https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

Problemas de sueño en niños de 2 a 5 años con TEA y otros retrasos del desarrollo

Actualizado: 31 dic 2020




POR ANN M. REYNOLDS, GNAKUB N. SOKE, KATHERINE R. SABOURIN, SUSAN HEPBURN, TERRY KATZ, LISA D. WIGGINS, LAURA A. SCHIEVE Y SUSAN E. LEVY

Fuente: Pediatrics / 01/03/2019

Fotografía: Pixabay


Pediatrics Marzo 2019, 143 (3) e20180492; DOI: https://doi.org/10.1542/peds.2018-0492


Sleep Problems in 2- to 5-Year-Olds With Autism Spectrum Disorder and Other Developmental Delays

Author:

Ann M. Reynolds,Gnakub N. Soke,Katherine R. Sabourin,Susan Hepburn,Terry Katz,Lisa D. Wiggins,Laura A. Schieve,Susan E. Levy

Publication:

Pediatrics

Publisher:

American Academy of Pediatrics

Date:

Mar 1, 2019

Copyright © 2019, Copyright © 2019 by the American Academy of Pediatrics




ANTECEDENTES: los problemas de sueño pueden afectar el comportamiento diurno, la calidad de vida y la salud en general. Comparamos los hábitos de sueño en niños pequeños con trastorno del espectro autista (TEA) y otros retrasos y trastornos del desarrollo y en niños de la población general (POP).


MÉTODOS: incluimos niños de 2 a 5 años cuyos padres completaron todos los puntos del Cuestionario de Hábitos de Sueño de los Niños (CSHQ) en un estudio de control de casos en varios sitios: 522 niños con TEA; 228 niños con otros retrasos y trastornos del desarrollo con características de trastorno del espectro autista (DD con TEA); 534 niños con otros retrasos y trastornos del desarrollo sin características de trastorno del espectro autista (DD sin TEA); y 703 POP. El análisis multivariable de la varianza comparó la puntuación total media (TS) de CSHQ y las puntuaciones de la subescala entre los grupos. El análisis de regresión logística examinó las diferencias entre los grupos utilizando cortes de TS de 41 y 48. Los análisis se ajustaron por covariables.


RESULTADOS: media de TS de CSHQ para los niños de cada grupo: TEA (48,5); DD con TEA (50,4); DD sin TEA (44,4); y POP (43,3). Las diferencias entre los niños con TEA y los dos niños con DD sin TEA y con COP fueron estadísticamente significativas. Utilizando un límite de TS de 48, la proporción de niños con problemas de sueño fue significativamente mayor en los niños del grupo de TEA que en los del grupo de DD sin TEA y los grupos de COP (odds ratios ajustados [intervalos de confianza del 95%]: 2,12 [1,57 a 2,87] y 2,37 [1,75 a 3,22], respectivamente).


CONCLUSIONES: los problemas de sueño son más del doble de comunes en niños pequeños con TEA y DD con TEA. La detección de los problemas de sueño es importante en los niños pequeños para facilitar la prestación de las intervenciones adecuadas.



Abreviaturas

ADHD - trastorno por déficit de atención e hiperactividad

ADI-R - Entrevista de Diagnóstico de Autismo-Revisada

ADOS - Programa de Observación Diagnóstica del Autismo

aOR - proporción de probabilidades ajustadas

ASD - trastorno del espectro autista (TEA, en español)

CBCL - Lista de control del comportamiento de los niños

CI - intervalo de confianza

CSHQ - Cuestionario sobre los hábitos de sueño de los niños

DD - otros retrasos y trastornos del desarrollo

DD c/TEA - otros retrasos y trastornos del desarrollo con características de trastorno del espectro autista

DD sin TEA - otros retrasos y trastornos del desarrollo sin características del trastorno del espectro autista

MSEL - Escalas Mullen de Aprendizaje Temprano

POP - niños de la población general

SCQ - Cuestionario de Comunicación Social

SEED - Estudio para Explorar el Desarrollo Temprano

TS - puntuación total

Lo que se sabe sobre este tema:

Se ha informado que los problemas de sueño son comunes en los niños pequeños y aún más comunes en los niños con trastorno del espectro autista (TEA) y otros retrasos y trastornos del desarrollo.



Lo que este estudio añade


Este es el estudio más grande en el que los investigadores han usado una medida validada de sueño en niños con TEA y dos grupos de control. Los problemas de sueño fueron más comunes en los niños de edad preescolar con TEA o características de TEA.


Los problemas de sueño son un problema de salud pública en los Estados Unidos (1), que afecta al comportamiento diurno, la salud física y la calidad de vida de los niños y sus familias (2). Los comportamientos diurnos inadaptados (2-6) y las afecciones médicas como la obesidad, la resistencia a la insulina, las alteraciones del tono simpático y la disfunción inmunológica (7-9) están asociados con un sueño deficiente. Los problemas de sueño son más frecuentes en los niños con trastornos del espectro autista y en los niños con otros retrasos y trastornos del desarrollo, en comparación con los niños con un desarrollo típico (10-19). Los niños con trastornos del espectro autista tienen diferencias fisiológicas y de desarrollo y/o comportamiento que pueden predisponerlos a tener problemas de sueño (2-20). La mayoría de los estudios en los que se han abordado los problemas de sueño de los niños con TEA tienen limitaciones importantes, entre ellas el uso de pequeñas muestras clínicas que pueden exceder el muestreo de los niños con los síntomas más graves, la falta de grupos de comparación que impide la capacidad de evaluar si los problemas de sueño son específicos de los TEA o de los DD en general, el uso de evaluaciones no validadas de los problemas de sueño y la falta de ajuste de los posibles factores de confusión.


Nuestro objetivo en este estudio fue comparar los hábitos de sueño, medidos por un instrumento validado, el Cuestionario de Hábitos de Sueño de los Niños (CSHQ), en niños con TEA con niños con DD y niños de la población general (POP), mientras se ajustaban los posibles factores de confusión en una muestra basada en la comunidad. Se formuló la hipótesis de que los niños con trastornos del espectro autista tendrían más problemas de sueño que los niños con trastornos del desarrollo y que los niños con trastornos del espectro autista y con trastornos del desarrollo tendrían más problemas de sueño que los niños del grupo de población general.



Métodos


En este estudio se utilizaron los datos de la fase 1 del Estudio para Explorar el Desarrollo Temprano (SEED) (23), un estudio de control de casos basado en la comunidad y realizado en múltiples lugares, con niños de 30 a 68 meses de edad. Se incluyeron tres grupos de niños en el estudio: niños con una clasificación de investigación de TEA, niños con otros DD y niños en el grupo de POP. Se pueden encontrar descripciones detalladas de los métodos de SEED en Schendel y otros (23) y Wiggins y otros (24). Los niños con TEA y DD se reclutaron de programas de intervención temprana y educación especial y de proveedores de atención de la salud que atienden a niños con discapacidades. Se echó una "red amplia" para determinar todos los niños con TEA; por lo tanto, el grupo de DD incluye niños con retrasos y trastornos de leves a graves. El grupo POP se seleccionó al azar de los certificados de nacimiento entre los niños de la misma cohorte de nacimiento que los grupos TEA y DD. La oficina local de estadísticas vitales envió postales a las familias de las zonas de captación definidas en cada lugar. Los niños tenían derecho a participar si vivían con un cuidador que hablaba inglés (o inglés o español en 2 sitios) y si habían nacido y seguían viviendo en las zonas de captación específicas en 6 sitios de los Estados Unidos (CA, CO, GA, MD, NC y PA) (23).


Después de la inscripción, los cuidadores completaron una entrevista telefónica y varios formularios autoadministrados para determinar la información sobre la salud del niño y la familia y las características sociodemográficas de la familia. Todos los niños fueron examinados para detectar TEA con el Cuestionario de Comunicación Social (SCQ) (25) y completaron una evaluación personal del desarrollo con las Escalas Mullen de Aprendizaje Temprano (MSEL) (26). Los niños que dieron positivo en los síntomas de TEA (puntuación SCQ ≥11), tenían un diagnóstico previo de TEA o mostraron síntomas de TEA durante la evaluación MSEL se sometieron a una evaluación de TEA que incluyó el Programa de Observación Diagnóstica del Autismo (ADOS) y la Entrevista de Diagnóstico del Autismo-Revisada (ADI-R). Los niños clasificados como TEA cumplieron con los criterios del ADOS para TEA y los siguientes criterios del ADI-R: criterios completos para el autismo (86%), dominio social y dentro de los 2 puntos de corte del dominio de la comunicación, dominio de la comunicación y dentro de los 2 puntos de corte del dominio social, o dominio social y por lo menos 2 puntos en el dominio del comportamiento (Fig 1) (24).




Figura 1. Clasificaciones de investigación de SEED. Para el algoritmo ADOS y ADI-R, un niño fue clasificado como con TEA si cumplía con los criterios de ADOS y 1 de 3 criterios relajados de ADI-R: (1) cumplía con el corte del dominio social y estaba dentro de 2 puntos del corte del dominio de la comunicación, (2) cumplía con el corte del dominio de la comunicación y estaba dentro de 2 puntos del corte del dominio social, o (3) cumplía con el corte del dominio social y tenía al menos 2 puntos en el dominio del comportamiento. SCQ +, puntuación SCQ ≥11; SCQ -, puntuación SCQ <11.



Los del grupo DD no cumplieron los criterios de estudio para el TEA, pero tuvieron otro DD. Los niños con DD fueron clasificados post hoc en 2 grupos: 1) otros retrasos y trastornos del desarrollo con características de trastorno del espectro autista (DD con TEA) (los que recibieron una evaluación por TEA, pero no cumplían la definición de caso de SEED TEA) y 2) otros retrasos y trastornos del desarrollo sin características de trastorno del espectro autista (DD sin TEA) (27). Los niños con TEA y DD c/TEA tuvieron una prevalencia mucho mayor de las puntuaciones t de la Lista de Control del Comportamiento Infantil (CBCL) elevadas para internalizar y externalizar los síntomas que los niños en los grupos de DD sin TEA y POP (véase el Cuadro 1). Los niños del grupo de POP permanecieron en el grupo de POP incluso si su evaluación MSEL encontró retrasos (el 3% tenía puntuaciones MSEL ≤70), a menos que dieran positivo y cumplieran los criterios para el TEA (Fig. 1).



Tabla 1. Características de los niños con un 100% de CSHQ completo (n = 1987)

a síndrome de Down, síndrome del cromosoma X frágil, síndrome de Rett, esclerosis tuberosa, parálisis cerebral y neurofibromatosis.





Todos los niños incluidos en este análisis nacieron entre el 1º de septiembre de 2003 y el 31 de agosto de 2006, completaron una evaluación del desarrollo y tuvieron una entrevista con un cuidador y una CSHQ (28): Resistencia a la hora de dormir, retraso en el inicio del sueño, duración del sueño, ansiedad del sueño, vigilia nocturna, parasomnias, trastornos respiratorios del sueño y somnolencia diurna (28). Cada pregunta tenía tres posibles respuestas: 1 = raramente (0-1 veces por semana), 2 = a veces (2-4 veces por semana), y 3 = generalmente (5-7 veces por semana). Los puntajes más altos indican más preocupaciones sobre el sueño. Se obtuvo una puntuación total (TS) sumando las puntuaciones de las subescalas. La CSHQ se validó en niños de 4 a 10 años de edad y tiene una consistencia interna adecuada, una fiabilidad aceptable en las pruebas y una validez aceptable al diferenciar los niños atendidos en una clínica del sueño de una muestra de la comunidad que excluía a los niños con afecciones psiquiátricas como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y la depresión (28). Aunque no se ha validado en niños de menos de 4 años de edad o en niños con TEA, la CSHQ se ha utilizado en ambos grupos (4,16,29,30). Un TS de 41 diferenció una muestra clínica de niños con problemas de sueño de una muestra comunitaria.31 Sobre la base de un análisis previo de datos de la Red de Tratamiento del Autismo (T.K., datos no publicados), nos preocupaba que el límite de TS de 41 identificara en exceso los problemas de sueño en nuestra joven muestra. También utilizamos un límite de TS de 48 que fue el puntaje de corte para el cuartil más alto en el grupo de POP. Esto proporcionó un puntaje de corte más conservador para la CSHQ sobre la base de la literatura en la que se ha estimado que el 10% de los niños pequeños tienen problemas de sueño (15,17). Además, se recogió el uso de melatonina en el mes anterior para el 84% de los niños.


Evaluamos la diferencia en TS tanto como una variable continua como dicotómica, usando las puntuaciones de corte 41 y 48. Se ajustaron las siguientes variables: educación materna y raza u origen étnico, ingresos familiares y sexo del niño, edad de inscripción, puntuaciones cognitivas en el MSEL y diagnósticos genéticos y/o neurológicos (síndrome de Down, síndrome del cromosoma X frágil, síndrome de Rett, esclerosis tuberosa, parálisis cerebral y neurofibromatosis). Los datos sobre estas covariables se obtuvieron de la entrevista con el cuidador y del MSEL. Se utilizaron las medias de los mínimos cuadrados para determinar el promedio de las puntuaciones de TS y de la subescala para cada grupo. Para comparar las puntuaciones de TS y de la subescala en la CSHQ como un resultado continuo entre los grupos (TEA, DD con TEA, DD sin TEA y POP), se utilizó un análisis multivariado de la varianza. Se utilizó el ajuste de regresión logística multivariable para las mismas variables señaladas anteriormente para examinar las diferencias de los grupos en los problemas de sueño utilizando ambos cortes de TS. En todos los análisis, el grupo de TEA se comparó con cada uno de los 3 grupos de control. No hicimos ajustes para el uso de melatonina porque encontramos que el uso de melatonina estaba asociado con un TS CSHQ más alto (un marcador de la gravedad de los problemas de sueño).


Principalmente reportamos los resultados de los análisis de casos completos (CSHQ 100% completo, n = 1987). Además, realizamos un análisis de sensibilidad imputando datos de CSHQ faltantes para los niños cuyos padres respondieron a >90% de las preguntas de CSHQ (n = 2339). Creamos 10 conjuntos de datos imputados utilizando la técnica de especificación totalmente condicional (32). El modelo de imputación incluyó todas las covariables utilizadas en los análisis de casos completos. Los resultados en los que se utilizó la imputación múltiple se presentan en las Tablas Suplementarias 5 a 8.



Resultados


De los 2600 niños elegibles que completaron una evaluación clínica y obtuvieron una clasificación final, a 2339 les faltaba <10%. Sin embargo, al 15% todavía le faltaban datos sobre algunos elementos; por lo tanto, nuestro análisis de caso completo (100% CHSQ completo) incluyó 1987 niños (Fig 2). Las características de estos niños se presentan en la Tabla 1. Los niños del grupo TEA tenían más probabilidades de ser varones, tenían menores puntuaciones de MSEL y menos probabilidades de provenir de familias con mayores ingresos y de tener madres que eran blancas no hispanas y se habían graduado de una universidad de 4 años, en comparación con los grupos DD y POP. Los niños del grupo TEA también tenían afecciones neurológicas y/o genéticas asociadas con mayor frecuencia que los POP, pero menos que el grupo DD. Entre aquellos con un 100% de finalización de la CSHQ, un total de 1674 niños tenían datos sobre el uso de la melatonina. Los niños con TEA tenían más probabilidades de usar melatonina en el mes anterior, y aquellos niños que usaban melatonina tenían un promedio más alto de TS de CSHQ que los niños que no usaban melatonina (Tabla 2).



Figura 2. Disposición del sujeto de SEED.




Tabla 2. Promedio CSHQ TS (100% completo) por clasificación final y por uso de melatonina



Las puntuaciones totales y de subescala de la CSHQ para los niños con TEA fueron significativamente más altas que las puntuaciones de los niños en los grupos de TEA sin TEA y TOP. Sin embargo, las puntuaciones totales y de subescala no fueron significativamente diferentes entre los niños con TEA y los DD con TEA (Cuadro 3). Utilizando el límite más conservador de TS de 48, las probabilidades de problemas de sueño fueron significativamente mayores en los niños con TEA en comparación con los POP (odds ratio ajustado [aOR] = 2,37, intervalo de confianza [IC] del 95% = 1,75 a 3,22) y en los niños con TEA en comparación con DD sin TEA (aOR = 2,12, IC del 95% = 1,57 a 2,87). Los resultados se atenuaron, pero fueron similares cuando se utilizó el límite de 41 (aOR de 1,45 y 1,75, respectivamente). No hubo diferencias entre el grupo de TEA y DD con TEA en ninguno de los dos cortes de TS (Tabla 4).



Tabla 3. Diferencia promedio en la media de las puntuaciones de TS y subescala de la CSHQ por la clasificación final de los niños cuyo cuidador completó el 100% de la CSHQ


Ajustado por el sexo del niño, condición genética, puntuación MSEL, y edad de inscripción y raza o etnia materna, educación e ingresos.

↵* P < .024;

↵** P < .001.



Tabla 4. Probabilidades de un TS CSHQ por encima del umbral especificado para niños con clasificación TEA comparada con la clasificación final del otro grupo (con CSHQ 100% completo)


Ajustado por sexo del niño, condición genética y/o neurológica, puntaje MSEL, y edad de inscripción y raza u origen étnico materno, educación e ingresos.

↵* P = .023;

↵** P < .001.




En general, los resultados anteriores fueron similares cuando se sustituyeron los elementos faltantes de la CSHQ mediante el uso de imputación múltiple (véanse los cuadros suplementarios 5 a 8).



Discusión


Usando el corte más conservador del CSHQ TS de 48 para definir los problemas de sueño, encontramos que los niños con TEA y DD con síntomas de TEA tienen más del doble de probabilidades de tener problemas de sueño que los POP y los niños con DD sin TEA. La prevalencia reportada de problemas de sueño en niños con TEA y DD ha variado entre el 40% y el 83% en estudios anteriores en comparación con ∼9% a 50% en niños con desarrollo típico (10-19,33,34). Encontramos que el 47% de los padres reportaron problemas de sueño en su hijo con TEA en comparación con el 57% en niños con DD con TEA, 29% en niños con DD sin TEA y 25% en POP. Cuando se usó el límite menos conservador TS de 41, el 78% de los niños con TEA tenían problemas de sueño en comparación con el 83% de los niños con DD con TEA, el 67% de los niños con DD sin TEA y el 61% con TEP. Usando un TS de 48, nuestros hallazgos fueron consistentes con un estudio más pequeño de niños de 2 a 5 años de edad en el que los investigadores encontraron problemas de sueño en el 53% de los niños con TEA, 46% en niños con DD, y 32% en niños con desarrollo típico (12).


La mayor ocurrencia reportada de problemas de sueño en niños con TEA y DD con TEA, en comparación con niños con DD sin TEA y con POP, puede deberse a múltiples factores contribuyentes, incluyendo diferencias fisiológicas (por ejemplo, regulación de la excitación y metabolismo de la melatonina), trastornos del sueño (por ejemplo, trastorno de movimiento periódico de las extremidades, apnea obstructiva del sueño), comorbilidades del desarrollo (p. ej., TDAH), comorbilidades médicas que causan trastornos del sueño (p. ej., estreñimiento, obesidad, enfermedad de reflujo gastroesofágico) (35-38), impedimentos de comunicación y alteraciones del comportamiento (p. ej., dificultad con las transiciones u obsesiones que pueden interferir con el inicio del sueño). Los niños con TEA son más propensos a tener ansiedad, lo que puede predisponerlos a tener problemas de sueño (39-41). La superposición fenotípica entre los niños con TEA y los niños con TEA con TEA puede explicar las similitudes en la alteración del sueño entre estos dos grupos. Los niños con TEA y DD con TEA tienen mayores índices de síntomas obsesivos compulsivos, comportamiento auto-lesionante, síntomas de ADHD, y problemas de desarrollo y comunicación que los niños con DD sin TEA (27). Por lo tanto, el papel de las posibles interacciones entre las condiciones co-ocurrentes y los problemas de sueño debe ser considerado en futuros estudios de investigación.


El uso de melatonina fue más común en niños con TEA y DD con TEA que en niños con DD sin TEA y niños del grupo de los COP. La melatonina tiene un papel en la regulación del ciclo de sueño circadiano (42) y se ha reportado que es baja en individuos con TEA (43-46). Se ha usado para tratar problemas de sueño en niños con TEA (47,48). Consecuentemente con otros estudios, encontramos que los niños que tomaban melatonina tenían una CSHQ TS más alta (49). Esto no es sorprendente porque los niños con mayores problemas de sueño son más propensos a tomar melatonina. Debido a que una mayor proporción de niños con TEA y DD con TEA versus niños con DD sin TEA y POP estaban tomando melatonina, es posible que hayamos subestimado los problemas de sueño en los niños con TEA y DD con TEA porque no sabemos cuáles habrían sido los puntajes de CSHQ en ausencia de melatonina. Además, la CSHQ no se usa para medir la gravedad de la alteración del sueño; por lo tanto, si la latencia de inicio del sueño de un niño mejorara de 2 horas a 30 minutos con la melatonina, el niño aún tardaría más de 20 minutos en dormirse, y la puntuación de la CSHQ no cambiaría.


También observamos diferencias en las puntuaciones medias de la subescala entre los grupos. En comparación con los grupos de DD sin TEA y POP, los niños con TEA tenían puntuaciones medias más altas en todas las subescalas. Sin embargo, al igual que con el TS, no se encontraron diferencias entre los grupos de TEA y DD con TEA. Con este hallazgo y la superposición de las condiciones básicas y co-ocurrentes entre los grupos de TEA y DD con TEA, se sugiere que algunos de los aspectos de los problemas de sueño pueden estar relacionados con los síntomas básicos de TEA y/o condiciones co-ocurrentes (por ejemplo, ADHD, trastorno obsesivo-compulsivo). Por ejemplo, el TDAH y la insistencia en la igualdad pueden estar relacionados con la resistencia a la hora de dormir y las puntuaciones de la subescala de ansiedad del sueño.


La identificación de los problemas de sueño en los niños con síntomas de TDA es particularmente importante debido al impacto que tiene la falta de sueño en el comportamiento diurno del niño y en la calidad de vida de los miembros de la familia. En los últimos 20 años, ha habido avances significativos en el tratamiento de los problemas de sueño en los niños con TEA. Se ha descubierto que las intervenciones de educación del sueño son útiles en todos los grupos, pero pueden requerir modificaciones y creatividad en los niños con TEA y TEA (50,51). Además, se ha descubierto que la melatonina es eficaz en el tratamiento del retraso en la aparición del sueño en niños con TEA y TEA (47,48). Debido a que el sueño es multidimensional y los niños con TEA tienen múltiples afecciones concurrentes, puede ser necesario utilizar múltiples intervenciones simultáneamente en los niños con TEA.



Fortalezas


Este estudio tiene muchos puntos fuertes. Utilizamos datos de SEED, que es el mayor estudio epidemiológico comunitario y geográficamente diverso sobre los factores de riesgo de los trastornos del espectro autista y la salud infantil. Utilizamos una medida validada de sueño en una muestra bien caracterizada de niños en edad preescolar con TEA. La clasificación final de los trastornos del espectro autista se basó en el uso de instrumentos estandarizados administrados en persona por clínicos de confianza. SEED también incluyó 2 grupos de comparación: niños con TEA y TOP. El grupo POP parecía representar bien a la población general desde el punto de vista del desarrollo y el comportamiento, con una puntuación media de MSEL de 102,3 y <4% a 6% con puntuaciones elevadas de t de problemas de internalización y externalización de CBCL. El gran tamaño de la muestra también permitió el ajuste de múltiples covariables. Nuestros resultados se alinean con otros estudios y pueden ser usados para confirmar que los problemas de sueño son comunes entre los niños en edad preescolar, particularmente aquellos con características de TEA.



Limitaciones


Este estudio tiene limitaciones. El CSHQ es un cuestionario completado por los padres. No había una medida objetiva del sueño y no había una evaluación clínica de los problemas de sueño. El CSHQ fue diseñado originalmente para comparar grupos y no para hacer un diagnóstico de los trastornos del sueño. Por lo tanto, determinar la prevalencia exacta de los problemas de sueño sobre la base de los resultados del CSHQ puede ser problemático. Sin embargo, Souders y otros (16) descubrieron que la CSHQ era coherente con la actividad en la medición de los problemas de sueño en niños de 4 a 10 años con y sin TEA. La CSHQ, al igual que otros cuestionarios sobre el sueño, se utiliza para abordar la frecuencia y no la gravedad de los problemas de sueño (52); por lo tanto, en este estudio no podemos comparar la gravedad de los problemas de sueño entre los grupos de estudio. Además, más niños con TEA y DD con TEA fueron tratados con melatonina; por lo tanto, sus puntuaciones pueden ser una subestimación de las verdaderas diferencias. También faltan datos sobre el uso de la melatonina en el 16% de los sujetos.


Aunque el CSHQ ha sido ampliamente usado con niños (28), no ha sido validado en niños <4 años o en niños con TEA. La CSHQ también incluye algunos elementos como mojar la cama, que no son tan relevantes en niños más pequeños o con retrasos en el desarrollo. Es posible que la puntuación de corte de la CSHQ de 41 pueda sobreidentificar los problemas de sueño en nuestro grupo de edad más joven; por lo tanto, utilizamos una puntuación de corte mucho más alta de 48 en base a la puntuación que define el 25º percentil superior en el POP. Este puntaje de corte más alto no ha sido confirmado por otros, y es posible que esto haya resultado en una subestimación de los problemas de sueño en el POP.


Aproximadamente el 10% de los padres no completaron >90% de las preguntas del CSHQ, y otro 15% no completó todas las preguntas. Esto podría introducir un sesgo de respuesta. Sin embargo, los resultados fueron similares entre el 100% de la muestra completa y los obtenidos después de la imputación múltiple. Finalmente, los padres de los niños reclutados de la población general en este estudio tendieron a ser más frecuentemente blancos o no hispanos y más altamente educados que los padres de los niños de este estudio con TEA o DD. A pesar de los ajustes por raza, educación materna e ingresos familiares, es posible que el sesgo de selección deba ser considerado al interpretar los resultados de estos análisis.



Conclusiones


Los resultados de este estudio coinciden con la hipótesis de que los problemas de sueño son comunes en todos los niños de 2 a 5 años de edad, con una prevalencia aún mayor en los niños con TEA y DD con TEA. Después de ajustar otras variables, los niños con TEA y los que tenían DD con TEA tenían un promedio de TS significativamente más alto en la CSHQ que los niños en los grupos de DD sin TEA y POP. Debido a la prevalencia de problemas de sueño en niños pequeños con características de TEA y el impacto del sueño deficiente en el comportamiento diurno y la salud general del niño y la familia, es necesario realizar más estudios para abordar la etiología y el manejo de los problemas de sueño en niños con TEA.



Agradecimientos


Un agradecimiento especial a los participantes de la familia de SEED, a los investigadores y al personal de los diferentes sitios de SEED.



Notas a pie de página


  • Aceptado el 3 de diciembre de 2018.

  • Correspondencia con Ann M. Reynolds, MD, Departamento de Pediatría, Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado, Pediatría de Desarrollo, Hospital Infantil de Colorado, B-140, 13123 E 16th Ave, Aurora, CO 80045. Correo electrónico: ann.reynolds@childrenscolorado.org

  • LA DECLARACIÓN FINANCIERA: El Dr. Reynolds está asesorando a Ovid Therapeutics en relación con la evaluación de la gravedad del sueño y la mejora de los ensayos clínicos; los demás autores han indicado que no tienen ninguna relación financiera relevante para este artículo que revelar.

  • FINANCIACIÓN: Apoyado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) Acuerdos de Cooperación anunciados bajo la siguiente Solicitud de Solicitudes: 01086, 02199, DD11-002, DD06-003, DD04-001, y DD09-002 (http://www.cdc.gov/ncbddd/autism/seed.html). Los resultados y conclusiones de este informe son los de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de los CDC. Este proyecto también fue apoyado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y el Centro Nacional para el Avance de las Ciencias Traslacionales Premio de Ciencias Clínicas y Traslacionales de Colorado UL1 TR001082. El contenido es responsabilidad exclusiva de los autores y no representa necesariamente las opiniones oficiales de los NIH. Financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

  • CONFLICTO DE INTERESES POTENCIAL: El Dr. Reynolds ha participado en ensayos clínicos con Roche Pharmaceuticals y Ovid Therapeutics; los otros autores han indicado que no tienen ningún conflicto de intereses potencial que revelar.


Este artículo se puede encontrar en línea en www.pediatrics.org/cgi/doi/10.1542/peds.2018-2629.



Referencias


1. Perry GS, Patil SP, Presley-Cantrell LR. Raising awareness of sleep as a healthy behavior. Prev Chronic Dis. 2013;10:E133pmid:23928458

CrossRefPubMedGoogle Scholar

2. Reynolds AM, Malow BA. Sleep and autism spectrum disorders. Pediatr Clin North Am. 2011;58(3):685–698pmid:21600349

CrossRefPubMedGoogle Scholar

3. Didden R, Sigafoos J. A review of the nature and treatment of sleep disorders in individuals with developmental disabilities. Res Dev Disabil. 2001;22(4):255–272pmid:11523951

CrossRefPubMedGoogle Scholar

4. Honomichl RD, Goodlin-Jones BL, Burnham M, Gaylor E, Anders TF. Sleep patterns of children with pervasive developmental disorders. J Autism Dev Disord. 2002;32(6):553–561pmid:12553592

CrossRefPubMedGoogle Scholar

5. Mazurek MO, Sohl K. Sleep and behavioral problems in children with autism spectrum disorder. J Autism Dev Disord. 2016;46(6):1906–1915pmid:26823076

CrossRefPubMedGoogle Scholar

6. Quine L. Sleep problems in children with mental handicap. J Ment Defic Res. 1991;35(pt 4):269–290pmid:1757978

PubMedGoogle Scholar

7. Careaga M, Rogers S, Hansen RL, Amaral DG, Van de Water J, Ashwood P. Immune endophenotypes in children with autism spectrum disorder. Biol Psychiatry. 2017;81(5):434–441pmid:26493496

CrossRefPubMedGoogle Scholar

8. Hill AP, Zuckerman KE, Fombonne E. Obesity and autism. Pediatrics. 2015;136(6):1051–1061pmid:26527551

Abstract/FREE Full TextGoogle Scholar

9. Quist JS, Sjödin A, Chaput JP, Hjorth MF. Sleep and cardiometabolic risk in children and adolescents. Sleep Med Rev. 2016;29:76–100pmid:26683701

PubMedGoogle Scholar

10. Couturier JL, Speechley KN, Steele M, Norman R, Stringer B, Nicolson R. Parental perception of sleep problems in children of normal intelligence with pervasive developmental disorders: prevalence, severity, and pattern. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2005;44(8):815–822pmid:16034284

CrossRefPubMedGoogle Scholar

11. Gerber L. Sleep deprivation in children: a growing public health concern. Nurs Manage. 2014;45(8):22–28; quiz 29pmid:25032719

CrossRefPubMedGoogle Scholar

12. Krakowiak P, Goodlin-Jones B, Hertz-Picciotto I, Croen LA, Hansen RL. Sleep problems in children with autism spectrum disorders, developmental delays, and typical development: a population-based study. J Sleep Res. 2008;17(2):197–206pmid:18482108

CrossRefPubMedGoogle Scholar

13. Richdale AL, Schreck KA. Sleep problems in autism spectrum disorders: prevalence, nature, & possible biopsychosocial aetiologies. Sleep Med Rev. 2009;13(6):403–411pmid:19398354

CrossRefPubMedGoogle Scholar

14. Sadeh A, Mindell JA, Luedtke K, Wiegand B. Sleep and sleep ecology in the first 3 years: a web-based study. J Sleep Res. 2009;18(1):60–73pmid:19021850

CrossRefPubMedGoogle Scholar

15. Singareddy R, Moole S, Calhoun S, et al. Medical complaints are more common in young school-aged children with parent reported insomnia symptoms. J Clin Sleep Med. 2009;5(6):549–553pmid:20465022

PubMedGoogle Scholar

16. Souders MC, Mason TB, Valladares O, et al. Sleep behaviors and sleep quality in children with autism spectrum disorders. Sleep. 2009;32(12):1566–1578pmid:20041592

CrossRefPubMedGoogle Scholar

17. Teng A, Bartle A, Sadeh A, Mindell J. Infant and toddler sleep in Australia and New Zealand. J Paediatr Child Health. 2012;48(3):268–273pmid:22107168

CrossRefPubMedGoogle Scholar

18. Devnani PA, Hegde AU. Autism and sleep disorders. J Pediatr Neurosci. 2015;10(4):304–307pmid:26962332

PubMedGoogle Scholar

19. Richdale AL. Sleep problems in autism: prevalence, cause, and intervention. Dev Med Child Neurol. 1999;41(1):60–66pmid:10068053

CrossRefPubMedGoogle Scholar

20. Mazurek MO, Petroski GF. Sleep problems in children with autism spectrum disorder: examining the contributions of sensory over-responsivity and anxiety. Sleep Med. 2015;16(2):270–279pmid:25600781

CrossRefPubMedGoogle Scholar

21. Goldman SE, Surdyka K, Cuevas R, Adkins K, Wang L, Malow BA. Defining the sleep phenotype in children with autism. Dev Neuropsychol. 2009;34(5):560–573pmid:20183719

CrossRefPubMedGoogle Scholar

22. Soke GN, Rosenberg SA, Hamman RF, et al. Factors associated with self-injurious behaviors in children with autism spectrum disorder: findings from two large national samples. J Autism Dev Disord. 2017;47(2):285–296pmid:27830427

PubMedGoogle Scholar

23. Schendel DE, Diguiseppi C, Croen LA, et al. The Study to Explore Early Development (SEED): a multisite epidemiologic study of autism by the Centers for Autism and Developmental Disabilities Research and Epidemiology (CADDRE) network. J Autism Dev Disord. 2012;42(10):2121–2140pmid:22350336

PubMedGoogle Scholar

24. Wiggins LD, Reynolds A, Rice CE, et al. Using standardized diagnostic instruments to classify children with autism in the Study to Explore Early Development. J Autism Dev Disord. 2015;45(5):1271–1280pmid:25348175

PubMedGoogle Scholar

25. Rutter M, Bailey A, Lord C. SCQ: Social Communication Questionnaire. Los Angeles, CA: Western Psychological Services; 2003

Google Scholar

26. Mullen E. Mullen Scales of Early Learning. San Antonio, TX: Pearson; 1995

Google Scholar

27. Wiggins LD, Levy SE, Daniels J, et al. Autism spectrum disorder symptoms among children enrolled in the Study to Explore Early Development (SEED). J Autism Dev Disord. 2015;45(10):3183–3194pmid:26048040

CrossRefPubMedGoogle Scholar

28. Owens JA, Spirito A, McGuinn M. The Children’s Sleep Habits Questionnaire (CSHQ): psychometric properties of a survey instrument for school-aged children. Sleep. 2000;23(8):1043–1051pmid:11145319

PubMedGoogle Scholar

29. Goodlin-Jones BL, Sitnick SL, Tang K, Liu J, Anders TF. The Children’s Sleep Habits Questionnaire in toddlers and preschool children. J Dev Behav Pediatr. 2008;29(2):82–88pmid:18478627

CrossRefPubMedGoogle Scholar

30. Hodge D, Parnell AMN, Hoffman CD, Sweeney DP. Methods for assessing sleep in children with autism spectrum disorders: a review. Res Autism Spectr Disord. 2012;6(4):1337–1344

Google Scholar

31. Owens JA, Maxim R, Nobile C, McGuinn M, Msall M. Parental and self-report of sleep in children with attention-deficit/hyperactivity disorder. Arch Pediatr Adolesc Med. 2000;154(6):549–555pmid:10850500

CrossRefPubMedGoogle Scholar

32. Lee KJ, Carlin JB. Multiple imputation for missing data: fully conditional specification versus multivariate normal imputation. Am J Epidemiol. 2010;171(5):624–632pmid:20106935

CrossRefPubMedGoogle Scholar

33. Schreck KA, Mulick JA. Parental report of sleep problems in children with autism. J Autism Dev Disord. 2000;30(2):127–135pmid:10832777

CrossRefPubMedGoogle Scholar

34. Wiggs L, Stores G. Sleep patterns and sleep disorders in children with autistic spectrum disorders: insights using parent report and actigraphy. Dev Med Child Neurol. 2004;46(6):372–380pmid:15174528

CrossRefPubMedGoogle Scholar

35. Fujiwara Y, Arakawa T, Fass R. Gastroesophageal reflux disease and sleep. Gastroenterol Clin North Am. 2013;42(1):57–70pmid:23452631

PubMedGoogle Scholar

36. Jones RA, Downing K, Rinehart NJ, et al. Physical activity, sedentary behavior and their correlates in children with autism spectrum disorder: a systematic review. PLoS One. 2017;12(2):e0172482pmid:28245224

PubMedGoogle Scholar

37. American Academy of Sleep Medicine. International Classification of Sleep Disorders. 3rd ed. Darien, IL: American Academy of Sleep Medicine; 2014

Google Scholar

38. Zheng Z, Zhang L, Li S, et al. Association among obesity, overweight and autism spectrum disorder: a systematic review and meta-analysis. Sci Rep. 2017;7(1):11697pmid:28916794

CrossRefPubMedGoogle Scholar

39. Pollock JI. Night-waking at five years of age: predictors and prognosis. J Child Psychol Psychiatry. 1994;35(4):699–708pmid:8040222

CrossRefPubMedGoogle Scholar

40. Weissbluth M. Sleep duration, temperament, and Conners’ ratings of three-year-old children. J Dev Behav Pediatr. 1984;5(3):120–123pmid:6736256

PubMedGoogle Scholar

41. Clarkson S, Williams S, Silva PA. Sleep in middle childhood–a longitudinal study of sleep problems in a large sample of Dunedin children aged 5-9 years. Aust Paediatr J. 1986;22(1):31–35pmid:3718366

PubMedGoogle Scholar

42. Veatch OJ, Goldman SE, Adkins KW, Malow BA. Melatonin in children with autism spectrum disorders: how does the evidence fit together? J Nat Sci. 2015;1(7):e125pmid:26120597

PubMedGoogle Scholar

43. Kulman G, Lissoni P, Rovelli F, Roselli MG, Brivio F, Sequeri P. Evidence of pineal endocrine hypofunction in autistic children. Neuroendocrinol Lett. 2000;21(1):31–34pmid:11455326

PubMedGoogle Scholar

44. Melke J, Goubran Botros H, Chaste P, et al. Abnormal melatonin synthesis in autism spectrum disorders. Mol Psychiatry. 2008;13(1):90–98pmid:17505466

CrossRefPubMedGoogle Scholar

45. Nir I, Meir D, Zilber N, Knobler H, Hadjez J, Lerner Y. Brief report: circadian melatonin, thyroid-stimulating hormone, prolactin, and cortisol levels in serum of young adults with autism. J Autism Dev Disord. 1995;25(6):641–654pmid:8720032

CrossRefPubMedGoogle Scholar

46. Tordjman S, Anderson GM, Pichard N, Charbuy H, Touitou Y. Nocturnal excretion of 6-sulphatoxymelatonin in children and adolescents with autistic disorder. Biol Psychiatry. 2005;57(2):134–138pmid:15652871

CrossRefPubMedGoogle Scholar

47. Braam W, Smits MG, Didden R, Korzilius H, Van Geijlswijk IM, Curfs LM. Exogenous melatonin for sleep problems in individuals with intellectual disability: a meta-analysis. Dev Med Child Neurol. 2009;51(5):340–349pmid:19379289

CrossRefPubMedGoogle Scholar

48. Malow B, Adkins KW, McGrew SG, et al. Melatonin for sleep in children with autism: a controlled trial examining dose, tolerability, and outcomes. J Autism Dev Disord. 2012;42(8):1729–1737; author reply 1738

CrossRefPubMedGoogle Scholar

49. Malow BA, Katz T, Reynolds AM, et al. Sleep difficulties and medications in children with autism spectrum disorders: a registry study. Pediatrics. 2016;137(suppl 2):S98–S104pmid:26908483

Abstract/FREE Full TextGoogle Scholar

50. Jan JE, Owens JA, Weiss MD, et al. Sleep hygiene for children with neurodevelopmental disabilities. Pediatrics. 2008;122(6):1343–1350pmid:19047255

Abstract/FREE Full TextGoogle Scholar

51. Malow BA, Adkins KW, Reynolds A, et al. Parent-based sleep education for children with autism spectrum disorders. J Autism Dev Disord. 2014;44(1):216–228pmid:23754339