Más allá del banco: una conversación con William Mandy




POR LAURA DATTARO

Fuente: Spectrum / 20/10/2020

Fotografía: Spectrum

Lo quieran o no, casi todo el mundo hoy en día sigue el consejo de William Mandy para una carrera académica exitosa: encuentra tiempo para trabajar desde casa. Mandy, psicólogo clínico y profesor de psicología clínica en el University College de Londres, trabaja en la ciudad más poblada del Reino Unido, pero soporta un viaje en tren, bicicleta y caminata todos los días para poder vivir en un lugar más tranquilo, o al menos lo hizo antes de la pandemia.

Ahora Mandy divide su tiempo entre enseñar matemáticas e historia a sus hijos de 6 y 9 años y dirigir su equipo de investigación a distancia, lo que significa que la vida es más simple y más complicada que antes. Cuando un problema se vuelve particularmente espinoso, dice, una estrategia sigue siendo casi infalible: un paseo por el bosque con su perro.

Spectrum habló con Mandy sobre las horas doradas de la escritura y por qué, cuando no hay una pandemia, le gusta asistir a conferencias en nuevas partes del mundo.

Spectrum: ¿En qué estás trabajando ahora mismo?

William Mandy: Lo principal en lo que mis colaboradores y mi grupo estamos trabajando es en varias cuestiones centradas en el autismo y el sexo y el género. Estamos realmente interesados en si hay diferencias importantes en las experiencias y características de las niñas y mujeres autistas en comparación con los niños y hombres autistas, y en pensar en cómo se desarrolla en términos de sus vidas, sus necesidades y demás.

Por ejemplo, eso nos ha llevado a interesarnos en la superposición entre el autismo y la anorexia nerviosa. Cada vez hay más pruebas de que las mujeres autistas, comparadas con las no autistas, tienen un riesgo elevado de desarrollar anorexia. Nos interesa saber por qué es así y esperamos usar los conocimientos que obtengamos de eso, tal vez en cinco años, para empezar a desarrollar mejores servicios para las mujeres autistas con serios problemas de alimentación.

Otra cosa que surgió de nuestro interés en las diferencias de sexo y género fue el camuflaje - esta idea de que muchas personas autistas a menudo se sienten obligadas a desarrollar una amplia gama de estrategias para enmascarar su autismo. Hay cada vez más evidencia de nuestro grupo y de otros que las personas autistas que se camuflan más también tienden a tener mayores tasas de dificultades de salud mental, por lo que estamos realmente intrigados en cuanto a si hay algún tipo de relación causal allí y si podríamos utilizar las ideas del camuflaje para desarrollar intervenciones que permitan a las personas autistas vivir vidas más felices y satisfactorias.

S: ¿Cómo es tu día?

WM: Vivo un poco fuera de Londres, pero trabajo en Londres, así que mi día normal, previo al virus, comenzó con un viaje en tren y yo sentada allí con mi portátil, dando golpecitos en el teclado, tratando de responder tantos correos electrónicos como sea posible antes de que mi tren llegue a la estación de Paddington, en cuyo momento me subo a mi bicicleta plegable y cruzo Londres en bicicleta hasta donde trabajo en el University College London. No sólo trabajo en la investigación del autismo, sino también en la formación de psicólogos clínicos, por lo que a menudo paso el día en reuniones sobre la realización de un curso. A menudo mi parte favorita es reunirme con estudiantes de doctorado y ayudarles a pensar en lo que van a hacer a continuación o a resolver problemas en torno a lo que están haciendo. Y luego es volver a la bicicleta plegable, atravesar Londres, volver a Paddington y volver al tren, y luego esa sensación tan agradable de bajar del tren a un pueblo bonito y agradable y dejar atrás el ajetreo de Londres.

Ahora, durante la pandemia, normalmente hay una negociación con mi esposa por la mañana sobre quién va a hacer qué elementos de la escuela. Ella se ha convertido en la directora y yo en el profesor de matemáticas. Se trata de equilibrar un montón de reuniones de los equipos de Microsoft y de Zoom con el intento de mantener la investigación, pero también de cuidar y educar a los niños. He disfrutado mucho la experiencia de tomar un papel más importante en la educación de mis hijos. Ciertamente he aprendido mucho sobre los vikingos en las últimas semanas que no hubiera sabido de otra manera.

S: ¿Cuándo y dónde eres más productivo?

WM: El único consejo que le doy a cualquiera que busque hacer una carrera académica es que debe trabajar desde casa de forma regular, y ahí es donde yo escribo y pienso. Generalmente estoy en mi mejor momento a primera hora de la mañana. Normalmente tengo tres o cuatro buenas horas en las que me puedo concentrar y producir cosas. Cuando trabajo en casa, trato de estructurarlo para no desperdiciar esas buenas horas en correos electrónicos o cosas así. Las utilizo para escribir, ya sean trabajos o solicitudes de becas o lo que sea, y una vez que la luz se ha desvanecido ligeramente en mi concentración después de la comida, trato de apilar un montón de tareas que sean más fáciles de llevar a cabo. Así que, en casa, en mi pequeña oficina antes de la comida es cuando soy más productivo.

S: ¿Cuál es tu conferencia favorita para asistir?

WM: En junio de 2019, fui a Singapur a la Conferencia de Autismo del Pacífico Asiático, a la que no había asistido antes. Fue genial, en parte porque es muy emocionante estar en el sudeste asiático, y en parte porque había una visión totalmente diferente del mundo del autismo de la que yo estaba acostumbrada. Se sintió como una conferencia prácticamente centrada. Fue muy respetuosa con los autistas. Por ejemplo, en la ceremonia de clausura, hubo una banda absolutamente impresionante de todas las personas autistas, y hubo muchos papeles dentro de la conferencia para las personas autistas. No se sintió sólo como algo simbólico.

S: ¿Qué estás leyendo ahora mismo?

WM: Una de las cosas buenas del encierro es que estoy leyendo un poco más de lo que solía hacerlo. Estoy leyendo la serie de Hilary Mantel, con "Wolf Hall" y "Bring Up the Bodies". Estoy a punto de empezar la tercera, sobre Thomas Cromwell en la corte de Enrique VIII. Estoy disfrutando bastante del escapismo de una novela histórica tan bien hecha.

En términos de lectura académica, una vez que llegas a cierto punto en la academia lees grandes cantidades de texto, pero mayormente lo haces de esta manera muy funcional. En mi papel de editor de una revista o supervisor de estudiantes, leo muchos borradores y manuscritos, lo que es bueno porque me ayuda a estar en sintonía con todos los diferentes desarrollos en el campo o simplemente a tener una idea de lo que la gente está haciendo.

S: ¿Está usted suscrito a alguna revista o publicación impresa?

WM: La London Review of Books es la única. Hoy en día, todo es electrónico, así que tengo revistas particulares que me gustan. Obviamente Autism, la revista de la que soy editor, es mi revista favorita, y también disfruto completamente del Journal of Child Psychology and Psychiatry. Siempre encuentro que hay cosas realmente interesantes ahí.

S: ¿Es usted activa en los medios sociales?

WM: Lo soy. Estoy en Twitter. Soy un usuario de Twitter bastante cauteloso. Ha pasado mucho tiempo desde que tuve un problema en Twitter con alguien. Me estoy acostumbrando a usarlo para tomar la temperatura de alguna manera, especialmente estando interesado en lo que dicen los autistas y compañeros de investigación y como una manera de dejar que el mundo sepa sobre nuestra investigación y escuchar lo que la gente piensa de ella.

Creo que aprendí desde el principio que no hay un discurso real en Twitter. No es un lugar en el que las mentes de las personas cambien y se formen con ideas interesantes. Es más bien un lugar donde la gente simplemente sale.

S: ¿Qué comes o bebes mientras trabajas?

WM: Es un estereotipo, pero es cierto que los ingleses están obsesionados con el té. Bebo mucho té, como lo estoy bebiendo ahora. Por las mañanas me alimenta el café y luego me convierto en té a la hora del almuerzo, y eso me mantiene durante todo el día.

S: ¿Cuántos correos electrónicos no leídos hay en tu bandeja de entrada ahora mismo?

WM: Echemos un vistazo. Vale, esto es sobre el par: Hay 89. Cualquier cosa por encima de 100 y empiezo a ponerme nervioso, pero puedo vivir con 89.

William Mandy

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo