Las dificultades de comunicación pueden explicar la agresividad de niños autistas


Señales de alarma: los chicos autistas con comportamientos agresivos también suelen tener problemas de comunicación. / Klaus Vedfelt / Getty Images



POR GRACE HUCKINS

Fuente: Spectrum | 29/03/2021

Fotografía: Klaus Vedfelt / Getty Images



Las dificultades de comunicación predicen la agresividad en los niños autistas, según un nuevo estudio. Pero en las niñas autistas, la comunicación y la agresión pueden no estar relacionadas.


Si se confirma, el resultado podría ayudar a los chicos que se enfrentan a un comportamiento agresivo a obtener el apoyo que necesitan, dice la investigadora del estudio Emily Neuhaus, profesora adjunta de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Universidad de Washington en Seattle.


"Podría ser una señal para los proveedores, o [los educadores], o los padres para realmente pensar cuidadosamente acerca de lo que está detrás de la conducta [desafiante]", dice Neuhaus.


Entre un tercio y dos tercios de los niños autistas en edad escolar presentan agresividad, que engloba comportamientos verbales, como insultos y amenazas, y físicos, como daños a la propiedad e intentos de herir a otros. Pero no se conocen bien los factores que contribuyen a estos comportamientos en los autistas.


Los nuevos resultados deberían llevar a reevaluar el término "agresión", dice Ilse Noens, profesora de paternidad y educación especial de la KU Leuven (Bélgica), que no participó en este estudio.


"Cuando vemos un comportamiento difícil en los autistas, no debemos centrarnos sólo en el comportamiento difícil, sino que tenemos que pensar en lo que hay debajo del comportamiento difícil", dice. "Tenemos que pensar cómo podemos ayudar a este individuo en aquellas habilidades que le faltan".


Palabras combativas


Investigaciones anteriores han relacionado la agresividad con problemas de comunicación en personas no autistas, dice Neuhaus. Y los autistas suelen tener problemas de comunicación: Alrededor de un tercio son mínimamente verbales, y otros experimentan dificultades más sutiles.


Para conocer la relación entre la comunicación y la agresividad en los autistas, el equipo analizó los datos del estudio GENDAAR sobre las diferencias de sexo en el autismo. Se centraron en 80 chicos y 65 chicas, todos ellos autistas, con edades comprendidas entre los 8 y los 17 años y que hablan con fluidez.


"Como se trata de niños que probablemente tienen buenas habilidades lingüísticas básicas - su vocabulario, su gramática - podrían no ser identificados como jóvenes que tienen un claro retraso en el lenguaje y que necesitan apoyo en esas áreas", dice Neuhaus.

Para cada participante, el conjunto de datos incluía tres medidas de capacidad verbal y una medida de agresión. El equipo descubrió que las puntuaciones de una prueba en particular -la Escala de Comportamiento Adaptativo de Vineland, que evalúa la capacidad de un individuo para comunicarse en entornos sociales y en el lenguaje escrito- podían predecir la agresividad. Aunque esta observación se mantuvo cuando el equipo consideró sólo a los niños, desapareció cuando observaron sólo a las niñas.


Los estudios sobre el autismo suelen tener muestras más grandes de niños, en los que se diagnostica la enfermedad con más frecuencia. Y las muestras de mayor tamaño facilitan la obtención de resultados estadísticamente significativos. Pero la muestra utilizada en este estudio dista mucho de ser típica, dice Neuhaus.


"Uno de los verdaderos puntos fuertes es que nos proporciona este grupo de niñas en números que históricamente no hemos podido estudiar tan a fondo", dice Neuhaus. Como resultado, la diferencia de sexo que ella y su equipo observaron puede ser algo más que un simple artefacto estadístico. El trabajo se publicó a principios de este mes en la revista Journal of Autism and Developmental Disorders.



Informes relacionados


Los niños y las niñas obtuvieron puntuaciones comparables en la Lista de Control del Comportamiento Infantil (CBCL), el instrumento que el equipo utilizó para evaluar la agresividad. Pero este resultado también representa una diferencia, dice Noens. La puntuación del CBCL refleja el nivel de agresión de un individuo en relación con otros de su mismo sexo y edad. Así, una chica con la misma puntuación en el CBCL que un chico de la misma edad mostrará, de hecho, un comportamiento menos agresivo que ese chico.


"No están encontrando diferencias entre niños y niñas [en las puntuaciones de agresión], pero eso no dice nada sobre la frecuencia de los comportamientos que se producen en la vida diaria", dice Noens.

Sin embargo, el hecho de que las puntuaciones del CBCL incluyan información sobre la edad y el sexo del individuo, y que por tanto no sea necesario realizar controles, es una ventaja, dice Stephen Kanne, director del Centro para el Autismo y el Cerebro en Desarrollo de Weill Cornell Medicine en Nueva York, que no participó en el estudio. "Lo bueno de la puntuación [del CBCL] es que... es una escala normativa que ya tiene en cuenta cómo califica este niño en comparación con otros niños de la misma edad y, en este caso, del mismo sexo".


El hallazgo podría sugerir que las dificultades de comunicación realmente causan el comportamiento agresivo en los niños autistas, pero la explicación también podría ser más banal, dice Neuhaus. De las medidas que ella y su equipo utilizaron, sólo el CBCL y el Vineland se basan en el informe de los padres.


"Lo vemos mucho cuando realizamos estos grandes análisis de factores: Todas las medidas sobre las que informan los padres tienden a correlacionarse", dice Kanne. Algunos padres, por ejemplo, pueden dar sistemáticamente respuestas más altas o más bajas en las encuestas.


Otras herramientas, como las medidas informadas por los médicos o los profesores, podrían confirmar que el nuevo resultado no es sólo una casualidad metodológica, dice Neuhaus.



TAGS: agresión, autismo, lenguaje, sexo, déficit social



https://www.spectrumnews.org/news/communication-struggles-may-explain-aggression-in-some-autistic-boys/