Manual de reconocimiento del depredador emocional para un TEA II




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / 19/09/2020, Madrid, España

Fotografía: Pixabay


La siguiente parte del manual de reconocimiento del depredador emocional para un TEA radica en conocer sus tipos, junto a sus semejanzas y diferencias entre todos ellos, evitando sufrir un fatal destino al caer en las garras de estos seres.

Conocer la naturaleza de un depredador emocional es un paso básico para poder empezar a plantar cara al abuso narcisista, sociópata o psicopático, especialmente para los TEA, personas que pertenecen a uno de los colectivos más vulnerables por parte de la sociedad, y… por ende, uno de los blancos más preferidos de estos seres, pese a que, afortunadamente, no sea el más preferido con diferencia, habiendo también otras clases de perfiles de víctimas que tienen más preferencia que un TEA.

Por supuesto, es mejor empezar a dar ese paso básico a no hacer nada y ser esclavo de la victimización, retroalimentando emociones negativas como lo es el odio, la ira, el rencor y la rabia, los sentimientos originarios de estos vampiros emocionales.

Sin embargo, conocer de forma básica lo que es un depredador no basta para plantar al abuso. Hay que conocer más detalles de estos seres ya que el objetivo de todo esto es tanto tener las herramientas necesarias para evitar ser devastados por estos seres perversos como aportar a los demás el conocimiento que se obtiene al tener esas defensas para evitar que estos mismos seres llenos de rencor y odio se dediquen a hacer el mal donde sea y como sea. Pues el elemento más básico que todo TEA debe saber es que cualquier persona caracterizada como un depredador emocional es un adicto a las emociones negativas de los demás. Es decir, seducen a sus víctimas para, poco a poco, devaluarlas, denigrarlas hasta que, en un momento determinado, deciden destruirlas con toda clase de descargas verbales malignas (Amenazas, chantajes emocionales, atacando de forma hiriente a su víctima, etc.) para así, mediante el proceso de despersonalización que les espera a todas las víctimas de estos seres que no han podido salir de las garras del abusador, obtener esa sensación de ser un ser superior cuyos derechos ante toda la humanidad no tienen límites. Es decir, se ven ante los demás como dioses en el cual, pueden hacer lo que les dé la gana sin que nadie les diga nada, estando en su derecho de destruir a quienes se opongan a sus más perversos planes, desatando venganzas crueles y despiadadas que tiene como propósito retroalimentar esa sensación de superioridad absoluta ante los demás.


En este caso, mi labor reside en enseñar los tipos de depredadores en el cual, como punto introductorio, no todos van a actuar de igual forma, no todos van a pensar de igual forma y no todos van a ver las cosas de igual forma.

Lo que sí puede decirse que todos ellos, sin excepción, carecen de empatía, son mitómanos en potencia, manipulan a todo su entorno para que todos estén bajo su posesión, y… por lo tanto, son capaces de engañar en gran medida a los demás para poder salirse con la suya. Así pues, comenzaré a hablar de los tipos de depredadores emocionales que hay, con sus puntos característicos.

1. El narcisista: El narcisista, refiriéndose en este caso al narcisista patológico, es una especie de enano mental en el cual, aunque puede actuar como un adulto bien maduro y desarrollado, a nivel emocional es como si fuera un crío de cinco años, lo que lo convierte en un ser obsesivo que desea que todos lo alaben y lo idolatren como una deidad a la que todos le deben pleitesía de forma ciega y fanática. Cabe destacar que, detrás de esa actitud arrogante y soberbia, se esconde un niño que fue maltratado de forma muy temprana en su infancia. Es decir, el narcisista se crea una fachada que tiene como propósito cubrir esa herida emocional que, o bien ha sido producto de una educación sin límites, habiendo a su vez abandono emocional en él, o bien ha sido producto de un entorno megatóxico en el sentido de que sus progenitores, porqué sí, lo expusieron a uno en el que la crítica al chaval haya sido tan continua y tan destructiva que, de una forma u otra, no consiguió complacer a estos seres vacíos, siendo esto generalmente causado por progenitores narcisistas… o peor aún, de psicópatas. A eso último se le incluye el maltrato psicológico y emocional hacia él mismo que tenía como propósito convertir al propio sujeto en un saco de boxeo en el cual, dichos progenitores se saciaban, asegurándose siempre de que él no sería nunca feliz. En cualquiera de los casos, ambos orígenes de estos seres perversos son completamente dependientes tanto de las personas como de las reacciones emocionales y de la atención de los demás. A la hora de hablar de narcisistas, se le denomina combustible o suplemento narcisista a aquellas reacciones emocionales que provocan a los demás, siempre con el propósito de huir de ese vacío emocional que ellos tienen, siendo un vacío sin fondo el que ellos tienen, para así no cargar con los traumas y las hipercríticas y/o los eventos que desencadenaron en ellos la ausencia absoluta del amor incondicional que ellos precisan. Así pues, puede decirse que, un narcisista es alguien que, teniendo una apariencia muy parecida a la de un neurotípico o el de un TEA, como se comentaba antes, tiene una edad emocional de unos cinco años, ansía por encima de todo buscar el amor incondicional que este no pudo tener en sus progenitores en los demás, siempre con el propósito de recibir ese amor incondicional que este no tuvo, interpretándolo siempre como que él, para recibir eso que busca por encima de todo, todos deben tratar a él mismo como a un dios al que deben adorarlo de forma incondicional, viéndose como el poseedor todos los derechos que este no tuvo (O que, si los tuvo, simplemente no se le puso límites) para así poder desatar toda esa necesidad de actuar que tiene como propósito acallar toda clase de hipercrítica que lo deja traumatizado debido a su herida emocional de la infancia. Por ese mismo motivo, son seres que:

· Llevan muy mal lo que es la culpabilidad por considerarlo tanto como humillación como sumisión, no queriendo llevar a cabo la responsabilidad de sus actos.

· No pueden vivir de forma solitaria ya que precisan de víctimas para así poder sustanciarse tanto psíquica como emocionalmente. Pues sin sus víctimas, se vuelven agónicos y melancólicos.

· Ante una crítica de cualquier tipo lo consideran como una agresión a su vida que puede incitar a la muerte, siendo muy violentos y agresivos en ese aspecto.

· Debido a la naturaleza que les corresponde, son tremendamente envidiosas de todo el prójimo en todos los aspectos (Siendo en especial el aspecto emocional y a nivel de personalidad) ya que estos están en una necesidad extrema de estar por encima de los demás, siendo un perfil muy tóxico en el cual, no permite que nadie tenga un crecimiento que le haga sombra.

· No respetan los límites de los demás, considerando los límites como un desafío a su yo grandioso, pudiendo resultar en seres muy peligrosos si no se les detiene a tiempo.

2. Sociópatas: El sociópata es un perfil que, como con el narcisista, este también se hace. Sin embargo, los orígenes de un sociópata son más oscuros que los de un narcisista ya que el narcisista, aunque también tiene una herida emocional, la del sociópata se hace generalmente expuestas a un grado de violencia que destroza la psique del sujeto en sí. Es decir, ha sido expuesto a violencia física en la familia, a agresividad verbal, psicológica o emocional mucho más grave que en el del narcisista. También otra posibilidad que se puede dar en el caso del sociópata es que él, en cualquier momento de su vida, ha estado en un entorno muy hostil o peligroso, como lo es por ejemplo una pandilla o banda callejera que le ha incitado a hacer el mal, habiéndose aferrado más a esos valores tóxicos de esos entornos nocivos que en su familia. En cualquiera de los casos, el sociópata es un perfil más peligroso que el narcisista ya que él, como tal, hará el mal como una forma de imponer el poder y el control. Es decir, podrá asaltar a quien se le cruce en la calle, podrán cometer delitos que, de por sí, son serios, tendrán generalmente problemas con la autoridad, y… por lo tanto, son personas las cuales, solo podrán encajar con gente muy similar a ellos mismos. Los sociópatas, como depredadores emocionales, no necesitan la atención constante ni las reacciones emocionales que los narcisistas precisan para estar en el mundo real ya que ellos, al contrario que ellos, realmente pueden hacer el mal sin importarles lo mismo lo que los demás piensen de ellos. Por supuesto, estos seres pueden ser también igual de adictos que los narcisistas al combustible o suplemento narcisista debido a que los sociópatas, en la práctica, son también narcisistas, y… por ende, les encanta que la gente esté pendiente de ellos a la hora de hacer el mal. Lo que pasa es que el sociópata, si hace el mal, es porqué le apasiona, le encanta, le hace brillar como persona, y lo hace de una forma tan impulsiva y descontrolada que son una verdadera amenaza para la sociedad en la que se está. Por ese mismo motivo, la mayor pasión del sociópata es generar caos en todos sus adversarios para verse como un ser poderoso al que no se le debe ignorar ni olvidar.

3. Psicópata: El depredador más peligroso que pueda haber conocido la humanidad es el psicópata. Ni el narcisista ni el sociópata juntos pueden hacer frente a este depredador, que se le puede considerar tanto como el rey de los depredadores como un cazador en prácticamente todos los sentidos. El psicópata, como depredador, generalmente se dice que nace en base a una deformidad que tiene en la amígdala cerebral, lo que hace que este, desde el día 1 en el que nace, se convierta en un hijo problemático que pueda incluso dañar a otros bebés nada más al estar cerca de ellos. Lo peor de todo es que ellos, al nacer, no conocen lo que es la tristeza, el enfado, la alegría, la sonrisa… tan solo son un recipiente de odio, rencor, ira y rabia del que es producto de la desconexión emocional que ellos tienen. Por eso mismo, están condenados de forma eterna a ser así ya que, hasta ahora, no existe cura alguna para la psicopatía. Debido a que no hay cura para la psicopatía, lo que sucede es que ellos, cuando son niños, pueden empezar sus vidas trazando toda clase de planes perversos y crueles a quien sea y como sea. Todo eso que hace el psicópata, es producto de que su cerebro visceral o instintivo (Que es la parte donde la persona desarrolla sus instintos, ya sea para saciar su apetito de alimento, para huir de un peligro o para reproducir sexualmente con los miembros del otro género) se desarrolle de una forma mucho más eficaz y certera que la de una persona normal, causando que estos seres estén todos los días maquinando planes ya que ellos se mueven exclusivamente por objetivos. Si un psicópata no tiene objetivos, su vida carece de sentido. Por supuesto, los objetivos de un psicópata nunca serán unos en el cual, se pueda conseguir de la mañana a la noche, como lo es por ejemplo ir a comprar el pan en una panadería o pedir un paquete de cigarros en un estanco. Los objetivos del psicópata son mucho más ambiciosos y perversos, deseando por encima de todo estar en lo más alto para que todos lo teman como el hombre más peligroso ya que el psicópata, al contrario que el narcisista o sociópata, son temiblemente calculadores (Es decir, calculan con una precisión maligna los objetivos a hacer, siempre independientemente de lo que le pase a su alrededor), saben muy bien lo que hacen, no les hiela la sangre al destruir a sus víctimas, y… por lo tanto, son tan territoriales y dominantes que consideran el mundo como un coto en el cual, todos los seres humanos son gacelas en el cual, el propio psicópata se ve como el cazador en el que tiene derecho a hacer lo que le de la gana sin importar la ética, moral, leyes y cualquier cosa que implique poner límites a los psicópatas. Como son seres que, ya comenzando en la edad adulta, han tenido un historial muy oscuro de acoso hacia los demás, no es de extrañar que estos acudan a víctimas que les puedan aportar un gran beneficio, como lo es por ejemplo unos bienes materiales específicos, una ganancia económica a tener muy en cuenta, explotar a alguien que sea muy atractivo físicamente para poder saciarse sexualmente, junto con un largo etcétera de cosas en el cual, haga de estos seres como los más temidos y destructivos de la raza humana. De hecho, si lo peor es que ellos son temidos por razones más que obvias, a los psicópatas les interesa ser temidos ya que son ellos los mayores creyentes de que el mundo es un combate en el que siempre hay que ganar, actuando siempre como los jefes de las tribus bárbaras en el cual, gobiernan a las tribus que estos dominan mediante una fuerza bruta y una brutalidad sin igual. Como punto final de esto, existen dos tipos de psicópatas que son:

· Los psicópatas integrados: Que son unos psicópatas que se han adaptado a la sociedad, pero que siempre explotan los vacíos legales para hacer lo que les dé la gana, deseando en el fondo tener a la sociedad en su completa disposición para verse como dioses de carácter tiránicos entre los mortales a los que estos los consideran como sus esclavos.


· Los psicópatas criminales o no integrados: Que son unos psicópatas caracterizados por ser los más peligrosos de la faz de la tierra al no verse limitados por nada. Aunque, afortunadamente, muchos de ellos están en las cárceles, siendo los que están en el código penal, hay de otros en el cual, pese a actuar como los integrados, pueden ser verdaderamente asesinos seriales.

Cuando un TEA empiece a leer esto, es posible que se dé cuenta de que al menos una persona que éste conoce, siendo muy seguro que haya abusado de él o ella, pertenece a uno de estos perfiles. Esto no significa que todos los perfiles tóxicos tengan que tener un trastorno de la personalidad como lo es el Trastorno de la Personalidad Narcisista o el Trastorno de la Personalidad Antisocial. De hecho, es incluso posible toparse con TEAs que, habiendo sido corrompidos por estos depredadores, hagan el mal por quedar bien ante estos seres, pese a que no sean conscientes (Y ni les interesa a los depredadores que lo sean) de que estos pueden ser tan usados y tirados como cualquier cosa que ellos tengan a su alcance. Sin embargo, dejando de lado ciertos elementos que pueden ser más una excepción que una regla, las personalidades más tóxicas y nocivas son las que pertenecen al colectivo de los depredadores emocionales. Es decir, narcisistas, sociópatas y psicópatas.

En cualquier caso, el mayor consejo que puede hacer un TEA ante estos vampiros emocionales es correr y huir de ellos siempre que les sea posible. Es decir, que no haya nada que exija un compromiso como lo es un trabajo o un proyecto laboral, incluyendo dentro de esa posibilidad que un TEA haya engendrado un hijo con un narcisista, sociópata o psicópata, siendo uno de los peores destinos que le puede pasar tanto a un TEA como a otra persona ya que ahí, el depredador, puede explotar a los hijos para causar daños en ella, sustanciándose del dolor y del sufrimiento ajeno.

El principal motivo por el que hay que huir de un depredador emocional es que ellos no dialogan. Es decir, ellos, consideran las interacciones como un duelo en el que siempre hay que ganar, siempre. Por eso mismo, manipulan, engañan, tergiversan, someten y controlan todo lo que esté en su camino ya que ellos, además de no ser recíprocos por esa desconexión emocional de la que se caracterizan, para estos seres perversos, la empatía, la reciprocidad y la generosidad no son más que elementos despectivos los cuales, lo consideran como sumisión, y los depredadores emocionales, en la vida, van siempre con la mente de ser los dominantes en todas las relaciones de cualquier tipo, incluso en los entornos privados donde se hable de ellos, siendo estos seres extremadamente paranoicos y obsesivos con la opinión de estos seres.


Para ellos, la victoria no es una cuestión de haber conseguido un logro que llena a uno mismo de alegría y felicidad. Para ellos, destruir las vidas de alguien es una cuestión de supervivencia. Estar en lo más alto es una cuestión de supervivencia. Traer el caos para evitar que el depredador sea apuñalado por los suyos es también una cuestión de supervivencia. Viven todo tal y como si lo único que importase es la supervivencia de uno mismo. Esto es una completa anatema para un TEA, y el TEA, si se topa con algo así, aunque tenga un amigo común con el vampiro emocional, lo que tiene que hacer es huir de él antes de que el depredador se dé cuenta de que él es un banquete muy delicioso del que explotarlo al máximo para poder huir del vacío emocional que ellos tienen.

Por último, hay que huir de estos depredadores ya que, si uno de estos huele las debilidades del TEA, aunque sea uno solo, si con su destrucción consigue saciarse de placer y de una “sanación” que exige en extremo por el vacío emocional que estos tienen, no dudarán en perseguirlo de forma obsesiva hasta conseguir su objetivo. Pues un depredador emocional es un cazador, y… un cazador, cuando ve a su presa, no se detendrá hasta dar caza a ella, cosa de la que, por supuesto, se dará un festín de sensaciones fuertes en plan humillar, hacerla sufrir y causar dolor en extremo para poder tener una sensación de que su vida es “justa” cuando en realidad el depredador emocional es un esclavo de las reacciones emocionales negativas de sus presas, haciendo que el depredador emocional sea una persona extremadamente en espíritu, queriendo solventa esa pobreza de espíritu en base a traer el sufrimiento a todo el prójimo para así poder autoproclamar su superioridad absoluta. Y, para todos los TEA que crean que esto es cobardía, huir de un depredador emocional no es cobardía. Es ser sensato, es ser inteligente y es saber medir sus limitaciones ante alguien que está las 24 horas del día manipulando, engañando, maquinando, tergiversando, planeando para poder cumplir sus más perversos objetivos. De hecho, es mejor quedar como “cobarde” y poder estar sano y salvo de él que luchar como los “valientes” y sufrir toda clase de heridas emocionales las cuales, las ha planeado estos depredadores para poder saciarse a modo de banquete con el sufrimiento de la otra persona. Esto hace que el sistema de placer de estos seres sea completamente distinto tanto al de un TEA como el de un neurotípico medianamente normal. También lo es tanto su lógica y su forma de pensar, lo que provoca que los depredadores emocionales, aunque tengan apariencia de ser un ser humano normal y corriente, no se les considere como seres humanos al carecer de conciencia, emociones y sentimientos, siendo casi todos ellos predecibles una vez que se les descubre.

Entradas Recientes

Ver todo
 
<