https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

Preguntas y respuestas: mi niño con autismo tiene miedo de los médicos




POR DENISE VOIGHT

Fuente: Autism Parenting Magazine | 22/06/2021

Fotografía: Pixabay.com



Mi hijo de tres años con autismo tiene que ir cada año a hacerse un análisis de sangre y le aterran los médicos. ¿Algún consejo?


Mi hijo de tres años (recién diagnosticado con TEA de alto funcionamiento) tiene que ir a su análisis de sangre anual (tiene que controlar las enzimas hepáticas y la vitamina D regularmente). Le aterran los médicos (está inconsolable en el pediatra), y no me entra en la cabeza cómo voy a conseguir que coopere esta vez; antes era tan pequeño. ¿Algún consejo? - Jacqueline


Querida Jacqueline,


Lamento que su hijo (y usted) tengan que pasar por estos procedimientos y hacerlo con tanta frecuencia. Los procedimientos médicos pueden ser estresantes para todos los implicados, especialmente cuando se tiene un niño que es hiperreactivo y demasiado emocional en cualquier sentido. Diferentes niños necesitan cosas diferentes, pero las siguientes son algunas sugerencias que tengo que podrían ser de apoyo para su hijo.



1. Prepare tanto la consulta del médico como a su hijo


Llame con antelación para informar al profesional médico de que su hijo tiene autismo y es temeroso y reactivo a los procedimientos médicos. Pregunte si puede llevarle una o dos veces antes para que se familiarice con el entorno y para que conozca a las personas que van a realizar los análisis de sangre. Hazles saber que esto puede parecer excesivo y que confías en ellos, pero la familiaridad con las personas y los lugares probablemente le ayudará a relajarse.


Asegúrele al personal que no les quitará mucho tiempo, si es que se lo quita, y que no necesita una cita; simplemente le gustaría echar un vistazo. El día de la cita, recomiendo dejar mucho tiempo para prepararse y salir por la puerta con tiempo para llegar unos minutos antes. Tener suficiente tiempo y más del que necesitas, significa que puedes evitar las prisas, que aumentan el nivel de estrés de todos.


El "ritmo" de una experiencia estresante y tus propias interacciones con él pueden enviar fuertes señales de "seguridad" y "calma", que le ayudarán a sentirse más seguro durante todo el proceso. Como preparación para la cita, podría ofrecerle algo que le haga ilusión después de la intervención. Si tiene un restaurante favorito, planee ir a comer allí después.


Si tiene un parque o un lugar favorito en la ciudad, planee una visita allí después y recuérdele que cuando termine la cita, usted irá allí. Sin embargo, no condicione la salida especial a su comportamiento durante la cita. Esto podría causar más estrés y enviar un mensaje o una lección equivocada si la cita no va bien. La salida no debe considerarse una recompensa, sino que se trata de ayudarle a superar el evento difícil en su pensamiento y planificar el día.



2. Utilizar libros y una historia social para preparar al niño


El uso de libros ilustrados puede ser una forma muy poderosa de ayudar a los niños a prepararse y a afrontar experiencias difíciles. Pregunte a su bibliotecario local o busque en Google libros ilustrados o artículos en Internet sobre "agujas de libros para niños". Los niños con autismo suelen beneficiarse de lo que se denomina "cuento social". Carol Gray, educadora y desarrolladora de este enfoque basado en la evidencia para apoyar a los niños con autismo, describe las historias sociales como "una herramienta de aprendizaje social que apoya el intercambio seguro y significativo de información entre padres, profesionales y personas con autismo de todas las edades". Puede ver más información sobre este método aquí: https://carolgraysocialstories.com/about-2/carol-gray/



3. Utilizar el juego imaginario para practicar situaciones


Los niños pequeños pueden tener dificultades para expresarse utilizando las palabras y el lenguaje, e incluso los niños que son verbales tienen dificultades para conectar las palabras con las experiencias y las emociones. Otra forma de ayudarles a dar sentido y procesar situaciones difíciles, además de los libros, es jugar. Utiliza un kit de médico de mentira con peluches y/o muñecos o entre ellos. Anima a tu hijo a ser el médico y el paciente, pero síguele el rol que prefiera.


Puedes turnarte para ser el paciente y hacer que te consuele. Esto le da práctica para estar en diferentes roles y trabajar las diversas emociones que podrían surgir en esa situación, así como su miedo a lo "desconocido" o los factores "conocidos" de su pasado que están contribuyendo a su ansiedad.



4. Ser honesto sobre la visita al médico


Si hace preguntas sobre la cita, responda con sinceridad y con un tono de voz neutro o positivo. Intenta no "endulzar" o ser poco sincero porque evitar la verdad sobre lo que va a pasar en cualquier situación, podría aumentar sus miedos y su ansiedad.



5. Apoye a su hijo y al equipo sanitario


Haz todo lo posible por apoyarle y seguir las indicaciones del equipo sanitario que realiza los análisis de sangre. Recuerda hacer por ti misma lo que necesites para sentirte menos ansiosa y así poder sentirte segura y tranquila por tu hijo. Desgraciadamente, lo que es bueno para nuestros hijos no siempre les parecerá bien y puede que él no coopere, pero tomará sus indicaciones de ti, aunque tenga miedo.


"Rescatar a tu hijo por completo envía el mensaje de que no puede manejar la situación y, aunque sea difícil para él, superar la situación le permitirá desarrollar su capacidad de recuperación y la experiencia de ser capaz de hacer cosas difíciles. Puede que no evite las crisis la próxima vez, pero con el paso de los años es probable que adquiera más confianza y sea capaz de manejar estas y otras cosas difíciles.



6. Trabaja con un terapeuta ocupacional


Si tienes un terapeuta ocupacional, pregúntale si tiene alguna sugerencia sobre cómo calmarle y/o pregúntale si su sentido del tacto es demasiado sensible. Si es así, hay algunas estrategias que podrían ayudar a calmar el sentido del tacto antes, durante y después del procedimiento, que podrían ser útiles. El tacto de presión profunda puede ser útil (enseñándole a auto-masajearse) o el calor (utilizar un paño caliente frente a uno frío o una toalla suave y caliente, sobre la zona.


Espero que estas sugerencias sean útiles y ¡buena suerte en el médico!


Este artículo se publicó en el número 102 de la revista Supporting ASD Needs Everyday: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-102-supporting-asd-needs-every-day/


https://www.autismparentingmagazine.com/autism-child-afraid-doctors/

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo