Los problemas sensoriales están relacionados con el ritmo cardíaco de los niños autistas


Alerta máxima: los autistas que responden en exceso a sonidos y sensaciones desagradables muestran patrones fisiológicos únicos. / Kwanchai Chai-Udom / Getty Images



POR PETER HESS

Fuente: Spectrum | 05/04/2021

Fotografía: Kwanchai Chai-Udom / Getty Images



Los niños autistas con problemas sensoriales muestran cambios más pronunciados en la frecuencia cardíaca en respuesta a sonidos desagradables y al roce con superficies rugosas que sus compañeros no autistas, según un nuevo estudio.


El resultado sugiere que la variabilidad de la frecuencia cardíaca puede ser un indicador sensible de los problemas sensoriales en los niños autistas, afirma la investigadora principal, Shulamite Green, profesora adjunta de psiquiatría y ciencias bioconductuales de la Universidad de California en Los Ángeles.


Muchos autistas experimentan una mayor sensibilidad a estímulos como los ruidos fuertes o las costuras y etiquetas de la ropa que raspan. Las imágenes por resonancia magnética funcional (IRMf) relacionan este rasgo con una actividad inusualmente intensa en las áreas del cerebro que procesan la información sensorial.


Las señales de la frecuencia cardíaca identificadas en el nuevo estudio también coinciden con las respuestas cerebrales que ya se habían relacionado con la sensibilidad sensorial.


La evaluación de las respuestas fisiológicas junto con la actividad cerebral permitió a los científicos observar la conexión entre el cerebro y el cuerpo, dice Johnna Swartz, profesora adjunta de ecología humana en la Universidad de California, Davis, que no participó en el estudio. "Medir todo esto en un solo estudio puede arrojar luz sobre cómo podrían estar relacionados".



Signos sensoriales


Green y sus colegas reclutaron a 49 niños autistas y 30 niños no autistas, de entre 8 y 18 años. Los padres de los participantes rellenaron dos cuestionarios sobre las respuestas de sus hijos a los estímulos sensoriales. El equipo utilizó esta información para clasificar a los participantes autistas en dos grupos: los que responden mucho a los estímulos sensoriales y los que lo hacen menos.


Expusieron a todos los participantes a sensaciones ligeramente desagradables -un paño áspero frotado por el antebrazo, un ruido blanco pulsante o ambos- mientras medían la frecuencia cardíaca y la conductancia de la piel, que refleja la sudoración. A continuación, repitieron estas exposiciones mientras escaneaban los cerebros de los participantes mediante fMRI.


Todos los participantes autistas tenían una frecuencia cardíaca más alta en la línea de base que los controles, lo que coincide con investigaciones anteriores que demuestran que los individuos autistas suelen vivir en un estado de vigilancia o excitación elevado. Sin embargo, después de controlar esta diferencia, los participantes autistas con altos niveles de respuesta sensorial tenían frecuencias cardíacas más altas después de los estímulos desagradables que los controles u otros participantes autistas. El trabajo apareció en febrero en la revista Journal of Child Psychology and Psychiatry.


El ritmo cardíaco de una persona suele disminuir brevemente tras experimentar un sonido u otro estímulo novedoso. Esta "respuesta de orientación" le permite procesar la nueva información y decidir cómo responder a ella, dice Green. Si el estímulo representa una amenaza, puede producirse una respuesta de "lucha o huida".


Los participantes autistas con alta sensibilidad sensorial no mostraron una respuesta de orientación. Además, su ritmo cardíaco se aceleró tras los estímulos más rápidamente que el de los demás participantes. Las diferencias pueden indicar que estos individuos entran directamente en el modo de lucha o huida, lo que podría hacer que muchas sensaciones sean molestas, dice Green.


Los participantes con autismo también mostraron una mayor conductancia de la piel en respuesta a los estímulos que los controles. Sin embargo, las respuestas de conductancia de la piel no variaron significativamente entre los grupos de alta y baja sensibilidad.


"Fue algo inesperado ver que las respuestas de conductancia de la piel eran más altas en general en los individuos con autismo, mientras que la frecuencia cardíaca parecía más sensible a las diferencias individuales en la sobre-respuesta sensorial, ya que ambas son medidas de excitación fisiológica", dice Green.

Aun así, añade, "en el nivel básico de la excitación fisiológica inicial, la reactividad sensorial atípica puede ser más universal en el autismo de lo que creemos."



Medidas múltiples


Las respuestas fisiológicas de los niños autistas a los estímulos mostraron varias asociaciones con su actividad cerebral. Esta correlación podría abrir nuevas posibilidades para el estudio de la hipersensibilidad sensorial en personas con deficiencias lingüísticas o cognitivas, afirma Green. Debido a que estos individuos pueden ser difíciles de escanear, los estudios de IRMf tienden a excluirlos.


"También es de esperar que nos permita ampliar nuestros estudios sensoriales a un grupo más amplio de individuos con autismo que tal vez no puedan participar en la RMN debido a la edad o a sus capacidades verbales o cognitivas", dice.

El uso de medidas fisiológicas es uno de los principales puntos fuertes del estudio, dice Swartz. "Sin embargo, es importante tener en cuenta que la resonancia magnética y las medidas de la frecuencia cardíaca y la respuesta de conductancia de la piel miden cosas diferentes, por lo que, aunque estén correlacionadas, no son intercambiables".


Las investigaciones sobre la relación entre la hipersensibilidad sensorial y el autismo apuntan a un desequilibrio subyacente entre la inhibición y la excitación en el cerebro, dice Nicolaas Puts, profesor titular de ciencias forenses y del neurodesarrollo del King's College de Londres (Reino Unido), que no participó en el estudio.


Pero los científicos aún tienen que descubrir si las diferencias en la función cerebral conducen a diferencias en la percepción, la reactividad y la capacidad de respuesta a los estímulos sensoriales, y cómo lo hacen, afirma. "Lo que este estudio aún no muestra -y mucha gente está trabajando en ello- es qué hace que alguien sea demasiado reactivo".



TAGS: autismo, fMRI, audición, percepción sensorial, desequilibrio de señalización



https://www.spectrumnews.org/news/sensory-issues-linked-to-heart-rate-differences-in-autistic-youth/


Entradas Recientes

Ver todo