https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Posibles vínculos entre la dispraxia y el autismo

Actualizado: 21 mar 2023




POR DONNESA MCPHERSON

Fuente: Autism Parenting Magazine | 08/02/2023

Fotografía: Autism Parenting Magazine



Este artículo va a explicar qué es la dispraxia, los síntomas y si existe o no una posible relación entre la dispraxia y los trastornos del espectro autista.

Aunque se hablará sobre esta condición, siempre se recomienda hablar con el médico de su hijo para obtener información relacionada con la dispraxia y cualquier pregunta o preocupación sobre sus hijos.


No hay duda de que los niños utilizan sus habilidades motoras finas y gruesas en la vida diaria. Cuando tienen dificultades con estas habilidades, pueden surgir problemas, así como un estrés innecesario.


La buena noticia es que el pediatra debería disponer de información que puede compartir con usted si le preocupa algo. Si no tienen las respuestas o el apoyo que buscas, pueden remitirte a alguien que sí los tenga.



¿Qué es la dispraxia?

La dispraxia es un trastorno neurológico que puede afectar a:


  • la motricidad fina

  • la motricidad gruesa

  • el modo en que la persona percibe y recuerda

  • el procesamiento de la información

  • las funciones cognitivas.


La dispraxia puede manifestarse de distintas maneras en distintas personas. Una parte de la dispraxia es el trastorno del desarrollo de la coordinación (TDC).



Trastorno del desarrollo de la coordinación:


  • también llamado torpeza motora

  • suele empezar a desarrollarse durante las primeras etapas del desarrollo

  • tienen dificultades con la motricidad fina y gruesa en comparación con sus compañeros

  • pueden tener dificultades para realizar tareas cotidianas, como atarse los cordones de los zapatos.


En Estados Unidos, los niños acuden a la consulta del niño sano, donde los padres suelen rellenar un formulario sobre el desarrollo de su hijo. Los médicos y terapeutas examinan este formulario y lo comparan con los hitos típicos del desarrollo.


Si un niño ha empezado a mostrar signos de retraso en sus habilidades motoras y otros hitos del desarrollo, el médico puede darse cuenta mirando el cuestionario que rellenan los padres y examinando al niño. Aunque no es completamente infalible, este cuestionario se ha convertido en una valiosa herramienta de seguimiento del desarrollo infantil.


Esta herramienta puede ayudar a diagnosticar la dispraxia o los trastornos del desarrollo de la coordinación. Estos diagnósticos pueden comenzar en la primera infancia hasta la edad adulta, dependiendo del individuo.


Aunque la dispraxia no es uno de los trastornos del aprendizaje categorizados. Puede afectar a la forma en que un individuo aprende y participa en la escuela, las interacciones sociales, e incluso puede seguir a un individuo en su carrera y otras empresas profesionales.



¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la dispraxia pueden aparecer ya en la infancia y se presentan de forma diferente en cada etapa. A continuación se dan algunos ejemplos en distintas etapas de la vida:


Infancia:

  • irritabilidad más constante

  • dificultades para comer.


Niño pequeño:

  • continuación de los síntomas anteriores

  • retrasos en el desarrollo y las habilidades motoras gruesas y finas.


Primera infancia:

  • deficiencias motoras como con la coordinación mano-ojo (cepillarse el pelo)

  • dificultad de planificación motriz

  • dificultad continuada con el control motor grueso y fino

  • desarrollo muscular

  • retrasos en el habla

  • dificultad para escribir

  • dificultad de memoria

  • dificultad para comprender las señales sociales.


Edad escolar y posterior:

  • control de las habilidades motoras

  • más dificultades de memoria

  • habilidades del habla

  • desarrollo del lenguaje

  • dificultad con las habilidades de funcionamiento ejecutivo (planificación, autocontrol, etc.)

  • posibles reacciones y respuestas emocionales (depresión, ansiedad, etc.)

  • fobias y miedos erráticos.



¿Existen similitudes con los síntomas autistas?

Hay muchos síntomas asociados a los trastornos del espectro autista. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) las tres categorías son:


Dificultades en la interacción social y la comunicación que incluyen (pero no se limitan a):

  • evitar el contacto visual

  • no responder a las señales verbales, como llamar por su nombre

  • dificultad para expresar emociones

  • *no participar en juegos de simulación

  • no interactuar con la música o no responder a ella cantando, bailando o representándola.

  • dificultades sociales.


Comportamientos e intereses restrictivos y/o repetitivos:

  • agitar las manos, dar vueltas y otras actividades de estimulación

  • concentración excesiva en un tema u objeto (trenes, dinosaurios, etc.)

  • no es flexible con los horarios y/o el juego

  • reacciones fuertes o inusuales a experiencias sensoriales.


Otras acciones y actividades como:

  • retraso en el desarrollo del habla, social/emocional y físico

  • problemas gastrointestinales (malestar estomacal, alergias alimentarias, etc.)

  • dificultad para dormir

  • miedo excesivo o falta de miedo en situaciones

  • diferencias en el procesamiento sensorial

  • diagnósticos comórbidos como dislexia, discalculia, etc.


Hay más, los síntomas enumerados son sólo un comienzo para discutir algunas similitudes que puede haber entre la dispraxia y los rasgos autistas. Al observar todos los síntomas entre la dispraxia y el autismo, me di cuenta de que se trata principalmente de las habilidades sociales y el desarrollo de las habilidades motoras grandes y pequeñas.


Eso sería una simplificación excesiva de la comparación de los dos tipos de diagnósticos. Siempre depende de la persona diagnosticada y de sus necesidades.



¿Qué tratamientos y terapias existen para el trastorno del espectro autista y la dispraxia?

La principal terapia disponible para la dispraxia es la terapia ocupacional. Esto se debe a que, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU.:


"Los terapeutas ocupacionales tratan a pacientes que tienen lesiones, enfermedades o discapacidades mediante el uso terapéutico de actividades cotidianas".

El uso de actividades cotidianas ayudará a construir el desarrollo muscular y la memoria para aquellas actividades diarias que son importantes para lograr prosperar. Además, el uso de actividades cotidianas ayudará con las habilidades motoras apropiadas y la planificación motora que los niños utilizan a menudo.


Algunas otras terapias que podrían ayudar con los síntomas de la dispraxia son:



Terapia física (fisioterapia)


Esta terapia ayuda a los niños que tienen dificultades para moverse a poder estirarse y moverse con más libertad, así como a desarrollar mejores habilidades mano-ojo, equilibrio y movimiento coordinado en general.



Logopedia


Es para los niños que tienen dificultades para formar palabras o incluso para masticar bien los alimentos, ya que la terapia se centra en fortalecer los músculos de la boca y poder hablar con claridad.



Juegos físicos, educación y deportes/actividades extraescolares


Pueden realizarse en un entorno escolar, al aire libre o en casa y utilizan juegos, movimiento y ejercicio para entrenar y fortalecer los músculos para el control de la motricidad gruesa y fina de una forma menos restrictiva.


La gran noticia es que esas terapias son algunas de las que se han puesto en práctica también para alumnos autistas. Hay un montón de terapias y prácticas basadas en la evidencia que están disponibles para los niños diagnosticados con trastornos del espectro autista que no son específicos de la dispraxia.


Como siempre, lo mejor es ponerse en contacto con el médico de su hijo y hablar con él sobre las opciones disponibles para su hijo. Ellos dispondrán de los recursos y sabrán cómo avanzar o podrán orientar a los padres en la dirección que mejor beneficie a su hijo.



Reflexiones finales

En este artículo se han tratado las similitudes y diferencias entre la dispraxia y el trastorno del espectro autista, así como las posibles terapias para cada uno de los diagnósticos. Las terapias no son una lista completa, sino un buen comienzo de lo que hay disponible actualmente.


Es importante consultar siempre cualquier duda o preocupación con el médico de su hijo, ya que tiene la capacidad de diagnosticar y discutir adecuadamente lo que su hijo podría necesitar. El médico también puede remitir al niño a un especialista más adecuado.


Referencias


Centers for Disease Control and Prevention. (2022). Signs and Symptoms of Autism Spectrum Disorder. https://www.cdc.gov/ncbddd/autism/signs.html

Center on the Developing Child. (2023).Executive Function and Self-Regulation. https://developingchild.harvard.edu/science/key-concepts/executive-function/

Lexicon Reading Center, (2022). What Treatment Activities Help with Dyspraxia? https://www.lexiconreadingcenter.org/dyspraxia-treatment-activities/

McPherson, D. (2022). Evidence Based Practices and the Benefits for Autism. https://www.autismparentingmagazine.com/evidence-based-practices-for-autism/

Psychology Today. (2019). Developmental co ordination disorder. https://www.psychologytoday.com/us/conditions/developmental-coordination-disorder

U.S. Bureau of Labor Statistics. (2022). Occupational Therapists. https://www.bls.gov/ooh/healthcare/occupational-therapists




Donnesa McPherson, AAS es escritora de la revista Autism Parenting Magazine, esposa, madre con necesidades especiales que educa en casa y fotógrafa de naturaleza. Es licenciada en Educación Infantil y se dedica a ayudar a la gente a entender mejor el autismo, el trastorno de procesamiento sensorial y la educación en casa. Donnesa es una ávida defensora de sus hijos y disfruta pasando tiempo con su familia jugando, leyendo una gran variedad de libros, explorando todo lo que la naturaleza tiene que ofrecer y participando en el Mes Nacional de Escritura de Novelas (NaNoWriMo). LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/donnesa-mcpherson





Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page