Las nuevas herramientas de edición genética eliminan largos tramos de ADN