Lo que hay detrás del sadismo del depredador de abusar a un TEA




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / 16/12/2020, Madrid, España

Fotografía: Pixabay



Detrás de todo ese sadismo tan extremo que tienen los narcisistas de abusar de un TEA, especialmente por las debilidades y vulnerabilidades que tienen, no hay más que un dependiente que depende del sufrimiento del TEA para seguir en el mundo…


Introducción

Tal vez uno de los temas más inquietantes para un TEA que ha sido emocionalmente abusado sea la presencia de personas tremendamente malvadas que disfruten con el sufrimiento, la humillación y el sentimiento de hundimiento hasta el punto de que no se detienen ante nada para abusar hasta conseguir su destrucción absoluta en todos los ámbitos, lo que les otorga un éxtasis de placer que les permite mantenerse psíquicamente en el mundo.


Tanto les permite mantenerse psíquicamente con la destrucción definitiva de alguien, pudiendo mantenerse aún más en el propio mundo si consiguen con ello inducir a la otra persona a suicidarse, hablando en este caso de un TEA que ha sido abusado que, con ello, demuestra tanto a sí mismo como a los demás el ser omnipotente y grandioso que es, un tipo de grandiosidad megatóxica que se demuestra siendo lo más aemocional, siendo lo más insensible, siendo lo más cruel, siendo lo más despiadado, junto con una tremenda falta y absoluta de empatía, demostrando en ellos mismos el desprecio tan extremo que tienen por las otras formas de vida que tienen.


Tan inquietante puede ser eso que, el TEA que ha sido abusado, cuando cuenta eso a los demás, todos lo dejan de lado al pensar que el TEA está loco, excluyéndolo del entorno social al pensar que ese mismo TEA está demente, está desequilibrado… o peor aún, que tiene una inestabilidad emocional tremenda en el cual, debe ir a un hospital, siendo todo eso causado de la forma más deliberada y malvada que uno mismo pueda imaginarse para así poder confirmarse de que él es un dios omnipotente y grandioso en el que él, por ser perfecto en todos los aspectos, todo tiene que girar en torno a él, dándose a sí mismo “carta blanca” para abusar en el TEA de la forma más maligna y despiadada hasta el punto de que, en los casos más extremos y enfermizos, puede llegar a la furia asesina que le cause al TEA que es víctima su muerte, demostrando muy claramente su odio tan acérrimo tanto a las debilidades como a las vulnerabilidades debido a su obsesivo convencimiento de que él es un dios cuya divinidad es completamente absoluta.


Sin embargo, detrás de todo ese sadismo tan extremo que puede tener un narcisista, sociópata o un psicópata al abusar de un colectivo como lo es el autista, un colectivo en el cual, es incluso muy probable que se considere un colectivo de muy alto riesgo por parte de la sociedad, siendo ese motivo la discafobia tan carente de límites que tienen ellos, hay de un ser cuyo ser interior puede atemorizar a más de uno.



El ser interior y podrido que es un depredador emocional

Lo primero que hay que saber es que todos los tipos de depredadores emocionales, pudiendo haber alguna que otra variante que, no lo hace un narcisista, sociópata o psicópata, pero que, aun así, el narcisismo y el desprecio por lo diferente son demasiado alarmantes como para dejarlos pasar, pero todos, sin excepción, son personas tremendamente vacías en el cual, generalmente carecen por completo de emociones. Es decir, emocionalmente no tienen sustancia de ningún tipo, no tienen sentimientos de ningún tipo, convirtiendo a estos sujetos megatóxicos en seres extremadamente peligrosos para la sociedad, especialmente para un TEA al tener más debilidades y vulnerabilidades que un neurotípico normal y corriente, son seres cuya toxicidad los hace estar manipulando las 24/7, haciendo que ellos mismos no puedan tener la paz en su yo interior, son un perfil caracterizado por tener un enfermizo y extremo sentimiento de la inferioridad al ser incapaces de verse a sí mismos ya que, de hacerlo, se enfrentarían a unos traumas demasiado destructivos y oscuros como para que cualquiera se acerque a ellos, junto a… sorprendente, una patología de carácter crónica y permanente que tienen ellos en respecto al odio, la ira, la rabia, el resentimiento y el rencor, teniendo un historial tan oscuro y devastador que, nadie que supiera de ellos se acercaría a estas personalidades potencialmente abusivas, causando un miedo del que, por supuesto, es más que razonable.


Y se habla de tener un miedo a estos depredadores emocionales ya que no es lo mismo tener miedo de un TEA que está pasando por un muy mal momento, pudiendo tener algunos elementos de agresividad por los nervios que le pueda ocasionar un evento ocasional a toparse con una personalidad cuyo odio a la vida no tiene límites. Y ahí, sí puede decirse que un depredador emocional odia la vida como tal ya que ellos, como son incapaces de respetar a los demás como personas normales, haciendo que ello, todo por causa de su incapacidad de conectarse emocionalmente con todo su entorno, cosifique a todos esos mismos elementos que le rodean. Es decir… como el narcisista, sociópata o psicópata no pueden conectarse emocionalmente con los demás, trata como objetos a:


  • Su familia

  • Sus “amigos”

  • Su “pareja”

  • Su entorno escolar o laboral

  • Sus mascotas

  • Todas las personas del mundo


Esto no solo hace que él mismo se sienta completamente solo… él quiere que todos los demás se sientan tan solos que, a través de la destrucción de los demás, lo que él pretende es corregir a todo el mundo al tener como pensamiento perverso en su interior la idea de que, si él sufre toda esa angustia, agonía y melancolía que él tiene en su interior, es siempre culpa de los demás, revelando como otra característica su completa y absoluta falta de irresponsabilidad de todo lo que tiene, “siente” y hace, llegando hasta a considerar la responsabilidad como un límite de carácter humillante y de una sumisión extremadamente humillante.


Como tal, es también una persona extremadamente desconfiada hacia los demás al no tener a nadie en su propio mundo. Algo de lo que, por supuesto, hablando de mundos propios de las mismas personas en cuestión, no es que un TEA, como tal, viva en su mundo ignorando al resto de los mortales, no. Son estos mismos depredadores quienes viven en un mundo mágico completamente distorsionado, demostrando ahí su desconexión absoluta con la realidad. Al vivir tan desconectados de la realidad como mecanismo de defensa al vacío emocional sin fondo que ellos tienen, también se refleja un miedo tremendísimo a verse a sí mismos.


Pues nadie, absolutamente nadie, es capaz de tener en su cabeza una serie de hipercríticas de forma constante que denigran, devalúan y destrozan a alguien. Y los narcisistas, sociópatas y psicópatas, aunque parezcan lo más encantadores a nivel social, son quienes tienen en sus mismas cabezas los ecos del abuso tanto del que han causado a lo largo de sus vidas de depredador como de las hipercríticas recibidas por parte del entorno, intensificando aún más el casi infinito odio y rencor que tienen hacia todo el mundo.


Todos estos elementos, hacen que los mismos depredadores emocionales se vean en una necesidad extrema de abusar de los demás ya que, si no lo hacen, aunque sea por un momento, se sentirán tan débiles y vulnerables que, a su vez, se le añade la paranoia de que todos los demás, al ver a él tal y como lo es él, una persona tremendamente débil y vulnerable carente al 100% de una autoestima propia, carente al 100% de amor propio, carente al 100% de valerse por sí mismo, algo de lo que, por supuesto, carente al 100% de personalidad, abusarán de él tal y como él mismo abusa de los demás, creyendo que todos son de su misma condición, y… por ende, al odiarse en extremo a sí mismos, odian a todo el mundo, pero en especial de los neurodivergentes al considerar que todos tienen que ser los más unánimes, lineales e iguales en todos los aspectos, teniendo una intolerancia extremadamente insana a lo diferente, otorgándoles una inquina que puede llegar a matar a la otra persona al tratarse de seres que, ni pueden controlar esos niveles de odio, ira, rabia, rencor y resentimiento tan altos, y ni les interesa controlar esas emociones negativas al extremo.



¿No sabe muy extremo hablar todo el rato de palabras que incitan a lo extremo, y siempre a lo extremo?

Sí, es completamente cierto que mencionar todo el rato las palabras extremo, enfermizo, insano y/o cualquier otra cosa que implique sobrepasar cualquier límite que sea considerado como normal, puede ahuyentar a cualquiera que lea esto. Esto es algo de lo que yo, a nivel personal, soy totalmente consciente de lo que digo.


Sin embargo, cuando se habla de narcisistas, sociópatas y de psicópatas, estamos hablando de seres que, por lo general, son demasiado peligrosos como para que estas mismas personas puedan establecer relaciones normales con los demás.


Son demasiado peligrosos porqué ellos son poseedores de una inestabilidad emocional que, incluso sin hacer nada por parte de la otra persona, pueden estallar de una ira tan bestial y brutal que, sin tener ninguna intención de controlar todas esas emociones negativas que las tienen tanto de forma patológica como de forma intensa y destructiva, se valen de la destrucción de la otra persona para así poder tener una sensación de placer extrema que pueda apaciguar todas esas cosas que le agonizan. Son demasiado peligrosos ya que ellos, al considerar a todas las personas como seres inferiores en el cual, su único cometido es servir a todos sus caprichos sin importar lo que pase, no tienen ningún problema en ser crueles con cualquier persona, algo de lo que, por supuesto, pueden desarrollar una crueldad extrema con un TEA o cualquier clase de neurodivergente al considerar que todos tienen que ser del mismo palo sin que haya diferencias, reservándose para sí mismo el hecho de ser completamente único y diferente ante los demás en todos los aspectos. Son demasiado peligrosos debido a que ellos consideran las relaciones como un combate a muerte en el que hay que ganar sí o sí, considerando la victoria como una cuestión de supervivencia mientras que la derrota lo considera como una humillación con la que se castiga con la pena capital, siendo extremadamente competitivos incluso en lo más nimio al querer verse ante los demás como un dios omnipotente y grandioso en el que su grado de divinidad es el más absoluto y perfecto que la propia humanidad ha conocido, siendo en realidad una forma de camuflar esas tendencias a estar tensos hasta el extremo al tener una forma de ver las cosas muy similar a la ley de la selva. Son demasiado peligrosos ya que ellos, al conocer a los demás, en lugar de conectarse con la otra persona, lo que hacen es estudiarla al extremo para conocer sus puntos débiles, haciendo que, cualquier persona caiga presa de sus abusos… pero en el caso de un TEA o cualquier clase de divergente, simplemente por el hecho de tener una discapacidad, estos son automáticamente el objetivo a desatar toda clase de crueldades posibles, haciendo que la palabra “crueldad extrema” quede poco para la de atrocidades que pueden hacer ante una persona discapacitada al tratarse de personas que solo pueden sentir odio, ira, rencor, rabia y resentimiento; razonar con ellos es estar condenado a un abuso potencialmente cruel por parte de ellos al considerar el razonamiento como un rasgo de debilidad cuando ellos, a nivel personal, son extremadamente dicotómicos en el sentido de que se burlan por completo de los conceptos de igualdad, respeto y tranquilidad, haciendo que ellos tergiversen todo lo que se topen en su camino para que todo se adapte a sus perversas intenciones para así normalizar el abuso y el maltrato para que estas mismas personas, especialmente a colectivos no muy bien vistos en la sociedad, como lo es por ejemplo el autismo, puedan cebarse emocionalmente de quien sea y como sea para así poder sostenerse psíquicamente en el mundo real ya que el vacío emocional que los atormenta les hace requerir de construir una autoestima en base a destruir a los demás al no ser ellos mismos capaces de crearla debido a todos esos traumas, paranoias e hipercríticas que tienen en su cabeza. Pero, para acabar de mencionar los motivos por los que estos mismos narcisistas, sociópatas y psicópatas son demasiado peligrosos… son demasiado peligrosos en el sentido de que una relación con ellos, sea del tipo que sea, va a ser de forma abusiva, ¿Y cómo? Pues tergiversando cualquier palabra en su propio beneficio ya que ellos no tienen empatía emocional, cosa de la que no hay que confundir con la empatía cognitiva, y… por ende, al no tener empatía emocional, cualquier cosa, hasta un gesto o un acto accidental que pudiese molestar a la otra persona, puede ser usado en contra de la otra persona para así, más adelante, poder abusar de ella en extremo para poder regocijarse de placer de ello.


Cuando se habla de depredadores emocionales, especialmente cuando hay que contar esta tétrica realidad a un TEA que ha sido abusado, no es ninguna crueldad decir que los narcisistas, sociópatas y psicópatas son personas que se dedican principalmente a causar el caos, la destrucción y el hecho de querer someter y dominar a todo ser que se topen en su camino debido a que se tratan de perfiles cuya egolatría les da “el derecho” de hacer lo que les de la gana más allá de los límites de la ética, la moral y de la ley en general, haciendo que estas personas, si se convierten en los depredadores más temibles de los TEA es porqué ellos tienen un odio demasiado atronador a la debilidad y a la vulnerabilidad, junto con el hecho de cometer errores de forma natural (Pero no de forma torpe ni por el hecho de haber hecho el vago para realizar ciertas tareas que uno debería hacer) como para poder calmarse con unas palabras que puedan tranquilizar incluso al más agresivo. Ellos no funcionan por esa lógica, no.


Su lógica es como la de un leopardo en medio de una selva en el sentido de que, primero… observa a su presa, la analiza en todos sus puntos, llegando a obsesionarse con ella para que, una vez que la pilla en un estado vulnerable, da caza a ella, no parándose en su cacería hasta conseguir con acabar con su vida para, de una forma u otra, alimentarse de toda su sustancia para seguir hacia delante en la vida.


Y sí, sé que puede sonar todo esto muy chocante, muy inquietante e incluso muy aterrador todo lo escrito por acá. Sin embargo, aunque se sabe de sobra que un leopardo nunca va a depredar a seres de su propia especie, un narcisista, sociópata y psicópata sí lo va a hacer, y… si se topa con especímenes con debilidades y vulnerabilidades más que evidentes a ojos de estos depredadores, lo aprovecharán al máximo ya que con ello, además de poder descargar sus emociones negativas de una forma extrema, el sadismo que les produce la destrucción de otra persona es algo que los convierte en verdaderos drogadictos de los demás. Algo de lo que, por supuesto, más les vale a las personas que lean esto de no ponerse a pensar en cambiar a estas personas abusivas en cambiar tanto la actitud como la forma de ser ya que ellos… además de que no pueden y ni quieren hacerlo, si alguien se lo propone, aunque sea para bien, el sentido enfermizo y extremista del “yo grandioso” que estos seres carentes de empatía se han creado puede tratar a las otras personas como seres que osen desafiar su supuesta posición de ser un dios en el cual, les haga explotar de ira, rabia y odio, junto a un rencor y resentimiento que van a crecer permanentemente al tratarse de seres completamente vacíos y sin esencia de ningún tipo.


Es por ese mismo motivo que, tanto todos los mismos profesionales como todas las mismas personas que sepan del tema, siempre insistirán una y otra vez la importancia del contacto cero tanto a todas las personas abusivas de cualquier tipo como, pasado un tiempo, y… una vez que la persona que ha sido abusada de la forma más vil y cruel posible, refiriéndose en este caso a un TEA, el aceptar que, desafortunadamente, además de tener una verdadera pandemia tanto de narcisistas, sociópatas y psicópatas como de un aire narcisista que contamina la propia sociedad… ya sea en mayor o menor medida, hay que aceptar que no todo en la vida es tan justo ni tan maravilloso como lo pintan los demás para evitar sospechar de seres cuyo nivel de maldad y crueldad sobrepasan los límites éticos y morales, pudiendo llegar en algunos casos al legal si se trata de seres cuyo grado de narcisismo, sociópata o psicopático es muy elevado.



Consejos para dar ánimos a los TEA ante estas personalidades perversas

Lo primero que un TEA debe saber, y esto ya como conclusión, es que siempre habrá de gente que odie a los discapacitados de forma automática al considerar la discapacidad como un error de la humanidad, que debe ser erradicado al pensar que la humanidad es perfecta en todos los aspectos. Algo de lo que, por supuesto, al tener una sociedad narcisista… lo que implica una sociedad hedonista, perfeccionista e impulsiva, hace que la gente mire con malos ojos a los discapacitados al creer que, en la misma vida, hay que ir siempre de forma perfeccionista, siempre con los planes a favor de uno mismo, y siempre haciendo ver a los demás que los conceptos de superioridad e inferioridad existen, y que, esa existencia se basa tanto en el éxito de lo exterior como de una imagen tan impecable como de tener una gran cantidad de seguidores que lo adoren como a un dios, algo de lo que, por supuesto, se trata de algo completamente antinatural ya que, aunque una persona medianamente normal, pero que, emocionalmente esté sana, jamás en su sano juicio va a querer que todos lo quieran por las cosas que tiene y por sus logros, pudiendo, en ocasiones, agobiarlo hasta el punto de no querer saber de los demás. Esto no es así con los narcisistas, sociópatas y psicópatas, seres perversos y carentes de empatía en el que, de la forma más constante y viciosa que uno pueda pensárselo, todo ello ya que ellos, además de no tener ningún rasgo de inteligencia emocional, tampoco es que tengan una inteligencia intrapersonal de la que estar orgulloso, haciendo que estas mismas personas, si se ven a sí mismos, aunque sea una sola vez, estallarían de agonía y melancolía, haciendo que estos seres megatóxicos, de una forma u otra, sean completamente incapaces de hacerlo. Debido a eso, desean despersonalizar al mundo entero para que todos se bajen a su nivel tan paupérrimo que ellos tienen para así convertirlos en meros títeres con el objetivo de crear un mundo en el cual, los bienes materiales, los éxitos de cualquier tipo y una imagen divina importan más que la felicidad de uno mismo, el ser uno mismo y el conocerse a uno mismo, llevando a cabo a una masa de infelices en el cual, sean esclavos tanto de la aprobación de los demás como esclavos de lo que la sociedad dicte, siempre beneficiando en extremo a estos mismos depredadores emocionales.


En segundo lugar, por mucho que pueda doler a un TEA que ha sido abusado por estas personalidades malignas y destructivas, hay que aceptar que, de una forma u otra, existen personalidades megatóxicas cuya única motivación en la vida es causar caos, destrucción, discordia y querer someter y controlar a todo el prójimo para así evitar que otros les hagan daño al tener una distorsión absoluta de todas las cosas, junto a una paranoia del que piensa y cree que todos van a abusar de ellos mismos de la misma forma que estas entidades malignas lo hacen, teniendo una forma de vida muy similar a la ley de la selva.


Por último, por mucho que un narcisista, sociópata y/o psicópata odie en extremo a un discapacitado debido a su pensamiento mágico de que todo es perfecto porqué ellos lo son, no es más que un reflejo de como vive un depredador emocional toda su vida. Es decir, viven su vida tal y como si todo el mundo fuera un espejo en el sentido de que, todo, absolutamente todo, tiene que reflejar lo más bello, lo más atractivo, lo más guapo, lo más inteligente, lo más adorado, lo más idolatrado, lo más adulado… solo para así evitar ese vacío emocional que los carcome. ¿Y cómo se come eso? Pues se come en el sentido de que ellos, para llenarse, tienen que hacerlo desde el exterior ya que ellos, desde el interior, lo tienen completamente imposibilitado al no tener emociones ni sentimientos, lo que los condena a una vida llena de tormentos, algo de lo que quiere arrastrar a todos a ese nivel, especialmente a los discapacitados, para así, de una forma u otra, no sentirse tan miserable ni patético como lo son ellos.


En cualquier caso, no se debe olvidar que, no solo el capacitismo y la discafobia… sino también el racismo, la xenofobia, la homofobia, la incitación al odio a lo diferente, junto a otras cosas que tengan como significado principal ODIAR A, es principalmente producido por ellos al tratarse de seres que, con independencia absoluta de todas las cosas, tienen una inestabilidad emocional tremenda que los hace odiar a todo el mundo. Y es que, si hubiera de una cosa en el cual, pudiera garantizarse, es que… aun habiendo destruido a toda su competencia, ningún ser humano puede ser feliz en base a la devastación de los demás. Sí bien es cierto que, si la devastación es lo bastante extrema como para avivar sus llamas, esa sensación de placer al causar esa devastación le puede durar semanas, meses o incluso años según su situación… al final son tan dependientes de lo externo que, indudablemente, se verían a sí mismos, cayendo desde la psicosis hasta la locura extrema, haciendo que estos lleguen a suicidarse a sí mismos debido a todos esos tormentos de agonía y melancolía que tienen a su disposición.



Entradas Recientes

Ver todo