Manos alzadas versus globos azules

Actualizado: 14 de sep de 2020

POR IGNACIO PANTOJA

Fuente: Autismo en vivo

Fotografías: teinteresa.es, el universo





Nuevamente, ¿nuevamente? Y un millón de veces y las que hagan falta, Ignacio Pantoja hace un llamamiento a unirnos por nuestra causa, el autismo, y así poder cambiar las cosas en nuestro país. Este año 2020 ha sido muy “raro” y no hemos podido salir a la calle… pero, que tiemble el 2021, porque vamos a celebrar nuestro primer Autistic Pride Day, o dicho en castellano, el Día del Orgullo Autista.

Nuevamente llegará el 2 de abril, aquella fecha tan significativa en el calendario que cualquier TEActivista no puede dejar de ver como un gigantesco 2 azul en medio.

Para todo TEActivista este día es algo mucho más que el día mundial de concienzación del TEA, sino un día festivo similar a lo que es el cumpleaños.

Por ello, desde ahora y desde todos los blogs que pueda, me gustaría emitir este artículo, ya que vamos notando el calorcito de brisa suave y radiante que conlleva este día, tanto aquí como en autismo en vivo.

Quiero adelantaros que esto no va a ser un texto festivo sobre este día, sino todo lo contrario, voy a contarlo cómo un día de magnificiencia y de orgullo autista se puede joder porque una neurotípica agresiva y teafoba te lo hunda totalmente.

Los hechos que voy a relatar son verídicos y corresponden al 2 de abril de 2017, domingo, día que nunca olvidaré.

Por aquel entonces yo militaba en un partido, el cual no voy a nombrar por evitar cualquier censura y que nadie se vea ofendido, no voy a tildar a unos partidos de teafobos y a otros de teafilos, no voy a hacerlo, simplemente voy a recalcar como una ideología pobre y torticera puede llegar a ser agresivamente TEAfoba.

Y es así, cuando ese día acudí a un acto de otro partido en el cual se exfoliaba el orgullo de este día, me sentí tan contento de que este otro partido desarrollase tal evento el dos de abril, que casi se me escapan las lágrimas de la alegría.

Después del maravilloso acto, donde algunos ponían su sentimiento y otros aparentaban que lo tenían (o por lo menos nos apoyaban) junto a un amigo mío, traté de explicar al que entonces era mi partido por qué debían de hacerse estos actos. Y por qué yo llevaba 6 años intentando hacerlo.

Porque mi única misión en la política (o en la vida misma) es conseguir la igualdad entre todas las personas, tengan o no alguna diferencia en su neurodesarrollo, defendiendo y expandiendo el TEActivismo por todas partes.

Para ir resumiendo, el dolor que me produce aquel día, quiero decir que las respuestas de mis ex compañeros de partidos no fueron para el autismo, sino de queja, en tono bronco por haber participado “en un acto de otra gente”.

Quiero explicar aquí, que mi única “gente” son las personas en todo el amplio espectro del autismo y sus familiares, sean del partido que sean, y me enorgullece que cualquier partido, sea el que sea, haga un acto de apoyo.

Nunca diré en mi vida que mi gente o mis compañeros son personas neurotípicas ajenas al TEActivismo, siempre mi gente serán aquéllos que luchen por lo mismo que yo, que persigan esa misión.

Por eso, lo comentarios hostiles de aquellas personas que se hacían llamar mis compañeros me hizo sentirme muy, muy alejado del partido al que representaban, pero no por ello, sino porque ese día era nuestro día, un día apartidista pero lleno de carga política y reivindicativa.

Pese a los agravios y varias bajas de aquel grupo en cuestión, me mantuve defendiendo a quienes debo defender, expuse, de modo tranquilo, pero contundente, que ellos debían de hacer ese tipo de actos, a lo que recibí desprecio y comentarios incisivos de que no debía hacerse política con el tema de las personas que se encuentran dentro del espectro del autismo ¿Y si no hacemos política y reivindicaciones?, ¿qué hacemos entonces, nos sentamos a esperar un milagro?

¿Por qué no se debe de hacer política en pro del colectivo del autismo, pero si se puede hacer por otros colectivos? Me plantee y sigo planteadme hoy, ¿es que acaso intentaban decirme que somos personas de segunda, las cuales no tienen derecho a reivindicar igualdad de plenos derechos?

Entonces les pedí, que de igual modo que ellos hacen política y se manifiestan por los LGTB (por poner un ejemplo de colectivo), ¿por qué no podían hacerlo del mismo modo por nosotros?

Y recibí una sorprendente respuesta de: “no tiene nada que ver, ellos sufren muchísima más discriminación”. Al parecer a nosotros nadie nos discrimina.

Al igual que pude sentir el dolor inmenso que me atravesó desde la pantalla del móvil mis ojos, y llegó a mi cerebro para recorrer todo mi cuerpo, vi pasar mi vida en un minuto: todos los abusos, vejaciones, humillaciones, maltrato físico y psicológico que yo he tenido que aguantar por parte de los neurotípicos durante más de 30 años, más la soledad y la sensación de discriminación y abandono que me hacen sentir día tras día.

¿Quién era esa vocal vecina de aquel distrito de Madrid para decirme qué discriminación había sufrido yo, y si esa discriminación era mayor que la que había sufrido una persona homosexual?

¿Puede saber ella lo que yo?, los autistas de mi generación que nos han diagnosticado de mayores de edad, el bullying y el rechazo que hemos recibido durante todas nuestras vidas y ¿puede asegurarme que son menores que las de una persona LGTB?

Podemos argumentar que muchas personas LGTB son perseguidas por motivos políticos, en muchos países encarcelados, pero ¿qué hay de las personas TEA?, ¿cuántos están en la cárcel de forma injusta?, ¿o están ingresados en psiquiátricos?, ¿pesa sobre ellos una incapacitación al voto, al matrimonio, a gestionar su dinero? ¿cuántos autistas tienen en España una vida digna igual a los neurotipicos?

Y si nos vamos a fuera de España, en zonas de África o Sudamérica ¿cuántas personas en el espectro son asesinados al año? ¿cuántos por su propia familia? ¿cuántos niños con autismo son abandonados a su suerte?

¿Por qué el 28 de junio todo estos partidos no salen en masa a repudiar la homofobia pero el 2 de Abril no lo hacen para repudiar la teafobia?

Y si nos vamos más cerca, ¿quién dice que los LGTB son enfermos?, ¿quién interna a un LGTB por “su enfermedad”?, ¿por qué yo tengo que aguantar que me escupan con la espada del insulto “que yo soy un enfermo”? cuando no lo soy.

¿Por qué por mi condición se me excluía en la universidad autónoma de Madrid de salir con mis pares los viernes o sábados por las noches? ¿Por qué se me argumentaba que no querían “por mi enfermedad” o “por tener un cerebro muy diferente” o “porque no me gustaría el plan” aunque yo no decidiese si quería ir que yo no tenía el mismo derecho que mis compañeros de biología de hacer amigos y de disfrutar de la noche madrileña?

¿Qué se pretendía cuando se me hacía estar, para mi desesperación, fin de semana tras fin de semana escuchando excusas baratas de mis compañeros sobre que no van a salir cuando yo podía ver perfectamente que ellos habían quedado entre ellos a mis espaldas y me han discriminado?

¿Quién tiene los arrestos para decirle a un neurotípico homosexual que no salga con ellos porque es un enfermo o porque tiene un cerebro muy diferente?

Yo jamás escuché nunca en la universidad que privasen a un homosexual de amistad, apoyo y de salir con ellos, nunca fue discriminado sino apoyado, ¿no merecemos nosotros la misma consideración?

¿Por qué para esta vocal vecina de ese partido que no voy a nombrar merecen más consideración los homosexuales que nosotros?

¿Por qué hay que hacer política por su igualdad y por nosotros no?

¿Molestaba yo en ese partido al igual que en la facultad de biología?

¿Por qué yo no puedo luchar la igualdad para mi colectivo, por qué tenemos que estar en las sombras mientras otros salen a exhibirse el día del orgullo LGTB?

El 18 de junio es el día del orgullo autista ¿a alguien le importa?

¿Somos realmente menos personas que los homosexuales? ¿Cuántas personas nacidas de 1990 para atrás están en el espectro y no están diagnosticadas?

¿Por qué a ellos les empodera en su orgullo y a nosotros se nos reduce a enfermos?

¿Por qué esta vocal vecina me llama “minusválido”, valemos nosotros menos que esta mujer, somos “menos válidos”? ¿Acaso he sido homófobo, he tratado con menosprecio a alguna persona del colectivo LGTB o le he apartado como han hecho conmigo?

¿Por qué estos partidos salen el 28 de junio y no el 2 de abril o el 18 de febrero?

Las respuestas no quedan muy lejos de la imaginación, hay colectivos que dan dinero y colectivos que no, colectivos con los que se puede hacer marketing y colectivos que no, colectivos con los que se cree que se puede sacar un buen número de votos y colectivos con los que no.

Por ello, la ideología de esta vocal vecina es una auténtica basura, y de vergüenza. Así que sentí, volví a mi casa, y llorando partí mi carnet del partido en dos.

¿Qué podemos hacer?

40 vistas0 comentarios

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com