Los comportamientos repetitivos aumentan y disminuyen entre los jóvenes autistas


Rituales de consuelo: Los niños y adolescentes autistas utilizan algunas conductas restringidas y repetitivas para regular las emociones, por lo que las terapias dirigidas a la regulación emocional pueden ser más beneficiosas que las dirigidas a conductas específicas.

/ Cortesía de Studio Omg / Getty Images



POR PETER HESS

Fuente: Spectrum | 20/09/2021

Fotografía: Cortesía de Studio Omg / Getty Images



Algunos tipos de conductas restringidas y repetitivas se vuelven más frecuentes entre los niños y adolescentes autistas con el paso del tiempo


Algunos tipos de conductas restringidas y repetitivas se vuelven más frecuentes entre los niños y adolescentes autistas con el paso del tiempo, dependiendo de su edad y capacidad intelectual, mientras que otros disminuyen, según muestran dos nuevos estudios.


Los resultados dan un nuevo apoyo al argumento de que los comportamientos restringidos y repetitivos -un rasgo de diagnóstico básico que incluye movimientos repetitivos, insistencia en la uniformidad, sensibilidades sensoriales e intereses restringidos- son demasiado diversos para ser agrupados.


"Se trata de un ámbito conductual complejo que comprende varios subdominios diferentes que probablemente tengan causas distintas y puedan responder a tratamientos diferentes", afirma Mirko Uljarević, investigador principal de la Universidad de Melbourne en Victoria (Australia), que dirigió uno de los estudios.


El seguimiento de cómo cambian estos comportamientos a lo largo del tiempo puede ayudar a los médicos a desarrollar mejores estrategias para apoyar a los niños y adolescentes autistas, dice Benjamin Yerys, profesor asistente de psicología en psiquiatría de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia, que no participó en ninguno de los dos estudios. Un niño que necesita apoyo para un tipo de comportamiento a los 3 años, por ejemplo, puede dejar de necesitarlo -o puede necesitar un tipo de apoyo diferente- a los 13 años, dice.


"Quizá no sea necesario dedicar recursos y esfuerzos a disminuir los que disminuirán de todos modos", dice Valérie Courchesne, investigadora postdoctoral del Centro de Adicciones y Salud Mental de Toronto (Canadá), que dirigió el segundo estudio.



La prevalencia de las conductas restringidas y repetitivas cambia con el tiempo


Este gráfico muestra el porcentaje de niños con autismo que tienen varias conductas restringidas y repetitivas, según la Entrevista de Diagnóstico de Autismo-Revisada. Cada niño fue evaluado en el momento del diagnóstico de autismo, a los 6 años y a los 11 años. Se destacan los comportamientos que cambiaron significativamente con el tiempo. Pase el ratón por encima de una línea para ver más detalles.


Los datos se basan en 205 niños con autismo. Cada niño fue evaluado mediante la Entrevista Diagnóstica de Autismo-Revisada en los tres puntos temporales. Las cuatro categorías se consideraron estadísticamente significativas tras la corrección estadística.

Gráfico: Peter Hess y Niko McCarty Fuente: Courchesne, V. et al.



Diferencia de sexo


Uljarević y su equipo analizaron los datos comunicados por los padres sobre la gravedad de las conductas restringidas y repetitivas, las capacidades lingüísticas y el funcionamiento cognitivo de 17.581 niños y adolescentes autistas en un registro genético llamado SPARK. (SPARK está financiado por la Fundación Simons, la organización matriz de Spectrum). Clasificaron los distintos tipos de conductas restringidas y repetitivas en cinco grupos: conductas motoras repetitivas, insistencia en la uniformidad, conductas autolesivas, compulsiones e intereses estrechos.


Según el estudio, los niños autistas tienen conductas motoras repetitivas e intereses estrechos más graves que las niñas autistas, mientras que ocurre lo contrario con las compulsiones y las conductas autolesivas. Las conductas motoras repetitivas más graves tienden a coincidir con niveles más bajos de capacidades cognitivas y lingüísticas y con una edad más temprana. El trabajo apareció en agosto en la revista Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry.


Los intereses estrechos también son más pronunciados entre los participantes con un cociente intelectual (CI) bajo, sugiere el estudio. Pero el cuestionario que completaron los padres -llamado Escala de Comportamiento Repetitivo-Revisado- no distingue los intereses estrechos que son inusuales en su intensidad de los que son inusuales en términos de contenido, dice Uljarević. "Está claro que estos dos tipos diferentes de intereses tienen posiblemente mecanismos distintos y podrían estar relacionados de manera diferente con factores como el coeficiente intelectual".


El otro estudio documentó 15 tipos de comportamientos restringidos y repetitivos en 205 niños autistas en tres momentos, desde el diagnóstico hasta los 11 años, utilizando la Entrevista de Diagnóstico del Autismo-Revisada, que se basa en los informes de los padres. Los intereses estrechos y la sensibilidad al ruido aumentaron con la edad, mientras que el uso repetitivo de objetos, los intereses sensoriales inusuales, los manierismos complejos y las preocupaciones inusuales disminuyeron, muestra el estudio.


Algunas de las trayectorias parecen cambiar con la edad, en función del coeficiente intelectual. Por ejemplo, las dificultades con los cambios de rutina se hicieron más frecuentes con la edad entre los niños con un CI inferior a 93, pero se mantuvieron estables entre los que tenían un CI de 93 o más. El trabajo se publicó en agosto en Molecular Autism.


"El papel de estos comportamientos en el desarrollo es supercomplejo y aún no se entiende bien", dice Courchesne.



Apoyo a la adaptación


En conjunto, los estudios apoyan la noción de que los diferentes comportamientos restringidos y repetitivos tienen relaciones dinámicas entre sí, por lo que las estrategias para mejorar uno podrían amplificar otro, dice Yerys. Por ejemplo, un niño especialmente sensible a los sonidos puede acostumbrarse a usar auriculares, lo que le lleva a insistir más en la uniformidad a medida que crece y depende de esa rutina.


"No sabemos cómo nuestros apoyos están ayudando o perjudicando en ciertos aspectos", dice.


En lugar de centrarse en comportamientos individuales, los médicos podrían ayudar más a los niños y adolescentes autistas abordando los problemas básicos que subyacen a esos comportamientos. Por ejemplo, fomentar las habilidades de funcionamiento ejecutivo de los jóvenes autistas puede ayudarles a ser más flexibles ante los cambios, dice Yerys.


Abordar la ansiedad también puede ser beneficioso, dice Courchesne. Muchos jóvenes autistas afirman que sus comportamientos restringidos y repetitivos les ayudan a regular sus emociones y a tranquilizarse; centrarse en la regulación emocional en lugar de en comportamientos específicos probablemente producirá habilidades de afrontamiento más eficaces, añade.


Los resultados destacan la importancia de estudiar las conductas individuales restringidas y repetitivas, dice Courchesne. Sin embargo, si se dividen con demasiada precisión, se corre el riesgo de que se pierdan sus relaciones entre sí, añade. Una cierta agrupación puede ser útil para la investigación de mecanismos compartidos y objetivos de tratamiento.


Con este fin, Uljarević y sus colegas están trabajando en una nueva herramienta clínica para captar mejor toda la gama de conductas individuales restringidas y repetitivas y obtener más información sobre su papel en el desarrollo, sin dejar de mantener las divisiones a nivel de categoría, dice.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/RYYT3200


https://www.spectrumnews.org/news/repetitive-behaviors-wax-and-wane-among-autistic-youth/

149 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo