Las raíces genéticas de los problemas de sueño y el autismo pueden estar entrelazadas


Doble diagnóstico: Cuando un gemelo tiene autismo o rasgos de autismo, el otro suele tener insomnio, según un nuevo estudio. / Cortesía de Getty Images



POR JAMES PRUDDEN

Fuente: Spectrum | 09/08/2021

Fotografía: Cortesía de Getty Images



Los factores genéticos que influyen en el autismo pueden coincidir con los que subyacen al insomnio, según un nuevo estudio de personas autistas y sus familiares.


Los factores genéticos que influyen en el autismo pueden coincidir con los que subyacen al insomnio, según un nuevo estudio de personas autistas y sus familiares. En cambio, las dos afecciones muestran un solapamiento mínimo en las influencias ambientales.


Los resultados pueden ayudar a explicar la frecuente concurrencia de autismo y problemas de sueño, dice el investigador principal, Mark Taylor, investigador de epidemiología psiquiátrica del Karolinska Institutet de Estocolmo (Suecia). Hasta el 90 por ciento de las personas con autismo tienen un sueño interrumpido, y alrededor del 30 por ciento tienen un diagnóstico clínico de un trastorno del sueño, según investigaciones anteriores.


"Este trabajo muestra que [los individuos autistas] son diagnosticados con insomnio con bastante frecuencia y se les prescribe melatonina para ayudarles a dormir", dice Taylor. "Pero en este estudio también observamos a los hermanos y familiares, y los parientes de los autistas también tienen un mayor riesgo de desarrollar insomnio".


El fuerte solapamiento entre las condiciones subraya la importancia de diagnosticar y tratar los problemas de sueño en los individuos autistas, dice Philippe Mourrain, profesor asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Universidad de Stanford en California, que no participó en la investigación.


"Los problemas de sueño se pasan por alto. Se piensa que son un subproducto, síntomas adicionales que no merecen ser investigados cuando se trata de autismo", dice. Pero, de hecho, dormir mal puede afectar al desarrollo del cerebro e influir en la gravedad de los rasgos del autismo.



Influencia genética


Taylor y sus colegas utilizaron los registros nacionales de salud suecos para identificar a 50.097 personas autistas, junto con casi 56.000 de sus hermanos completos (incluidos 60 gemelos idénticos y 340 fraternos), 31.669 medio hermanos y 214.665 primos. También analizaron los datos de 500.970 controles no emparejados por sexo y edad. Determinaron qué participantes tenían un diagnóstico de insomnio -dificultad para conciliar o mantener el sueño- o tomaban melatonina, que en Suecia solo se podía adquirir con receta antes de mayo de 2021, cuando pasó a ser de venta libre.


Alrededor del 23 por ciento de los participantes autistas tenían insomnio o tomaban melatonina, en comparación con el 1,1 por ciento de los controles, muestra el estudio. Además, los familiares de los autistas también tienen más probabilidades de padecer insomnio; cuanto más cercano sea el familiar, mayores serán sus posibilidades. Los gemelos idénticos, por ejemplo, tenían unas 6,6 veces más probabilidades de padecer insomnio, mientras que los primos tenían unas 1,3 veces más probabilidades.


Un segundo análisis de los datos de 30.558 gemelos idénticos y fraternos del Estudio de Gemelos Infantiles y Adolescentes, que se está llevando a cabo en Suecia, arrojó resultados similares: Entre los 423 gemelos autistas de esta muestra, cerca del 39% tenía insomnio o se le había recetado melatonina, en comparación con sólo el 4% de los gemelos no autistas.


El equipo descubrió que cuando uno de los gemelos de una pareja tiene autismo o rasgos autistas, el otro suele tener insomnio. Esta tendencia era más prominente entre los gemelos idénticos, que comparten casi todos sus genes, que entre los gemelos fraternos, que sólo comparten la mitad. Los factores genéticos compartidos explicaban el 94% de la correlación, mientras que las influencias ambientales no compartidas representaban sólo el 6%.


Los resultados se publicaron en julio en la revista Journal of Child Psychology and Psychiatry.


"Encontrar una correlación genética [entre el autismo y los problemas de sueño] confirma lo que a menudo ya estamos viendo clínicamente", dice Amanda Bennett, presidenta clínica del Programa de Atención Integrada del Autismo en el Hospital Infantil de Filadelfia. "Lo que realmente podría cambiar la práctica algún día es si pudiéramos identificar variaciones genéticas que nos ayuden a predecir y abordar estos síntomas concurrentes de forma proactiva".


El equipo de Taylor está examinando la concurrencia del autismo y otros rasgos con condiciones de salud mental como la ansiedad, la depresión, la esquizofrenia y el trastorno bipolar. Algunos rasgos, como la sensibilidad sensorial, la hiperactividad y la ansiedad, pueden contribuir a que las personas autistas duerman mal y están correlacionados genéticamente con el autismo, dice, lo que deja abierta la posibilidad de que el insomnio no esté directamente correlacionado genéticamente con el autismo, sino con otras afecciones concurrentes.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/OOHQ7251


https://www.spectrumnews.org/news/genetic-roots-of-sleep-issues-autism-may-be-entwined/

443 vistas0 comentarios