Manual de reconocimiento del depredador emocional para un TEA III




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / Madrid, España, 23/09/2020

Fotografía: Pixabay


Saber las motivaciones de un depredador emocional de hacer la vida imposible a un TEA es tan importante que, tanto el TEA como los neurotípicos que sean de fiar para él, deben saber sus movimientos para evitar sus más severas consecuencias.

Uno de los puntos en el cual, todo TEA y todo TEActivista debe saber es que los depredadores emocionales, consideran a los propios TEA como un manjar de la más alta calidad a la hora de llevar a cabo sus depredaciones emocionales. Pues los motivos son los siguientes:

Motivo nº 1: sus dificultades en el desarrollo social y menor intuición e instinto

Los TEA, en general, se caracterizan por sus dificultades tanto en el desarrollo social y del lenguaje como de una menor intuición en el cual, no les permite percibir el lenguaje no escrito. Esto es justamente lo contrario en los depredadores emocionales. Pues ellos mismos, además de tener un desarrollo social muy avanzado, tienen a su vez una intuición y un instinto un tanto temibles que, lo primero que hacen antes de conocer a alguien es estudiar perversamente sus debilidades. Pues ellos tienen mente de cazador, y… si perciben en el TEA que, para sus habilidades de agresión, denigración, devaluación y descarte o rechazo, es muy fácil hacerlo, no dudará en usar a él como un verdadero saco de boxeo, no permitiendo al TEA conocer cuales son las verdaderas causas de ser abusado, ya que para el depredador emocional, lo que le interesa del TEA es explotarlo al máximo, llevando a cabo actos de desprecio extremo en el cual, pueda proyectar el odio sin fin y la rabia y la ira que hay en su interior para poder sentirse mucho mejor.

Lo peor de que las víctimas sean TEA es que los depredadores, si lo consideran oportuno, pueden incluso no hacer un love bombing o bombardeo amoroso (Implica fingir a la víctima de que él quiere a la propia víctima) a ellos para, directamente, atacarles directamente.

Si el depredador emocional es consciente de que el TEA necesita ayudas especiales, él no dudará en usar de la forma más cruel y despiadada sus puntos débiles para poder sentirse mejor, siempre tergiversando las cosas a su favor. Además, puede hasta manipular a todo su entorno para que vean al TEA como el verdadero problema de todo, pudiendo hasta recurrir a falsos mitos de los autistas con el propósito de ver a esta persona, no solo humillada, hundida y destrozada. También les interesa a los depredadores emocionales que el rechazo hacia el TEA sea espectacular, hasta el punto de que el propio vampiro, con todas las emociones negativas que este desate, pueda, hasta que se le acabe la fiesta, actuar de forma normal tal y como si él fuera una persona normal mientras que el TEA es el inestable, el “antisocial”, el irascible, etc., siendo todo esto producto de las habilidades manipulativas que tiene el depredador con el propósito de que él, “absorba” los puntos positivos del TEA mientras que el TEA sea el que reciba todo lo peor del propio depredador emocional.

Si a esto se le añade un posible suicidio del TEA que ha sido víctima, el ego del depredador emocional va por las nubes, pudiendo mantener todo ese combustible narcisista que ha podido saciar del TEA que se ha suicidado durante días o semanas, llegando al extremo de mantener todo eso durante meses.

Las consecuencias de que un depredador emocional llegue a devastar al extremo a un TEA es que el propio depredador, cuando se relacione con otras personas, sean o no TEA, con todo lo aprendido en el TEA que ha sido víctima, podrá llevar a cabo manipulaciones mucho más certeras y severas, causando, para dar un ejemplo, un embarazo forzoso a su pareja (O que, si el depredador emocional pertenece al género opuesto, chantajear a su pareja para tener descendencia) con el objetivo de humillar a su hijo o hija para poder causar un daño igual o incluso superior a la víctima TEA; arruinar a un amigo o a su pareja de forma económica para que él se haga cargo de sus deudas mientras que él se lleva todo el botín, destrozando su vida con deudas imposibles de pagar; convencer a alguien de hacer algo malo en su nombre, y siempre mediante la manipulación, para que la otra persona se haga con toda la responsabilidad y el salir impune de la situación; causar la discordia en un grupo de trabajo para dar la razón a él de algo que no ha hecho… o que incluso, si este lo ha hecho, se lo atribuye a otro para verse como el que tiene la razón en todo para tener el poder y el control en la empresa; todo eso… siempre para poder seguir soñando en la nube de que él es un dios cuyos derechos no tienen límites y que, por ello, deben estar permanentemente en esa nube ya que, como se comentó antes, son verdaderos adictos a las sensaciones fuertes, incluyendo el causar las emociones negativas en los demás para verse a sí mismos como seres superiores.

Motivo nº 2: los TEA son un colectivo minoritario… y vulnerable

Ser un colectivo minoritario, no necesariamente debería ser motivo de ser considerado como un colectivo vulnerable sino fuera porqué los depredadores emocionales cazan como hienas sedientas de carne y sangre a los TEA tal y como si tuviera que ser el pan de cada día. Por ese mismo motivo, los propios depredadores emocionales aprovecharán al máximo el hecho de que los TEA sean tanto un colectivo minoritario como vulnerable para así poder aprender a destruir a otras víctimas que no tengan los mismos problemas que los TEA, siempre con el objetivo de obtener ganancias mucho mayores que el de simplemente verse como seres superiores.

De hecho, a los depredadores emocionales les interesa que los colectivos minoritarios, como los TEA, sean tanto excluidos como no tenidos en cuenta por la sociedad para, ya no solo destruir a ellos como les apetece dado que los TEA, generalmente, son personas con pocos amigos. También les interesa dar una muy mala imagen a ellos, proyectando en los propios TEA sus carencias para que los depredadores emocionales pasen desapercibidos. Pues el desprecio que tienen por la debilidad no tiene igual, y los TEA, como son débiles en el sentido de tener defectos que beneficia en extremo a los narcisistas, sociópatas y psicópatas en sus depredaciones emocionales, echar a ese colectivo sus miserias es algo que los llena de una pasión tanto desenfrenada como cruel y vil.

Hay que tener en cuenta que, mitos como:

· Los autistas son incapaces de expresar o sentir afecto

· Son niños muy agresivos

· El autismo es consecuencia de la falta de afecto de los padres

· Carecen de empatía

· Los autistas no se relacionan con nadie


Son, en parte, consecuencia de que estos seres perversos han tenido el tiempo suficiente para proyectar en ellos sus mayores defectos para que estos no se hagan responsables de lo que estos hacen, viviendo en una nube en la que ellos son un dios al que hay que obedecerlo de forma ciega y fanática, pues…

· Los depredadores emocionales, SI son incapaces de expresar o sentir afecto debido a la desconexión emocional que ellos tienen por causa de una amígdala cerebral deforme que les impide poder conectarse emocionalmente tanto con los seres humanos como con el entorno.

· Los depredadores emocionales, SI son seres potencialmente agresivos. De hecho, los mayores criminales, aunque no todos, en gran medida son psicópatas potenciales que disfrutan imponiendo su voluntad con la fuerza de sus puños, y… en algunos casos, de las armas, siendo ellos un colectivo potencialmente peligroso.

· El surgimiento de los depredadores emocionales, exceptuando en el caso de la psicopatía, SI es producto de la falta de afecto de los padres. Pues los narcisistas son seres que les ha marcado de por vida un trauma que les es imposible de olvidar, aunque luego de cara al futuro no se acuerden de todos los detalles. El sociópata, por otra parte, tiene una herida emocional en base a un entorno muy violento en el que la violencia física, la agresividad verbal de carácter severa, el alcoholismo, junto con otros entornos violentos, son los que han causado que esa misma persona se vuelva tan violenta como lo es el psicópata, pero teniendo una afinidad enfermiza a hacer el mal.

· Los depredadores emocionales, SI carecen de empatía. La causa de todo esto es su desconexión emocional con todo el mundo. Pues para tener empatía, hace falta conectarse emocionalmente con los demás, y… por ende, como los narcisistas, sociópatas y psicópatas no muestran la más mínima empatía ni el menor remordimiento con nadie, son ellos quienes, incluso, se ven orgullosos de actuar así al vivir en esa nube de éxito ilimitado en el cual, sus derechos son infinitos.

· Los depredadores emocionales… bueno, aquí hay que tener en claro una cosa, y es lo siguiente. Los depredadores emocionales, lo que es relacionar, relacionar… se puede decir que sí, lo hacen. Pero no lo hacen de forma normal. En su lugar, lo que ellos hacen, y al no reconocer al resto de la humanidad como seres igualitarios a él (Es decir, ellos ven a las otras personas como meros objetos, teniendo para ellos el mismo valor una persona que una silla), lo que hacen es seducir a sus víctimas a modo de bombardeo amoroso (También llamado love bombing) para así hacerles creer que están relacionándose con alguien maravilloso y perfecto. Sin embargo, sin esas técnicas de manipulación de las que hablaré más adelante, ellos mismos, como personas, NO se relacionan con nadie. O no al menos si no hay un beneficio de por medio. Pues ellos consideran las relaciones como un combate en el que siempre hay que ganar ya que lo consideran como una cuestión de vida o muerte, considerando la victoria como una cuestión de poder y control infinitos mientras que la derrota lo consideran como una humillación que, incluso, merece ser castigada con la muerte o con la exclusión de la sociedad. Esa forma de interactuar tan demencial de estos seres se debe a que ellos consideran el mundo como una gran selva en el que lo único que impera en ellos es la ley del más fuerte. Es decir, el más agresivo, el más brutal, el más cruel, el más violento, el más fuerte, el más poderoso, junto con otros valores como el ser más espabilado, más rápido y más astuto… son quienes merecen vivir. En cambio, aquellas personas que no cumplen con esos estándares, tienen como destino ser destruidos de la forma más vil y despiadada posible para así poder alimentar su ego de las mil y una formas, haciendo que estos seres perversos sean verdaderamente peligrosos para la sociedad.


Motivo nº 3: El significado de la palabra autista para la población ignorante

No hay que olvidar que, para la sociedad en la que se está, una de la que, por supuesto, es considerada como narcisista al tener como “valores” el hedonismo, la decadencia y la necesidad extrema de resolverlo todo mediante una impulsividad temeraria, la palabra autista implica:

· Ser asociable (no antisocial, pues ser antisocial implica estar en contra de la sociedad)

· Huraño

· Que está exclusivamente en su mundo pasando de la sociedad

· Que no le interesa relacionarse con los demás

· No es un poseedor de muchos amigos

Lógicamente, esa definición de ser autista, junto con otros elementos, no es lo que debería ser considerado como tal. Esa es más bien la definición impuesta por la sociedad ignorante, una definición que tiene como propósito no perder el tiempo con los TEA para así estar con la gente “más normal”.

Esto, para los depredadores emocionales, les encanta que los TEA sean vistos como gente huraña, asocial, que vivan en su mundo y que no estén prestando atención a los que le rodea debido a que, de esa forma, los narcisistas, sociópatas y psicópatas tienen mucho más tiempo para llevar a cabo verdaderas crueldades que impliquen una indignación que los marquen de por vida. Eso es una gran cantidad de combustible o suplemento narcisista que los permite mantener durante mucho más tiempo que al llevar a cabo una depredación emocional a una persona neurotípica ya que, uno de los principales motivos de ello es que los TEA intensifican mucho más las emociones, convirtiéndolo en uno de los blancos favoritos a la hora de depredar a los demás.

Adicionalmente, los depredadores emocionales, pretenden llevar a cabo todo lo contrario a ser “autista” según la sociedad ignorante. Es decir, procuran alardear de sus logros, intentan verse como personas muy activas socialmente en el sentido de ser los más demandados por la sociedad, aspiran a llevar las riendas de las relaciones para así hacer ver a los demás que son los dominantes, festejan de tener muchos amigos… todo ello para generar heridas emocionales que sean tremendamente grandes a los TEA para así poder sostenerse en el mundo real.

Y sí, para un depredador emocional, un TEA que, por ejemplo, tiene ganas de suicidarse por todo el abuso sufrido por estos seres perversos, es tanto un gran alivio como una gran dosis de combustible o de suplemento narcisista que le permite sustentarse para no verse como los seres miserables que son. Pues los mismos narcisistas, sociópatas y psicópatas saben que son un verdadero fraude. Lo saben, lo saben de sobra. Simplemente, quieren evadir sus responsabilidades a gente vulnerable y sensible como son los TEA para así no tener que cargar con el peso de sus actos, queriendo vivir en la nube de perfección absoluta donde sus derechos no tienen límites.

De hecho, el verdadero objetivo de todo esto es arrastrar a todo el mundo a su pobreza emocional para que las personas que rodeen al propio depredador tengan su propia visión del mundo como la verdad absoluta de toda. Es decir, una visión tan oscura y despiadada que considera el mundo como una selva en el que el más fuerte, el más violento, el más agresivo y el más brutal sea quien pueda vivir, mientras que el más débil está condenado a sufrir todos los abusos sin que nadie les diga nada, mostrándose excesivamente competitivos y agresivos si estos sufren consecuencias, viviendo en un torbellino de conflictos que no tiene fin. Pues eso es lo que les calma a los propios depredadores, que todos estén pasándolo muy mal para que ellos se sientan bien, teniendo una preferencia muy especial por la gente débil, como lo es el TEA.

Motivo nº 4: la inocencia de los TEA

Y, por último, la inocencia de los TEA los convierte en un blanco delicioso para estos depredadores. Pues ellos piensan que la inocencia es sinónimo de debilidad, causando que los narcisistas, sociópatas y psicópatas se relacionen con gente igual de abusiva para así formar grupos a modo de clanes o manada en el que se miden con los otros grupos en base a lo abusivos, competitivos y conflictivos que son.

Pues el principal motivo de todo esto es que consideran la inocencia como un elemento de debilidad que debe ser erradicado. También desprecian en extremo lo que es la reciprocidad dado que los depredadores, por naturaleza, son excesivamente desconfiados e inseguros tanto consigo mismos como con los demás, estando solo con los demás, simplemente para tener peones con el propósito de someter y controlar al que se encuentre en su camino.

De hecho, el motivo por el que estos seres malignos desprecian la inocencia es que, en el caso de los narcisistas y los sociópatas, al tener la herida emocional de carácter permanente, ellos creen que la inocencia no es más que un engaño que les expone a más abuso y maltrato. El psicópata, en cambio, al tener una gran vulnerabilidad al no tener a nadie en su propio mundo debido a su desconexión emocional obtenida de forma innata al nacer, al sentir de forma extrema esa soledad en sí mismo, creen que la inocencia no es más que un engaño para poder estar solos. Esto hace que los tres perfiles, si tienen la oportunidad, de destruir por completo al TEA tanto psicológicamente como emocionalmente, pudiendo recurrir a la violencia física si la situación lo exige, para así darse un banquete de combustible o suplemento narcisista en base a una gran descarga de emociones negativas desatadas por el TEA para así poder sentir ese placer y alivio del que tanto precisan.

Para un depredador emocional, todo se resuelve dándolo todo por hecho. ¿Y como se resuelve eso según ellos? Pues no diciendo nada, intuyéndolo todo, que la gente se mueva exclusivamente por meros instintos para que todos estén a su nivel, y siempre viéndose el propio depredador emocional como el ganador de ese perverso juego al que quiere someter a todos y cada uno de ellos.

No hay que olvidar, aun así, que…

Huir de los depredadores emocionales es fundamental para poder proceder a la recuperación y/o al empoderamiento, siendo esto muy necesario para un TEA con el propósito de que este no vuelva a tener el vínculo traumático que este tiene con estos seres perversos.

También es necesario, cuando pase un tiempo determinado, avisar a las personas sobre la existencia del abusador, siempre que estos tengan conocimientos del Trastorno de la Personalidad Narcisista y del Trastorno de la Personalidad Antisocial debido a que la gente, si no se ha expuesto al abuso narcisista o psicopático, muy raramente lo entenderán, haciendo que estos victimicen a la víctima de ser una exagerada y una paranoica, pudiendo dar la razón al depredador emocional, cosa de la que precisan en todo momento los depredadores, tener la razón para así sentir que tienen el poder y el control de todos y cada uno de los elementos que los rodea, viéndose como reyes tiránicos de las tribus bárbaras que tienen como objetivo que el resto de la humanidad se arrodille ante estos mismos seres perversos.

Y, por supuesto, cosa de la que voy a tratar en otro tema, reside en dar consejos tanto a los TEA como a los TEActivistas la forma de evitar dar combustible o suplemento narcisista a estos vampiros emocionales.

Entradas Recientes

Ver todo

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com