'Los buscadores de patrones' relaciona la invención humana -con los rasgos del autismo


Sistematizadores extremos: entre los poderosos pensadores del "si y entonces" a lo largo de la historia se encuentran el botánico sueco Carl Linneas y los inventores Thomas Edison y Nikola Tesla, entre otros inconformistas intelectuales. / Cortesía de leminuit / iStock



POR CLAUDIA WALLIS

Fuente: Spectrum | 10/011/2020

Fotografía: Cortesía de leminuit / iStock



Simon Baron-Cohen examina en este libro como la capacidad de detectar patrones propia de las personas con autismo es esencial en la innovación

Antes de sentarse a escribir su nuevo libro, que sale hoy a la venta, el psicólogo de la Universidad de Cambridge Simon Baron-Cohen bromeó con su editor diciendo que podría ser el libro más corto del mundo: sólo tres palabras. ¿Esas palabras? Si, y, entonces. "Sensatamente", escribe, "me pidió que las desarrollara".


Y eso es exactamente lo que hace el prolífico y provocador investigador del autismo en "The Pattern Seekers: Cómo el autismo impulsa la invención humana". El libro es esencialmente un argumento de 272 páginas a favor de la hipótesis de Baron-Cohen de que toda la innovación humana procede de lo que él denomina "mecanismo de sistematización", la capacidad de discernir y manipular patrones causales.


Este mecanismo cognitivo, según Baron-Cohen, es especialmente fuerte en los innovadores de todos los campos -tanto de las artes como de las ciencias- y también en las personas con autismo, dos grupos que, según él, se han solapado a lo largo de la historia.


Se trata de un argumento audaz, que respalda con un buen grado de conjeturas y pruebas obtenidas en diversos campos, como la arqueología, el comportamiento animal y la neurociencia. Concluye con un apasionado llamamiento a la acción para que la sociedad moderna aproveche mejor el poder de invención de las personas con autismo.


Los buscadores de patrones" abarca toda la historia de la humanidad. Según el autor, hace entre 70.000 y 100.000 años, los homínidos desarrollaron la capacidad cerebral de pensar sistemáticamente utilizando la lógica "si y entonces", y el resultado fue el florecimiento de la invención humana.


La agricultura echó raíces, sugiere, cuando una mente sistematizadora se dio cuenta de que si una semilla cae en tierra húmeda y el sol la ilumina, la semilla brotará. A través de la repetición y la experimentación implacable en la que se modifica una sola variable, cada patrón recién descubierto puede ser probado, refinado y explotado. Baron-Cohen lo describe como la adición de más "y" a la lógica del "si y entonces": Si una semilla cae en tierra húmeda, y el sol la ilumina, y la riego cuando no llueve, y quito las malas hierbas, y añado estiércol a la tierra, entonces los brotes florecerán y tendré una cosecha.


La medicina, supone, comenzó de forma similar: Si me duele la cabeza y como corteza de sauce, el dolor de cabeza desaparece. Lo mismo ocurrió con la invención de las herramientas: Si afilo un trozo de pedernal y lo sujeto a un palo largo con alguna fibra fuerte, entonces puedo usarlo para cazar eficazmente a una presa desde una distancia segura.





Baron-Cohen cita estudios de resonancia magnética funcional que sugieren que este mecanismo de sistematización "depende en gran medida" de las conexiones frontoparietales laterales del cerebro y de una región llamada surco intraparietal.


Insiste en que el mecanismo de sistematización es exclusivo del Homo sapiens y dedica un capítulo entero a desmentir cualquier sugerencia de que los homínidos anteriores, incluidos los neandertales, poseyeran esta capacidad, a pesar de su uso de herramientas simples y del fuego.


En uno de los capítulos más entretenidos del libro, Baron-Cohen repasa una serie de comportamientos animales inteligentes que parecen reflejar el pensamiento causal: pulpos que usan cáscaras de coco como armadura, delfines que utilizan esponjas marinas y caracolas como herramientas de carroñeo, y rapaces australianas que provocan incendios dejando caer brasas calientes sobre un campo seco, obligando a los sabrosos ratones de campo a salir corriendo. Pero, al igual que hizo con los progenitores humanos, Baron-Cohen los descarta como ejemplos de "aprendizaje asociativo" más que de cognición sistematizada.


Los conductistas de animales y los antropólogos podrían discrepar con la audaz intrusión de Baron-Cohen en su terreno.


Los lectores que estén familiarizados con las teorías y estudios de Baron-Cohen sobre el autismo encontrarán muchos de sus mayores éxitos en este último volumen. Entre ellos se encuentra su idea de que el cerebro de las personas con autismo es esencialmente un cerebro hipermasculino, creado tanto por variaciones genéticas como por la exposición prenatal a altos niveles de andrógenos y estrógenos en el líquido amniótico. (Sus amplios estudios con muestras amnióticas proporcionan pruebas intrigantes de esta idea)


Baron-Cohen, un sistemático empedernido, lleva más de una década sosteniendo que las personas pueden clasificarse en función de sus puntuaciones en dos dimensiones: la empatía y la sistematización, medidas con evaluaciones de su propio diseño. Según sus propios estudios, aproximadamente un tercio de todas las personas y el 40% de las mujeres son del tipo E, es decir, fuertes en empatía y algo más débiles en sistematización, otro tercio de todas las personas y aproximadamente el 40% de los hombres son del tipo S, fuertes en sistematización y más débiles en empatía, y un último tercio son del tipo B, con capacidades equilibradas.


Pero Baron-Cohen está especialmente interesado en el pequeño subgrupo de personas -alrededor del 3% de los hombres y el 1% de las mujeres, según su investigación- que son sistematizadores extremos: pensadores poderosos, casi obsesivos, que tienden a ser débiles en empatía, especialmente en su capacidad para entender el estado mental de otra persona, una capacidad conocida como "teoría de la mente".


Entre estos "hipersistemáticos" sitúa a figuras históricas como el botánico sueco Carl Linneas, los inventores Thomas Edison y Nikola Tesla, y a innovadores modernos como el fundador de Microsoft, Bill Gates, y el pianista Glenn Gould. También están en esta categoría las personas con autismo, dice.


Aunque Baron-Cohen no califica explícitamente a ningún innovador histórico como autista, sí cuenta historias sobre el excéntrico comportamiento social y los intereses restringidos de varios de ellos, especialmente Edison, que estaba tan enamorado del código Morse que apodó a sus dos primeros hijos Dot y Dash.


Baron-Cohen cree claramente que entre los muchos autistas que hay hoy en día en el planeta hay pensadores sistémicos con poderes sin explotar para inventar y crear. La parte más conmovedora y también pragmática de "Los buscadores de patrones" se refiere a este profundo desperdicio de potencial.


A lo largo del libro, Baron-Cohen vuelve a contar la historia de un hombre autista con el que ha trabajado y que, a pesar de estar desconcertado por la conversación ordinaria, ha acumulado un conocimiento enciclopédico de las plantas y una capacidad para diagnosticar con precisión los problemas de un coche sólo con el sonido de un motor. Sin embargo, a pesar de haber solicitado cientos de puestos de trabajo, este hombre, que ya ha cumplido los 40 años, sigue desempleado. Un trabajo, le dice a Baron-Cohen, le quitaría la depresión y los pensamientos suicidas que lo acosan: "¿Por qué nadie me da la oportunidad de demostrar que puedo contribuir, de hacerme sentir incluido en la sociedad?".


Baron-Cohen señala varios esfuerzos para fomentar el empleo y la productividad entre los adultos autistas, incluida una unidad especial del ejército israelí. Reclama una vía en las escuelas que permita a los niños autistas perseguir sus propios y estrechos intereses, en lugar de tambalearse en un plan de estudios amplio pero poco profundo.


Reconoce que muchas personas con autismo luchan contra condiciones y discapacidades que limitan su capacidad de contribuir, pero ¿quién podría discutir su opinión de que se desperdicia demasiado talento?


"Cuando se apoyan y nutren las cualidades hipersistemáticas del autismo", escribe, "las habilidades y talentos únicos de los individuos autistas pueden brillar, en su beneficio y en el de la sociedad".


Claudia Wallis es columnista de salud y editora colaboradora de Scientific American. Ha sido editora de ciencia de la revista Time, y su trabajo ha aparecido también en The New York Times, Fortune y The New Republic.



Referencias


Baron-Cohen S. et al. Mol. Psychiatry 20, 369-376 (2015) PubMed


Baron-Cohen S. et al. Mol. Psychiatry 25, 2970-2978 (2020) PubMed


Greenberg D.M. et al. Proc. Natl. Acad. Sci. USA 115, 12152-12157 (2018) PubMed



https://www.spectrumnews.org/opinion/book-review-the-pattern-seekers-links-human-invention-past-present-and-future-to-autism-traits/

Entradas Recientes

Ver todo