Los efectos genéticos se acumulan en algunas personas con autismo