https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Los niños con autismo sufren una menor "profundidad de sueño", según un estudio


Ilustrativo: Un niño durmiendo./ Cortesía de CC BY-SA 3.0 por Stokedsk8erboy, Wikimedia Commons



POR SHOSHANNA SOLOMON

Fuente: The Times of Israel | 24/12/2019

Fotografía: Cortesía de CC BY-SA 3.0 por Stokedsk8erboy, Wikimedia Commons



Investigadores de la Universidad Ben-Gurion demuestran que las ondas cerebrales de los niños con autismo son "menos profundas" que las de los niños con un desarrollo típico mientras duermen


A un gran porcentaje de niños con autismo les cuesta conciliar el sueño, se despiertan con frecuencia en mitad de la noche y se levantan temprano por la mañana.


Ahora, un nuevo estudio del Centro Nacional de Investigación del Autismo de la Universidad Ben-Gurion del Negev muestra que las ondas cerebrales de los niños con autismo son más débiles, o "superficiales", durante el sueño que las de los niños con un desarrollo típico, especialmente durante la primera parte de la noche. Esto indica que los niños tienen problemas para entrar en la fase de sueño profundo, que es el aspecto más crítico para lograr una experiencia de sueño reparador y rejuvenecedor.


El estudio se publicó en la revista Sleep a principios de este mes.


Estudios anteriores han demostrado que entre el cuarenta y el ochenta por ciento de los niños con espectro autista padecen algún tipo de trastorno del sueño, lo que crea graves problemas para los niños y sus familias. Determinar las causas de estos trastornos del sueño es un primer paso fundamental para averiguar cómo mitigarlos, señalan los investigadores en un comunicado.


La actividad de las ondas lentas (SWA) es una medida de la actividad cerebral que es indicativa de la calidad del sueño, o la llamada presión del sueño. El sueño normal comienza con períodos de sueño profundo que se caracterizan por una actividad de ondas lentas de gran amplitud. Una onda de gran amplitud es particularmente alta, y una onda de baja amplitud es particularmente corta.


Los investigadores se propusieron averiguar si la actividad de las ondas lentas difiere en los niños con trastorno del espectro autista (TEA). Sus resultados mostraron que, efectivamente, así era: El patrón de ondas difiere en los niños con TEA, según el estudio.


Un equipo dirigido por el profesor Ilan Dinstein, jefe del Centro Nacional de Investigación del Autismo de Israel y miembro del Departamento de Psicología de la Universidad Ben-Gurion, examinó la actividad cerebral de 29 niños con autismo y la comparó con la de 23 niños sin autismo. La actividad cerebral de los niños se registró mientras dormían durante toda una noche en el Laboratorio del Sueño del Centro Médico de la Universidad de Soroka, dirigido por el profesor Ariel Tarasiuk.



El profesor Ilan Dinstein, director del Centro Nacional de Investigación del Autismo de Israel y miembro del Departamento de Psicología de la Universidad Ben Gurion./ Cortesía de Dani Machlis/BGU



Las grabaciones realizadas durante el experimento revelaron que las ondas cerebrales de los niños con autismo son, de media, un 25% más débiles -o "superficiales"- que las de los niños con un desarrollo típico


Los niños con TEA "mostraron una potencia de SWA significativamente más débil, pendientes de SWA menos profundas y una menor proporción de sueño de ondas lentas en comparación con los controles", dijeron los investigadores en su estudio. "Esta diferencia fue mayor durante las dos primeras horas tras el inicio del sueño y disminuyó gradualmente a partir de entonces".


Los investigadores "hallaron una clara relación entre la gravedad de las alteraciones del sueño según los padres y la reducción de la profundidad del sueño", dijo el profesor Dinstein en un comunicado. "Los niños con problemas de sueño más graves mostraban una actividad cerebral que indicaba un sueño más superficial y poco profundo".


Esto podría deberse a que los niños con autismo, y especialmente aquellos cuyos padres informaron de graves problemas de sueño, "no se cansan lo suficiente durante el día, no desarrollan suficiente presión para dormir y no duermen tan profundamente", dijo Dinstein.


Ahora que el equipo ha identificado la posible fisiología que subyace a estas dificultades de sueño, están planeando varios estudios de seguimiento para descubrir formas de generar un sueño más profundo y ondas cerebrales más grandes, desde el aumento de las actividades físicas durante el día hasta las terapias conductuales, pasando por alternativas farmacológicas como el cannabis medicinal, señala el comunicado.


La investigación contó con el apoyo de la Iniciativa de Investigación sobre el Autismo de la Fundación Simmons.


Artículo original: Children with autism suffer from lower 'sleep depth,' study shows | The Times of Israel



35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page