https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

Otros factores, además de los rasgos del autismo, guían las terapias para los niños autistas


Ilustración de Natalie Nelson



POR EMILY HARRIS

Fuente: Spectrum | 28/07/2022

Fotografía: Natalie Nelson



Factores no relacionados con el autismo -como el CI y la educación de sus padres- predicen mejor el número, el tipo y el momento de los tratamientos de los niños autistas en Holanda


La mayoría de los niños autistas de los Países Bajos -casi el 90%- han recibido algún tipo de tratamiento, como terapia conductual o medicación, según un nuevo estudio. Pero factores no relacionados con sus rasgos de autismo -como el coeficiente intelectual y la educación de sus padres- predicen mejor el número, el tipo y el momento de esas intervenciones, según muestra también el estudio.


"Las intervenciones para el autismo, al igual que los tratamientos para muchas enfermedades, dependen de factores culturales y de la propia enfermedad", afirma Daniel Coury, profesor de pediatría y psiquiatría de la Universidad Estatal de Ohio, que trabaja en el Hospital Infantil Nacional de Columbus (Ohio). Coury no participó en el trabajo.


El estudio revela que los niños autistas con enfermedades concurrentes tienden a utilizar más terapias que otros niños autistas. Ese resultado subraya la importancia de los tratamientos transdiagnósticos -los que abordan múltiples problemas- para ayudar a evitar la atención fragmentada de múltiples proveedores de tratamiento, dice la investigadora del estudio, Elisa Back, profesora asociada de psicología de la Universidad de Kingston de Londres, en el Reino Unido. "Utilizar un enfoque más transdiagnóstico u holístico podría ser más eficiente en cuanto a tiempo y quizá también en cuanto a recursos".


Los resultados del estudio podrían no ser generalizables porque se basan en datos de una base de datos de autismo de los Países Bajos, dice Coury. El sistema sanitario holandés ofrece cobertura universal, mientras que en el sistema estadounidense casi el 10% de la población sigue sin estar asegurada. Aun así, "en general, el estudio ofrece resultados que coinciden con la mayoría de los estudios similares", dice Coury.


Back y sus colegas analizaron los datos de 1.464 niños autistas del Registro de Autismo de los Países Bajos, un repositorio en línea de resultados de pruebas estandarizadas y de respuestas de niños o padres a cuestionarios que evalúan las habilidades sociales de los niños, el uso de intervenciones, los problemas sensoriales y otros rasgos.


La mayoría de los niños -el 88%- han utilizado algún tipo de intervención, que Back y sus colegas clasificaron en tres categorías: Intervenciones "pautadas", como la psicoeducación y las intervenciones intensivas tempranas específicas para el autismo; intervenciones "convencionales", como la medicación y las terapias conductuales dirigidas a problemas concurrentes, como la ansiedad y el trastorno por déficit de atención/hiperactividad; y terapias alternativas, como las dietas no probadas. Casi la mitad de los niños toman medicación, ya sea sola o en combinación con otras intervenciones.


Cuanto mayor era el niño y cuanto más alto era su coeficiente intelectual, más probable era que ellos o sus padres dijeran que utilizaban las intervenciones habituales o de la guía. Este patrón se observó tanto en las niñas como en los niños. Además, los niños que padecen enfermedades concurrentes o que reciben educación especial tienden a utilizar más intervenciones, sobre todo las convencionales, que los niños autistas que no cumplen ninguna de esas condiciones. El estudio se publicó en junio en Autism.


Cuanto mayor es el nivel de estudios de los padres, menor es la tendencia de sus hijos a utilizar medicamentos convencionales, según descubrieron Back y su equipo. Por el contrario, un menor nivel educativo estaba relacionado con un mayor uso de medicamentos convencionales. Resulta sorprendente que la mayor educación de los padres no se relacionara también con un mayor uso de terapias alternativas, dice Coury, ya que estudios anteriores han sugerido que muchos padres -en particular los de alto nivel educativo- prueban tratamientos alternativos.


Sorprendentemente, casi ninguno de los factores específicos del autismo que el equipo evaluó -como las dificultades sociales o los comportamientos repetitivos- predijeron el uso de intervenciones. Sólo las diferencias sensoriales -sensibilidad al sonido, al olor o al movimiento, por ejemplo- mostraron una relación: Cuantas más diferencias sensoriales tiene un niño autista, más probable es que haya tomado medicación alternativa, como suplementos y medicamentos homeopáticos.


Los resultados implican que algunos grupos de niños son menos propensos a reportar el uso de las intervenciones de las guías, que son específicas para el autismo, dice Back. "Las intervenciones pautadas deberían estar disponibles y ser accesibles para niños de todas las edades, géneros y niveles de inteligencia".


Los niños autistas con un coeficiente intelectual más bajo tienden a utilizar menos intervenciones en general, y menos específicas para el autismo, que otros niños autistas, un hallazgo que Back y su equipo dicen que es especialmente importante.


En concreto, "parece que si [los niños autistas] tienen un funcionamiento cognitivo más bajo, es posible que no accedan a las intervenciones sociales", afirma Back.


Muchas de las intervenciones específicas para el autismo existentes podrían no estar diseñadas para apoyar a los niños con un coeficiente intelectual bajo, escriben Back y sus colegas, citando una revisión que ilustra que la mayoría de los grupos de habilidades sociales son adecuados para niños con un coeficiente intelectual superior a 70. Si un grupo de habilidades sociales requiere la capacidad de seguir historias, por ejemplo, podría ser difícil para un niño con un CI bajo participar plenamente.


"No sabemos tanto sobre lo que es eficaz con los niños con discapacidad intelectual o mínimamente verbales, porque la mayoría los excluye de los estudios de investigación", dice Connie Kasari, profesora de desarrollo humano y psicología de la Universidad de California en Los Ángeles, que no participó en el estudio. "Es posible que reciban menos intervenciones eficaces porque hay menos".


En lugar de idear nuevas intervenciones, se debería investigar más sobre quién recibe las intervenciones y cuándo, dice Kasari. "Lo que tenemos que hacer es pensar para quién funcionaría mejor una intervención, en qué etapa de su vida y por qué sería importante esa intervención. Esas son las preguntas que debemos abordar".


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/JMHO9650


https://www.spectrumnews.org/news/factors-other-than-autism-traits-guide-therapies-for-autistic-children/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=e5e828ba6c-DAILY_20220728_THURSDAY&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-e5e828ba6c-169086874





12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo