Más allá del bullying: rechazo, provocación, etc. (II)

Actualizado: hace 4 días




POR GUILLERMO GONZALEZ

Fuente: Autismo en vivo

Fotografía: PixaBay

Barcelona, 17/07/2020


Se habla del bullying como fenómeno a erradicar, que tiene como víctimas los jóvenes con características o actitudes diferentes a las de la mayoría, como los TEA. Sin embargo, también existen otros fenómenos perturbadores menos notorios que pueden causar graves problemas.

En la mayoría de los casos, el comportamiento hostil o negativo hacia la diferencia no es bullying sino burla, menosprecio, provocación o rechazo, que por más sutil que sea puede llegar a doler profundamente la autoestima del rechazado o provocado, llevando una carga de negatividad dentro que le consume y le aleja de la solución, una herida emocional que le hace más susceptible ante posibles comentarios o actitudes negativas hacia su diferencia. La carga emocional negativa hace que las víctimas recurrentes tiendan a interpretar o intuir negativamente los comentarios y comportamientos de los demás a raíz de dicha susceptibilidad que se realimenta con los propios pensamientos negativos.


En ciertos entornos culturales, la provocación –o lo que vulgarmente se llama “pinchar” o “tocar las pelotas”- es a menudo una forma amistosa de relacionarse, sin mala intención por parte de los neuro-típicos, y sin conciencia del daño emocional que puede ocasionar al receptor. Cuando el receptor es un TEA, que tiene especial dificultad en entender los códigos sociales –especialmente cuando es joven-, las ironías, y las intenciones reales de los neuro-típicos que hay detrás de ciertos comportamientos, éstos se tienden a malinterpretar, a interpretar a partir de la literalidad y por tanto, a percibir como un ataque, con una eminente carga negativa.


He ahí una gran fuente de malentendidos que más o menos frecuentemente desembocan en conflicto: la mala interpretación acerca de la intencionalidad de los neuro-típicos en sus comentarios presuntamente provocadores. En este capítulo pueden englobarse muchos otros tipos de comentarios, como los retadores o cierto tipo de burlas, que aun sin mala intención, molestan enormemente. Hay que entender que los TEA tienden a tener una mayor sensibilidad en muchos aspectos, que junto con su historial de negatividad en las relaciones genera fácilmente una gran susceptibilidad.


Dependiendo de cada caso, con el paso de los años se aprende a interpretar todos estos comportamientos de forma correcta, así como a desarrollar estrategias y tácticas asertivas para neutralizar los presuntos ataques. Aun así, el rechazo, la provocación, la burla... en sus distintas formas, son una cruz con la que hay que aprender a convivir seguramente para el resto de la vida, si bien encontrar el entorno sociocultural adecuado y un trabajo donde poder desarrollar su potencial y ganarse el respeto social son estrategias muy convenientes para minimizar o prácticamente eliminar dicha cruz, como se explica en otros artículos de este blog. Explicar la condición Asperger para conseguir comprensión y encontrar puntos de apoyo para reforzar la autoestima es la solución clave, y una vez más, los intereses especiales tienen mucho que decir, aunque también otros factores.


32 vistas0 comentarios