Reflexiones de una persona con TEA: la sociedad es la exclusión

Actualizado: 15 de sep de 2020




POR IGNACIO PANTOJA

Fuente: Autismo en vivo

Fotografía: Pixabay


Cuando sabemos que la sociedad lo está haciendo mal y seguimos mirando hacia otro lado, formamos parte del problema, no de la solución.

La circunstancia de haber nacido en 1984 me limita a una época en la que la comprensión hacia los TEA aún era poca y la tolerancia también, pero quizá en un futuro, en las siguientes generaciones pueda cambiar.

Lo único que me mantiene con ganas de vivir, con algo de ilusión y esperanza, es poder cambiar las cosas; mi negativa a la eugenesia abortiva, el que las personas con TEA tengan amigos, que puedan ser felices, que tengan una vida sexual satisfactoria, que puedan amar a las personas, a los procesos y a las cosas, es aquello que me anima a levantarme cada mañana.

Todos los sectores han luchado, las feministas, los homosexuales, las personas de raza negra, gente con discapacidad, los pobres y un grandísimo etc… ¡SIN FALTARLES RAZÓN!

No hace falta formar un ejército, no hace falta matar, solo hablar, repetir y explicar, la lucha puede hacerse con pena, padeciendo violencia física y verbal, pero hablando, escribiendo, demostrando, que la gente con TEA pueda expresarse y la que no es TEA, comprender.

Se pueden hacer muchísimos esfuerzos en el día a día, pero no solo por nuestra parte, necesitamos al menos un 5% de colaboración, molestamos, pero no queremos molestar, inquietamos, pero no queremos inquietar, agobiamos, pero no queremos agobiar, solamente queremos vivir en paz, con cierta alegría, cierto apoyo y cierto afecto.

Pero no se puede luchar cuando hay risas y sonrisas a mi alrededor, cuando no se responde al chat, cuando se esquivan con excusas el verme, cuando se me trata como a “un bicho raro”, cuando se quiere que me vaya a asociaciones y se trata de segregar. Cuando llevo hasta el año 2004 sufriendo violencia física, acoso, violación de mi integridad física y moral. Para pasar los 20 años en la ignorancia y la marginación.

Por ello para los TEA, LA SOCIEDAD ES LA EXCLUSIÓN, pero como se dice en la Biblia “todos somos hijos de Dios” y más actualmente, en la igualdad y en una palabra que nos suena a extranjera “FRATERNIDAD”; si algo debo hacer en la vida y por lo que seguir luchando, es por la inclusión de los TEA en las generaciones futuras y por mejorar toda la sociedad del futuro.

Entradas Recientes

Ver todo