Reprogramar la mente para ser nuestra mejor versión (I)

Actualizado: jun 13




POR ALEX GARCIA

Fuente: Autismo en vivo / 14/11/2020, Barcelona

Fotografía: Pixabay

Se dice con cierta razón que somos el promedio de las cinco personas con quienes pasamos más tiempo, en la medida que somos influenciables a ellas o que nos rodeamos de personas parecidas. Sin embargo, tenemos el poder de elegir como queremos ser, hasta cierto punto.

Nuestra realidad se crea en gran medida a raíz de nuestras creencias y nuestros pensamientos. Ellos determinan nuestras elecciones y comportamientos, y obviamente el resultado que obtenemos –nuestra realidad- está en función de dichas elecciones y comportamientos. Así pues, la raíz de todo la debemos buscar, al menos en buena parte, en nuestra mente consciente –pensamientos- y subconsciente –creencias-.

Muchas de estas creencias nos vienen determinadas por nuestro entorno cultural o por lo que nos han dicho alguna vez nuestros padres u otras personas cercanas. Luego, los pensamientos no son más que frutos de estas creencias. Como no, el problema está en las creencias limitantes y los pensamientos negativos que se generan a raíz de éstas. Identificar tus creencias limitantes es el principio del proceso de cambio hacia una mejor versión de ti mismo.

Ni falta hace que decir que las personas con autismo crecen con muchas creencias limitantes fruto de su diferencia, de sus propias experiencias personales y de lo que los demás les dicen o comentan sobre ellos. Es necesario pues llevar a cabo un profundo ejercicio de introspección para identificar dichas creencias limitantes, así como nuestros pensamientos negativos más recurrentes, que nos pueden ayudar precisamente a identificar nuestras creencias limitantes.

Ello se puede hacer llevando un pequeño bloc de notas en el que ir anotando los pensamientos, a través de la meditación para observar detenidamente todos los pensamientos que te llegan a la mente, y finalmente también escribiendo un diario autobiográfico en el que expliques el porqué de todas tus decisiones y actitudes a lo largo de la vida. Ahí descubrirás tus creencias.

Sin duda, el apoyo de un profesional nos puede ayudar mucho en este proceso, pero si hay buena parte del proceso que uno puede hacer por su cuenta, en la medida que tenga voluntad sincera y capacidad de introspección. La colaboración de nuestros allegados nos puede ser de gran ayuda también, en la medida que se den cuenta de cosas que hacemos inconscientemente.

Es vital analizar las creencias en todos los ámbitos de la vida: académico o profesional, social, pareja, habilidades personales, auto-concepto físico, y cuestionar profundamente todas estas creencias, por más que otras personas de nuestro entorno también las tengan. Como he dicho antes, a menudo son creencias de origen cultural, que no se corresponden con la realidad.

El ejemplo típico que se pone en este sentido es el de que “para ganar dinero hay que ser muy egoísta e incluso mala persona o aprovecharse de los demás”. Sin duda esta creencia no sólo es falsa sino que ha estado y sigue estando presente en muchos entornos sociales, y es una de las razones de fondo por las que muchos no van más allá de su situación financiera actual, que reproducen de sus padres. Un libro muy interesante acerca de este tema es “Padre rico, padre pobre” de Robert Kiyosaki, que explica las diferencias en valores, creencias y conocimientos en relación a las finanzas que tienen y transmiten los padres ricos y los pobres, y como ello tiene consecuencias directas en los resultados financieros de sus hijos.

En el siguiente artículo de esta serie explicaré qué hacer una vez has identificado tus creencias limitantes.


Entradas Recientes

Ver todo