¿Puede un trasplante fecal reducir los síntomas del autismo?




POR AUTISM PARENTING MAGAZINE

Fuente: Autism Parenting Magazine / 15/12/2020

Fotografía: Pixabay



Es probable que los padres de niños con autismo hayan oído hablar del concepto de utilizar un trasplante fecal con la esperanza de reducir los síntomas del autismo. La idea es una que sin duda ha ganado impulso y popularidad en el campo en los últimos años.


Si usted es un padre que desea conocer el procedimiento de trasplante fecal y el papel que puede desempeñar en las experiencias de su hijo o hija con el autismo, la siguiente información debería ayudar a proporcionar algunas respuestas.



¿Qué es el trasplante fecal?


Conocido científicamente como bacterioterapia, el trasplante fecal es un procedimiento médico en el que se transfieren heces de un donante al tracto gastrointestinal del paciente.


Su objetivo principal es restablecer el equilibrio químico en el sistema digestivo del receptor, lo que hace que su intestino aumente su producción de bacterias saludables. Se cree que, posteriormente, puede tratar una serie de problemas gastrointestinales y afecciones intestinales crónicas.


Aunque el concepto de utilizar las heces para tratar los problemas estomacales de un paciente se remonta a más de 3.000 años, su uso en la medicina occidental es una forma de tratamiento relativamente nueva. Posteriormente, ha adquirido notoriedad como posible tratamiento de los síntomas del autismo. Algunas de las principales razones para ello son:


  • Se cree que entre el 30 y el 50% de todas las personas con autismo tienen problemas gastrointestinales (GI) crónicos

  • Las investigaciones sugieren que los niños con autismo tienen cuatro veces más probabilidades de tener problemas gastrointestinales que los que no los tienen

  • El estreñimiento es un síntoma en hasta el 85% de los niños con problemas gastrointestinales y trastorno del espectro autista (TEA)

  • Se cree que la diversidad microbiana está significativamente reducida en los niños con autismo

  • Se ha demostrado que el trasplante de microbiota fecal (TFM) resuelve más del 80% de los casos de C. difficile recurrente

  • La premisa fundamental de los trasplantes fecales proporciona una clara indicación de por qué los médicos y los padres están prestando más atención a la posible relación con el tratamiento de los síntomas del autismo.



¿Quién es un donante sano?


El éxito potencial de cualquier trasplante fecal depende en gran medida de la capacidad de identificar un donante adecuado y sano. Según Hopkins Medicine, un donante no debe tener trastornos gastrointestinales crónicos ni exposición a antibióticos en los últimos seis meses. Cualquier individuo también tendrá que completar:


  • Análisis de sangre para comprobar la presencia de VIH, RPR y hepatitis A, B y C

  • Análisis de heces para comprobar la presencia de óvulos y parásitos, cultivo y sensibilidad; antígeno de giardia, y PCR de C. difficile.



¿Los trasplantes fecales reducen los síntomas del autismo?


El interés por el posible impacto de los trasplantes fecales en los síntomas del autismo ha ido en aumento, y se han realizado varios estudios para intentar verificar su valor como tratamiento médico.


Un estudio ha demostrado que la alteración del microbioma intestinal puede suponer una reducción del 80% de los síntomas gastrointestinales entre los niños autistas de 7 a 16 años.


Aunque los trasplantes fecales se apoyaron en un tratamiento con antibióticos y en la limpieza del intestino, el objetivo central fue utilizar una dosis alta de trasplante fecal seguida de trasplantes diarios en dosis más bajas.


Los investigadores de la Universidad Estatal de Arizona se encuentran entre los principales expertos en este campo, y han completado varios estudios sobre la relación a largo plazo entre los trasplantes fecales y el autismo. Tal vez el avance más significativo haya sido la investigación que concluye que la reducción de los síntomas de hasta un 50% se mantuvo dos años después de los trasplantes fecales. Esto sugiere que el procedimiento puede considerarse una corrección semipermanente o potencialmente permanente de los problemas de autismo relacionados con las dolencias gastrointestinales.


Algunas de las estadísticas clave que se desprenden de estos estudios, entre otras, son las siguientes:


  • Una mejora del 45% en los síntomas principales del TEA, como el lenguaje, la interacción social y el comportamiento, incluso después de dos años.


  • Más de tres cuartas partes de los casos graves se redujeron a leves, moderados o por debajo de la escala. Los trasplantes fecales pueden ayudar a tratar la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) hasta en un 77% de los casos.


Esto sugiere que los trasplantes fecales pueden reducir directamente los síntomas del TEA en los niños, aunque también hay que tener en cuenta que la EII y otros problemas digestivos pueden curarse mediante el reequilibrio de las bacterias del estómago. Hay varios estudios que muestran una relación directa entre el intestino y el cerebro. Curiosamente, un pequeño estudio sobre el comportamiento de los ratones después de los trasplantes fecales de donantes autistas y no autistas mostró que la alteración de la salud intestinal puede traducirse en cambios de comportamiento, con las crías de ratones autistas desarrollando comportamientos repetitivos.



¿Cómo podrían los trasplantes fecales aliviar los síntomas del autismo?


Se cree que algunas de las características típicas del TEA que podrían disminuir como resultado del equilibrio intestinal a través de los trasplantes fecales son:


  • Hábitos de comportamiento en relación con el desarrollo social, incluyendo el juego en solitario y la interacción con los demás

  • Desarrollo del lenguaje, habilidades de comunicación y comprensión emocional

  • Comprensión e interacciones de su entorno

  • Cuestiones de comportamiento emocional, como la forma de manejar su frustración y la reducción de las rabietas

  • Además, algunos expertos afirman que las repercusiones pueden observarse en los niños desde los primeros años escolares hasta la adolescencia y más allá.



¿Puede mi hijo con autismo someterse a un trasplante fecal?


Dados los numerosos indicios de que los tratamientos del autismo con trasplante fecal podrían aportar beneficios inmediatos y continuos a los niños del espectro autista, algunos padres están naturalmente deseosos de determinar si su hijo puede someterse al procedimiento.


Hay que tener en cuenta que, aunque un pequeño estudio clínico demostró el potencial de una reducción media del 58% en la Escala de Calificación de los Síntomas Gastrointestinales (GSRS) y del 26% de las deposiciones anormales, así como una reducción de los síntomas del TEA, muchos de los participantes siguieron necesitando cambios menores en sus dietas y medicamentos.


Los padres deben familiarizarse primero con el procedimiento en sí. Tras encontrar un donante con muestras de heces adecuadas y con un estado de salud general, la transferencia de heces suele realizarse mediante colonoscopia, aunque la sonda nasoduodenal es otra opción. Se siguen los siguientes pasos:


  • Dos días antes del tratamiento, debe suspenderse la terapia con antibióticos

  • Se debe seguir una dieta líquida durante las 24 horas previas al tratamiento

  • Se utiliza un goteo intravenoso durante todo el tratamiento para suministrar sedantes y líquidos

  • Se introduce el colonoscopio en todo el colon

  • Se introduce un donante de heces en el colon mientras se retira el colonoscopio

  • El cuerpo eliminará de forma natural las heces del donante junto con las heces naturales.


Existen riesgos asociados al tratamiento, lo que se puso de manifiesto con la primera muerte registrada como resultado del trasplante fecal (aunque se trataba de un adulto y no estaba relacionado con los tratamientos de autismo) en 2019. Como el procedimiento está en sus inicios, especialmente para este propósito, muchos futuros pacientes desearán buscar opciones alternativas.


Aunque se considere una buena opción, el Hospital Infantil afirma que cualquier niño que tome medicación inmunosupresora debe evitar este tratamiento, al igual que cualquiera que se haya sometido a un trasplante de médula ósea o haya tenido algún problema que pueda hacer peligrosa una colonoscopia. Por último, sólo los niños autistas con problemas y desequilibrios gastrointestinales pueden beneficiarse del proceso.



¿Cómo se presenta el futuro de los trasplantes fecales como tratamiento del autismo?


El futuro de los trasplantes fecales es muy emocionante, y no sólo para el autismo. De hecho, se están realizando estudios sobre sus posibles beneficios para las alergias a los cacahuetes, así como para la diabetes de tipo 2, la cirrosis y la enfermedad de Crohn, entre otras.


En relación con el TEA y las terapias de trasplante fecal, los conocimientos existentes sobre el tema demuestran que hay potencial, lo que inevitablemente conducirá a nuevas investigaciones médicas por parte de los líderes de la Universidad de Arizona, así como de nuevas facultades. Algunos de los pasos clave que habrá que dar en los próximos años son:


  • Utilizar estudios aleatorios y controlados con placebo para obtener conocimientos más precisos

  • Investigación sobre cómo debe ser un microbioma saludable

  • Mejora de los controles de los donantes y de las muestras para proteger a los pacientes

  • Investigación sobre las repercusiones de la preparación para el tratamiento mediante la interrupción de la medicación

  • Análisis de los posibles beneficios durante un periodo superior a dos años.


Cuando estas respuestas puedan aportarse con claridad, es muy probable que la claridad añadida abra la puerta a que los trasplantes fecales desempeñen un papel más central en el campo del tratamiento del autismo. Mientras tanto, los estudios sobre su impacto en los adultos que viven con TEA y, más concretamente, con problemas gastrointestinales, seguirán creciendo también.


Está ampliamente aceptado que los trasplantes fecales cambiarán el escenario del autismo para miles de enfermos en los próximos años. Por ahora, la información es todavía limitada, pero sin duda proporciona la esperanza de un futuro más brillante.



Conclusión


Hay buenas y malas noticias para los padres que desean investigar la posibilidad de utilizar un trasplante fecal para el tratamiento de los síntomas del autismo. La investigación sobre el éxito de los trasplantes fecales para el tratamiento del autismo está todavía en sus inicios y, aunque estudios como los realizados por la Universidad Estatal de Arizona son prometedores, es demasiado pronto para utilizar el tratamiento con garantías de eficacia y, lo que es más importante, de seguridad.


Como nota positiva, los trabajos en curso sobre la investigación de los trasplantes fecales para niños con TEA, junto con los desarrollos del propio tratamiento, muestran signos prometedores. Dada la velocidad de los avances en este campo, se puede concluir que se convertirá en un procedimiento común en algún momento de los próximos años. Que sea adecuado para todos los casos de autismo o sólo para los pacientes que se encuentran en una parte específica del espectro es otro debate.


En resumen: los trasplantes fecales pueden reducir posiblemente algunos síntomas del autismo, pero nuestra sugerencia sería que se mantuviera la paciencia hasta que se disponga de pruebas más concluyentes y de una logística conveniente.

https://www.autismparentingmagazine.com/fecal-transplant-autism/