Los autistas no prestan atención basándose en las señales sociales...


Mirando hacia arriba: los autistas no dirigen su mirada hacia donde miran los actores de un vídeo, ni hacia una actividad (arriba) ni hacia los demás (abajo).




POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: Spectrum / 16/11/2020

Fotografía: Pixabay



Las personas autistas no siguen los movimientos oculares de otras personas para enfocar su atención de la misma manera que las personas no autistas, según informa un nuevo estudio de seguimiento ocular (1).

El trabajo contribuye a una mayor comprensión de lo que impulsa la atención social en las personas con autismo. También apunta a un potencial biomarcador para evaluar los rasgos del autismo a lo largo de la vida de una persona, dicen los investigadores.


Cuando las personas con autismo miran imágenes, tienden a pasar poco tiempo mirando rostros y otros estímulos sociales, y es más probable que estudien los elementos no sociales de una escena, según muestran estudios anteriores. Algunos investigadores dicen que esta diferencia puede surgir porque, en comparación con sus pares no autistas, las personas autistas son menos propensas a obtener información de los estímulos sociales.


Los nuevos hallazgos apoyan esa idea: Los niños y adultos autistas y no autistas vieron videos cortos de dos actores conversando mientras realizaban una tarea básica, como cortar verduras, y mirarse el uno al otro o a la actividad compartida. El seguimiento de la mirada reveló que los no autistas cambiaban su mirada según dónde miraban los actores, pero los autistas no.


Los niños y adultos autistas también pasaron más tiempo mirando la actividad que sus pares no autistas, y menos tiempo mirando las cabezas de los actores. Esos comportamientos cambian con la edad, según un estudio inédito que usó el mismo paradigma en niños más pequeños: Los niños autistas pasaron menos tiempo que sus compañeros no autistas mirando la actividad.


"Sugiere que los mismos estímulos son útiles para distinguir los grupos", aunque las diferencias cambian con el desarrollo, dice Emily Jones, profesora de neurodesarrollo traslacional en Birkbeck, Universidad de Londres en el Reino Unido, que no participó en el estudio.



Cambiando la apariencia


Los investigadores recogieron datos de seguimiento ocular de 122 personas con autismo y 40 controles no autísticos de entre 6 y 63 años. Midieron el tiempo que los participantes pasaban mirando las cabezas o los cuerpos de los actores, el área donde se desarrollaba la actividad o el fondo. Cada participante vio cuatro vídeos de 20 segundos: dos en los que los actores se miraban unos a otros, y dos en los que los actores miraban la actividad.


Las personas que no son autistas pasaron la mayor parte del tiempo mirando la actividad cuando los actores se fijaron en la actividad, y en las cabezas de los actores cuando los actores se miraron unos a otros. Este patrón sugiere que, a la edad de 6 años, las personas no autistas notan a lo que otros prestan atención y reaccionan en consecuencia, dice la investigadora del estudio Abigail Bangerter, científica del proyecto en el departamento de neurociencia de Janssen Research and Development en New Brunswick, Nueva Jersey.


Los niños y adultos autistas, sin embargo, no cambiaron su enfoque basado en las miradas de los actores, posiblemente porque están menos interesados en tratar de interpretar las expresiones faciales de los actores, dice Jones.


Independientemente de si tienen autismo, los adultos eran más propensos que los niños a mirar las cabezas de los actores y menos propensos a mirar la actividad compartida, lo que sugiere que los patrones de atención social cambian con el desarrollo.


Bangerter y sus colegas no encontraron un vínculo entre los patrones de mirada de los participantes y sus conductas sociales, según lo medido por dos cuestionarios de los cuidadores, la Escala de Respuesta Social y una sección del Inventario de Conducta de Autismo. El estudio fue publicado en Molecular Autism en octubre.



Nuevas miradas


Una de las razones por las que el desempeño en la tarea puede no haber reflejado los comportamientos sociales de una persona es porque esos cuestionarios tienen en cuenta la edad y el coeficiente de inteligencia (CI) de alguien, dice Peter Mundy, profesor de educación de la Universidad de California, Davis, que no participó en el estudio.


Los autistas del estudio tenían un coeficiente intelectual de 60 a 136; no se recogió información sobre el coeficiente intelectual de los participantes no autistas.


"Eso probablemente hizo difícil ver cualquier correlación, ya que hay tanta varianza", dice Mundy. Y esa variabilidad también podría estar impulsando las diferentes pautas de atención observadas entre los grupos autistas y no autistas, dice.

La tarea también podría no capturar con precisión cómo las personas prestan atención a otros en el mundo real, dice Jones. El campo todavía necesita una mejor comprensión de lo que significa la 'atención social' dentro y fuera del laboratorio, dice.


Aún así, la tarea utilizada en el estudio, que forma parte de un esfuerzo más amplio para identificar los biomarcadores del autismo, podría resultar útil "como medida de la respuesta al tratamiento en la práctica clínica o la investigación", dice Bangerter.


Bangerter y sus colegas están explorando cómo las intervenciones clínicas dan forma a la forma en que las personas autistas dirigen su atención social. Planean evaluar qué tan bien la tarea de seguimiento ocular refleja los resultados de esas intervenciones a lo largo del tiempo.




REFERENCIAS


1. Kaliukhovich D.A. et al. Mol. Autismo 11, 79 (2020) PubMed.



TAGS: adultos con autismo, atención, autismo, rastreo de ojos, procesamiento facial



https://www.spectrumnews.org/news/autistic-people-do-not-shift-attention-based-on-social-cues/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=74d15746cf-EMAIL_CAMPAIGN_2020_11_13_06_28&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-74d15746cf-168813249



Entradas Recientes

Ver todo