Nada que demostrar, sólo orientación y formación




ANTONIO LOPEZ

Fuente: Autismo en Vivo | 14/09/2021

Fotografía: Pixabay.com



A veces se duda de la validez de los Asperger para integrarse en la sociedad y en el mercado laboral. Pero hay evidencias sobradas de su valor. Sólo necesitan una orientación y formación especial.


Como pasa con todos los que son diferentes, el encaje de los Asperger en el mercado laboral nos resulta más difícil. En la medida que el autismo se considera una discapacidad, incluso en los casos de alto funcionamiento, el mercado laboral reservado para las personas con discapacidad muy pocas veces contempla el caso del autismo, y lo meten en el saco de los discapacitados intelectuales. Craso error, por no decir que resulta humillante en muchos casos.


Aquí hay que distinguir, obviamente, las personas según su nivel de capacidad intelectual, en función del cual pueden encajar en unos u otros tipos de trabajo. Los Asperger se pueden considerar discapacitados en cierto modo para las tareas que requieren habilidades sociales, si bien estas habilidades se pueden desarrollar con el tiempo. He conocido personas Asperger que pueden estar charlando muy persuasivamente con un cliente, entendiendo y aplicando las estrategias de venta como harían los mejores vendedores. Simplemente es algo que hay que aprender y entrenar, algo que no tendrán como habilidad innata y que por lo tanto les requerirá más esfuerzo que a los demás. Esta es la gran diferencia.


Lo principal que necesitan los Asperger de medio y alto funcionamiento es una formación específica en habilidades sociales y una mejor orientación, ya que su encaje en el mercado laboral es mucho más limitado por lo general. Realmente, esto es aplicable a muchos neuro-típicos, pero los Asperger necesitan más y un conocimiento específico del formador acerca de su condición.


El tema es que se trata en muchas ocasiones de personas con un buen potencial, que sin embargo resulta más difícil de explotar porque ellos mismos no saben bien para que sirven, y si lo saben quizás no saben cómo conseguir el trabajo que quieren ni lo que necesitan aprender para conseguirlo, integrarse en el lugar de trabajo y dar el rendimiento necesario.


Es fundamental tratar a las personas con problemas especiales con lenguaje empoderador para subirles la autoestima y hacerles conscientes del valor de sus habilidades, en lugar de tratarlos como presuntos inútiles, como sucede demasiado frecuentemente. Esto es fatal para la autoestima, sobretodo de los más jóvenes, y puede dejar heridas y problemas psicológicos bastante difíciles de resolver. Tener apoyo de personas que les den confianza y experiencias iniciales que les suban su autoconcepto es clave para lanzarse al mercado de trabajo con probabilidades de éxito significativas.

25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo