https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

´Niñas con autismo que disimulan los síntomas: un ‘camuflaje’ que complica el diagnóstico


Jessica Lora, de 33 años, fotografiada el día 15 en Terrassa.Cortesía de Gianluca Battista



POR JESSICA MOUZO

Fuente: El País | 16/11/2022

Fotografía: Gianluca Battista



La creencia acerca del predominio de los hombres en la comunidad de personas con autismo se debe principalmente a la mayor dificultad en el diagnóstico de las mujeres


No hay dos trastornos del espectro autista (TEA) iguales. Parecidos, si acaso, pero variables en sintomatología y grado de severidad. Esta condición, que sufre el 1% de la población, afecta, sobre todo, a la comunicación e interacción social, aunque no siempre es fácil detectarla. De entrada, se presenta más en niños que en niñas, con una proporción de cuatro a una, pero los expertos sospechan que puede tratarse de una infradetección en el caso de las chicas.


Entre otras cosas, por el fenómeno del camuflaje: las niñas con casos más leves aprenden a enmascarar los síntomas —mejorando la comunicación no verbal, por ejemplo— para encajar socialmente, explican las especialistas consultadas. Esto provoca que su cuadro clínico pase más desapercibido y complica la detección. Para solventarlo, investigadores de la Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica están ultimando una herramienta de apoyo que evite falsos negativos en los diagnósticos.


Faltan niñas por detectar y la prevalencia cambiará, asegura Laura Gisbert, psiquiatra especializada en autismo del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. “Hay una prevalencia mayor de chicos, pero no tanto como pensábamos que era. La ratio es de cuatro a una y cambiará: será de tres a una. El trastorno por déficit de atención e hiperactividad también se diagnostica menos en niñas porque tienen una conducta menos disruptiva”, ejemplifica.


Los expertos apuntan que esta diversidad en la prevalencia del autismo se explica por varios motivos, como las diferencias de género en la manifestación de los síntomas y que las técnicas de evaluación se han diseñado y validado en muestras mayoritariamente masculinas y son más precisas en este colectivo. “En las mujeres, las competencias sociales pueden ser mejores y los comportamientos repetitivos, menos intensos [pasan más desapercibidas].


También hay un sesgo profesional porque, tradicionalmente, se ha considerado el TEA mayoritariamente masculino. Otras variables son las diferencias neurobiológicas, que las mujeres estén más protegidas ante el TEA”, enumera Cristina Hernández Layna, socióloga del área de Investigación y Transferencia del Conocimiento de Autismo España. El fenómeno del camuflaje es otra variable más que alienta esta brecha en el diagnóstico.

51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page