intestinos que de otra forma estarían desprovistos de microbios - así como en aquellos con autismo inducido por el ácido valproico, que ya tenían niveles normales del bicho. Esto sugiere que el aumento de los niveles de esta especie bacteriana está moldeando el comportamiento por sí mismo.

Su siguiente hipótesis fue que la bacteria estaba haciendo esto al interactuar de alguna manera con la oxitocina, una hormona que moldea el comportamiento y juega un papel en la forma en que las personas y otros mamíferos forman lazos sociales. El Dr. Costa-Mattioli sabía, por un trabajo publicado en 2013, que rociar con oxitocina las narices de los ratones con síntomas autistas ayuda a mejorar algunos de esos síntomas. Por lo tanto, el Dr. Sgritta volvió a realizar los experimentos, pero esta vez en ratones autistas que habían tenido los receptores de oxitocina en las neuronas relevantes inhabilitados por la ingeniería genética. En estos nuevos experimentos, la presencia de L. reuteri en el agua potable no tuvo ningún efecto.

Los exámenes de seguimiento de los ratones en todos estos experimentos miraron la fuerza de las conexiones entre las células nerviosas dentro de una parte del cerebro llamada la región tegmental ventral. Esta región regula, entre otras cosas, la motivación y el comportamiento social relacionado con la recompensa. Las señales nerviosas son transportadas por el movimiento de iones (átomos cargados eléctricamente), por lo que el equipo fue capaz de medir la fuerza de la conexión mediante la supervisión del flujo de iones en las uniones entre las células nerviosas en esta región. Las fuertes conexiones, con mucho flujo de iones, indicaban que las experiencias sociales eran gratificantes. Esto era normal en los ratones expuestos a L. reuteri, lo que tiene sentido ya que los animales tratados con la bacteria buscaban más experiencias sociales. Por el contrario, las conexiones débiles (las que tienen poco flujo de iones) indicaban que las experiencias sociales no desencadenaban una recompensa. Esas conexiones débiles se encontraron en animales que no habían estado expuestos a la bacteria.

Los investigadores sospechaban que esos efectos estaban controlados por señales del intestino que se transmitían por el nervio vago, que conecta el intestino y el cerebro. Para probar esta idea cortaron ese nervio en animales seleccionados. En estos animales, el tratamiento posterior con L. reuteri no logró abolir sus síntomas autistas.

El aspecto crucial de este trabajo es la amplia disponibilidad de L. reuteri, una disponibilidad aprobada por los reguladores como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. Esta aprobación existente, que significa que L. reuteri no plantea ningún peligro conocido para la salud, simplifica el proceso de organización de los ensayos clínicos.

Claramente, el autismo en las personas es más complicado que la mera voluntad de asociarse con otros. Y entusiasmarse demasiado con un ensayo con ratones suele ser un error. Pero en opinión del Dr. Costa-Mattioli sus resultados, que han sido replicados en parte por el laboratorio de Evan Elliot en la Universidad de Bar-Ilan, Israel, justificaría embarcarse al menos en ensayos preliminares destinados a determinar si L. reuteri tiene efectos positivos en las personas con autismo, y por lo tanto podría valer la pena seguir.

Otros están de acuerdo. Sarkis Mazmanian del Instituto Tecnológico de California trabaja en la misma área. Él dice de estos resultados: "Creo que el listón está muy bajo para que esta investigación pase a los ensayos con humanos, ya que la mayoría de la gente ya tiene estas bacterias dentro de ellos y sabemos que hay pocos, si es que hay alguno, problemas de seguridad o toxicidad".

La disponibilidad general de L. reuteri, sin embargo, trae consigo otra posibilidad - que la gente lleve a cabo sus propios ensayos "fuera de la etiqueta", ya sea en ellos mismos o en sus hijos. El Dr. Mazmanian es cauteloso con esa idea. "No sé si hay una barrera para que la gente compre y use estas cosas ahora. Puede ser específico de una cepa y el papel no indica qué cepa o cepas se utilizaron", dice.

Por el momento, el Dr. Costa-Mattioli no está dispuesto a divulgar esa información. Sin embargo, espera publicar pronto otro artículo con más detalles. En la práctica, puede ser difícil disuadir a la gente de que prueben ellos mismos los efectos de L. reuteri. Razón de más para hacer rápidamente ensayos bien realizados.

https://medium.com/@the_economist/gut-bacteria-may-offer-a-treatment-for-autism-33e7cb905947


Entradas Recientes

Ver todo