Niños con necesidades especiales, la educación on line divide a los que tienen medios y a los que no


Tamya Daly saluda a Jacob y a su madre, Cat, en la puerta de su casa con los suministros para la primera semana de escuela de Jacob. Cada estudiante recibe una carpeta personalizada con instrucciones para acceder a la web e iniciar sesión en las aplicaciones del aula. (Anna Almendrala)

POR ANNA ALMENDRALA

Fuente: Kaiser Health News | 16/09/2020

Fotografía: Anna Almendrala



ALHAMBRA, California. Es martes por la mañana, y la profesora Tamya Daly tiene su clase en línea jugando a un juego de abecedario. Los estudiantes escriben rápida e intensamente, con ocasionales gritos de emoción, en las pequeñas pizarras que dejó en sus casas el día anterior junto con libros para colorear, marcadores, Silly Putty y otros objetos de aprendizaje, todos los cuales creó o pagó con su propio dinero.

Dos de los siete niños de su clase combinada de tercero y quinto grado no estaban en casa cuando Daly llegó con las bolsas de regalo. Uno de ellos se las arregló para encontrar su propia tabla de escribir, gracias a un hermano mayor, pero el otro no puede encontrar un pedazo de papel en la casa de su padre. Ella se sienta en silencio mirando a sus compañeros en el Zoom durante media hora mientras Daly intenta inútilmente llamar la atención del padre. Tal vez el estudiante lleva auriculares; tal vez el padre está fuera de la habitación.

A medida que los niños regresan a la escuela por Internet en California y en gran parte de la nación, algunas de las disparidades que afectan a la educación se están ampliando. En lugar de asistir a la misma escuela con un acceso similar a los suministros y al tiempo de los maestros, los niños dependen directamente de los recursos de su hogar, desde el Wi-Fi y las computadoras, hasta el espacio de estudio y la orientación de los padres. Los padres que trabajan y son pobres o tienen menos educación, están en desventaja, al igual que sus hijos.

Daly enseña a los estudiantes de primaria con necesidades especiales. Los niños de su clase, que tienen una variedad de diagnósticos y discapacidades intelectuales, corren un riesgo aún mayor: no pueden trabajar de forma independiente y necesitan más instrucción práctica. "Cuanto menos estén recibiendo ese tipo de adaptaciones, más se quedarán atrás", dijo Allison Gandhi, directora general de educación especial de la organización sin fines de lucro American Institutes for Research.

Los educadores y las familias temen las devastadoras consecuencias a largo plazo de COVID-19 para los casi 800.000 niños de California que recibieron servicios de educación especial. Así que, a principios de agosto, el estado anunció que estaba desarrollando un proceso de solicitud de exención para las escuelas, incluso en los condados plagados de COVID, que quieren traer pequeños grupos de estos estudiantes para la educación en persona.

"Simplemente hay niños que nunca, nunca tendrán esa calidad de aprendizaje que todos deseamos fomentar en línea, sin importar el tipo de apoyo que proporcionemos, incluso si lo individualizamos", dijo el gobernador Gavin Newsom en una conferencia de prensa el 14 de agosto.

El aprendizaje en línea está interfiriendo con los programas de educación individualizada de los estudiantes, o IEP, acuerdos legales entre las familias, los distritos escolares y los especialistas que establecen objetivos académicos y de comportamiento para los estudiantes y los servicios a los que tienen derecho".

La brecha en la experiencia de aprendizaje en línea es muy visible en la clase de Daly, y el papel de los padres es crucial. Para los padres que no tienen que trabajar, la educación a distancia puede ser tensa y consumir mucho tiempo, pero se convierte en parte de una rutina diaria que hay que aguantar hasta que la pandemia cese. Para otros, la escolarización es una pesadilla inviable que agobia a los padres que ya están al límite de sus posibilidades.

La escuela comenzó el 12 de agosto. Para el quinto día, Daly sabía qué niños tenían el lujo de tener un padre que se quedara en casa y cuáles estaban siendo supervisados por sus hermanos mayores. Sabía qué estudiantes se esforzaban por conectarse a tiempo todos los días -un nuevo requisito del estado para todos los estudiantes virtuales- y cuáles necesitaban que se les recordara que debían desayunar antes de comenzar la clase.

También sabía, desde la primavera pasada, que la mayoría de los padres no podían imprimir las hojas de trabajo que había subido a Google Classroom. Sus impresoras estaban rotas, o la tinta de la impresora costaba demasiado, o no tenían impresoras. Para este semestre, estableció un horario todos los jueves para que los padres pasaran por la escuela y recogieran los paquetes de la semana siguiente.

Daly trabaja en la Escuela Primaria Emery Park en Alhambra, al este del centro de Los Ángeles, donde dos tercios de los estudiantes tuvieron la necesidad el curso pasado para los tiquets de comidas escolares gratuitas o a precio reducido. La escuela ha prestado cerca del 80% de los 434 estudiantes Chromebooks, porque no tenían computadoras en casa, dijo el director Jeremy Infranca.

Como la mayoría de las escuelas de California, Emery Park comenzó el año escolar en aulas virtuales, la opción más segura para un estado con una tasa de infección obstinadamente persistente. El distrito escolar de Alhambra aún no ha decidido si solicitará una exención para traer a los estudiantes con necesidades especiales de vuelta al campus. A Infranca y Daly les gustaría, si pueden asegurar el equipo de protección COVID-19 para ellos y sus estudiantes, y si las familias se sienten cómodas con él.

Mientras tanto, Daly está haciendo lo mejor para acomodar a sus familias, lo cual no es fácil. Los padres le han dicho que limite la instrucción de grupo en vivo a una hora al día, para no interferir con los horarios de cuidado de los niños o las necesidades de computadoras portátiles de otros niños en el hogar. Para compensar el tiempo reducido, Daly graba varios vídeos de 15 a 30 minutos de duración en los que explica el trabajo que hay que hacer y tiene previsto programar una sesión individual con cada niño una vez a la semana.

"Elijo ser positivo acerca de esta experiencia, y elijo comunicarme y hacer todo lo posible para llegar a los estudiantes y conectar con los padres y los miembros de la familia", dijo Daly. "Sólo necesitamos ser proactivos, y también un poco de paciencia".

Las familias tienen diferentes opiniones sobre si deben devolver a sus hijos a la escuela. A menudo depende más de la desesperación de la familia por el cuidado de los niños, que de la consideración de los riesgos de COVID-19.

Cat Lee, de 44 años, estaba nerviosa al principio, cuando se dio cuenta de que tenía que asumir la mayor parte de la enseñanza práctica de su hijo, Jacob, un alumno de quinto grado de la clase de Daly.

"Me pregunté si yo también podría enseñarle y si él podría aprenderlo", dijo.

Lee es una ama de casa, y hasta ahora ha sido capaz de cumplir con el horario que Daly establece. Ella está allí con Jacob en cada sesión de Zoom y se conecta a la aplicación de Seesaw para revisar todas las tareas. Elogió a Daly por su currículum, que le pareció mejor y más fácil de enseñar que el que recibió la familia en marzo. Pero tenía reservas sobre la nueva normalidad de su hijo.

"Realmente está retrasando su aprendizaje; además, ya no interactúa con los niños", dijo Lee.

Aún así, si tuviera la oportunidad de enviar a Jacob para que aprendiera en persona ahora, Lee no la tomaría. Le preocupa su sistema inmunológico, Lee recibió un transplante de riñón hace cinco años, y Jacob nació con sólo 27 semanas de gestación, y está esperando una vacuna contra el COVID antes de permitir que Jacob reanude sus actividades normales.

No es que no tenga dudas.

"Mi temor es que se quede en casa tanto tiempo, que se acostumbre a ello y no quiera volver a la escuela", dijo.

Danielle Musquiz, una madre de 32 años con cinco niños en edad de asistir a la escuela primaria, cuatro adoptados de un pariente, estaría a favor de un regreso a la escuela. Ella duerme tres o cuatro horas cada noche debido a su semana laboral de 90 horas con dos trabajos, como ayudante de hogar y cajera en un parque regional.

Cuatro de sus hijos reciben servicios de educación especial, incluido un hijo mediano adoptado que está en la clase de Daly y tiene retrasos cognitivos relacionados con el trastorno del espectro de alcoholismo fetal. Los niños, apiñados en la mesa del comedor o en la sala de estar, escuchan sus clases con auriculares para no molestarse entre ellos, lo que significa que no puede oír a un profesor que le llama desde la pantalla.

Los cuatro niños tienen programas de educación individual, pero a Musquiz le resulta difícil supervisarlos "con el mínimo tiempo que tengo en casa", dijo. Se siente abrumada por tener que coordinar, supervisar y responder a los maestros, consejeros y terapeutas de cada niño.

Musquiz trabaja más horas que antes de la pandemia, y recoge turnos en el parque cuando el ex padrastro de los niños los lleva a pasar el fin de semana.

"Lentamente estoy empezando a decir, y sé que esto suena mal, que ya no me importa la escolarización de los niños", dijo Musquiz riendo nerviosamente. "Siento que es un caos, y me estoy ahogando."

Para ayudar con el cuidado de los niños, su madre vive con la familia de lunes a jueves, y sus hijos pasan los jueves por la noche en casa de su hermana. Los viernes, nueve niños transmiten sus clases en línea desde esa casa. Un viernes reciente, el Wi-Fi se rompió, provocando una llamada de la escuela de uno de sus hijos preguntando por qué había dejado la clase antes de tiempo.

Si tenía la oportunidad, Musquiz enviaría a sus hijos de vuelta al aprendizaje en persona en un abrir y cerrar de ojos.

"Ninguno de mis hijos va a aprender realmente lo que necesita", dijo Musquiz. "Necesitan práctica, necesitan interacción, necesitan motivación, y estas clases no están haciendo eso por ellos".

KHN (Kaiser Health News) es un servicio de noticias sin fines de lucro que cubre temas de salud. Es un programa editorialmente independiente de KFF (Kaiser Family Foundation), que no está afiliado a Kaiser Permanente.

https://www.disabilityscoop.com/2020/09/16/for-kids-with-special-needs-online-schooling-divides-haves-and-have-nots/28968/

Entradas Recientes

Ver todo