Estudios concluyen que no hay relación entre las epidurales y la probabilidad más alta de autismo

Actualizado: 15 de oct de 2020


Una relación nebulosa: los expertos dicen que no está claro si la droga anestésica o algún otro factor aumenta las probabilidades de autismo entre los niños nacidos de mujeres a las que administran una epidural durante el parto. Kemal Yildirim / iStock



POR PETER HESS

Fuente: Spectrum / 13/10/2020

Fotografía: Kemal Yildirim / iStock


Las epidurales se relacionan con probabilidades ligeramente más altas de autismo, pero la conexión no está clara.

Las mujeres que reciben anestesia epidural durante el parto parecen tener más posibilidades de tener un hijo con autismo, según un nuevo estudio (1). Pero el estudio no fue diseñado para probar la causa y el efecto y no sugiere que la epidural cause autismo.

La prevalencia del autismo entre los hijos de mujeres que recibieron la epidural es baja: 1,9 por ciento, en comparación con el 1,3 por ciento entre los hijos de mujeres que no recibieron la epidural. Esa diferencia corresponde a un aumento del 0,6% en las probabilidades de tener un hijo con autismo para el grupo de la epidural. Los resultados fueron publicados ayer en JAMA Pediatría.

Los médicos no deberían considerar la recomendación de no aplicar la epidural durante el parto antes de que haya más investigación sobre la asociación, dicen los expertos.

"Puede haber muchos otros factores que podrían explicar ese pequeño incremento", dice la investigadora co-líder Anny Xiang, directora de investigación bioestadística en el Departamento de Investigación y Evaluación de Kaiser Permanente Southern California en Pasadena.

Tales factores - que el estudio no tuvo en cuenta - podrían incluir un historial familiar de condiciones psiquiátricas o neurológicas, o diferencias en la propensión de las mujeres a buscar un diagnóstico de autismo para sus hijos, dice Brian Lee, profesor asociado de epidemiología y bioestadística de la Universidad Drexel en Filadelfia, Pensilvania, que no participó en el trabajo. "La mayor preocupación es que hay características no observadas entre" las mujeres que reciben epidurales y las que no, dice. "Es muy posible que existan otras diferencias más allá de las que se ven".

Factores de vinculación

Xiang y su equipo examinaron los registros médicos electrónicos de 147.895 bebés nacidos en una red de hospitales del sur de California entre 2008 y 2015, y observaron cuáles de sus madres habían recibido una epidural. Se centraron en los niños nacidos por vía vaginal, ya que algunos estudios anteriores han vinculado el nacimiento por cesárea con el autismo. Todos los niños habían sido examinados para detectar autismo entre los 18 y los 24 meses de edad. Los especialistas en desarrollo pediátrico confirmaron los diagnósticos.

El equipo también recopiló datos sobre otras características de las madres de los bebés que podrían influir en el desarrollo neurológico temprano, incluyendo el nivel de educación, el estatus socioeconómico, el fumar durante el embarazo o cualquier condición relacionada con el embarazo, como la preeclampsia, la eclampsia o la fiebre durante el parto.

Entre los 38.176 bebés no expuestos a la epidural, 485 habían sido diagnosticados con autismo al final del período de estudio; entre los 109.719 bebés que fueron expuestos a la anestesia, 2.039 fueron diagnosticados con autismo. Tras ajustar la raza, la educación, el estatus socioeconómico y las complicaciones del embarazo, los investigadores encontraron que los niños del grupo de la epidural eran 37 por ciento más propensos a tener autismo que los del grupo no expuesto.

El aumento en la probabilidad de autismo aumentó entre los niños mientras más tiempo tenía la madre la epidural, de 33 por ciento por menos de cuatro horas a 46 por ciento por más de ocho horas. Cuanto más larga sea la duración de la epidural, mayor será la probabilidad de que una mujer tenga también fiebre, lo que se asocia con probabilidades elevadas de autismo. Pero la relación entre la epidural y el autismo persistió incluso después de que los investigadores controlaran la fiebre.

El estudio no debería cambiar la forma en que las mujeres embarazadas planean dar a luz, dice Alex Butwick, profesor asociado de anestesiología, medicina perioperatoria y para el dolor de la Universidad de Stanford en California, quien no participó en el trabajo. El pequeño aumento en la probabilidad de autismo es contrarrestado por los beneficios de la epidural, incluyendo el evitar la anestesia general en caso de un parto por cesárea no planeado, dice.

Las mujeres hispanas tienen menos probabilidades de recibir una epidural que las de otros grupos raciales, al igual que las mujeres de áreas de bajos ingresos, encontró el estudio. Los investigadores también encontraron varias otras diferencias significativas entre las mujeres que recibieron la epidural y las que no en términos de niveles de educación y factores de embarazo.

Desenredar las causas

Trabajos anteriores con monos mostraron que la droga utilizada en la anestesia epidural puede entrar en el cerebro de un bebé y afectar su desarrollo (2). Pero el estudio actual fue de observación y no fue creado para determinar si la droga contribuye al autismo en las personas.

La epidural puede aumentar la duración del parto, pero investigaciones anteriores sugieren que un parto más largo no está ligado al aumento de las probabilidades de autismo (3,4).

Es posible que el estilo de vida y los factores ambientales que no se midieron en este estudio contribuyeran a los resultados vistos aquí, dice Xiang, o la contribución genética de un padre también podría estar en juego.

Los investigadores no dieron cuenta de una razón común por la que las mujeres reciben epidurales: el parto con fórceps o asistencia al vacío. "La gran mayoría de las mujeres que pasan por un parto instrumental tienen una epidural que les proporciona alivio del dolor, porque esas pueden ser experiencias particularmente dolorosas", dice Butwick.

El estudio tampoco tuvo en cuenta el parto inducido, lo cual es preocupante, dice Butwick. Ese procedimiento, que los trabajos anteriores han vinculado a mayores probabilidades de autismo, a menudo da lugar a un parto más doloroso que requiere una epidural (5).

Por estas razones, Butwick no está convencido de que la epidural sea un factor causante.

Xiang y su equipo dicen que les gustaría investigar más a fondo por qué el uso prolongado de la epidural está asociado con mayores probabilidades de autismo. En algunos casos, el receptor de la epidural puede controlar el flujo de la droga anestésica, y las diferencias individuales en la tolerancia al dolor significan que algunas mujeres usarán más que otras en un período de tiempo determinado. Los investigadores planean extraer registros farmacéuticos electrónicos para ver si la dosis de anestésico, y no sólo el tiempo que alguien la toma, afecta la probabilidad de autismo.

REFERENCIAS

1. Qiu C. y otros. JAMA Pediatr. Epub antes de impresión (2020) Resumen.

2. Golub M.S. y S.L. Germann Neurotoxicol. Teratol. 20, 29-41 (1998) PubMed.

3. Lim G. y otros. Anestesiología 129, 192-215 (2018) PubMed.

4. Glasson E.J. et al. Arch. Gen. Psychiatry 61, 618-627 (2004) PubMed.

5. Smallwood M. y otros. ASN Neuro. 8, 1759091416659742 (2016) PubMed.

TAGS: autismo, fiebre, cuidados, estrés maternal, dolor, embarazo

https://www.spectrumnews.org/news/epidurals-linked-to-slightly-higher-autism-odds-but-connection-is-unclear/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=074aa6590d-EMAIL_CAMPAIGN_2020_10_09_04_44&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-074aa6590d-168813249


507 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo