https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Según un estudio, algunos autistas mínimamente verbales muestran signos de familiaridad con el lenguaje escrito

Aprendizaje de las letras: el rendimiento de algunos autistas mínimamente verbales en una prueba de tiempo de reacción sugiere que están familiarizados con la forma en que las letras van juntas. CATHERINE FALLS COMMERCIAL / GETTY IMAGES



POR CALLI MCMURRAY

Fuente: thetransmiter.org | 09/05/2024

Fotografía: GETTY IMAGES

 

 

Cite este artículo:

 

 


Sin embargo, investigadores ajenos al trabajo temen que los resultados puedan utilizarse para respaldar técnicas de comunicación facilitada desacreditadas.

 


Las personas autistas mínimamente verbales demuestran familiaridad con los patrones ortográficos, según sugiere un nuevo estudio.

 

Pero varios investigadores de la comunicación que no participaron en el trabajo dicen que les preocupa que el hallazgo pueda utilizarse para apoyar un controvertido método de comunicación.

 

Según el investigador principal, Vikram Jaswal, profesor de Psicología de la Universidad de Virginia, en el estudio participaron 31 adolescentes y adultos con autismo que jugaron en una tableta a un juego de letras que recuerda al Whac-A-Mole. Los participantes golpeaban las letras de una cuadrícula alfabética mientras parpadeaban de una en una. En algunos ensayos, las letras parpadeantes deletreaban una frase significativa que los investigadores habían leído previamente en voz alta a los participantes.

 

Aproximadamente la mitad de los participantes pulsaban las letras más rápido cuando formaban parte de una frase con sentido o de una pareja de letras común (como "él"). También pulsaban las letras más rápido que los símbolos sin sentido y hacían una pausa antes de pulsar la primera letra de una palabra nueva de la frase.

 

Estos participantes mostraban "habilidades básicas de alfabetización", afirma Jaswal, aunque la hiperlexia, o una intensa fascinación por las letras, también podría explicar estos resultados, afirma su equipo en el estudio. El trabajo se publicó el 21 de febrero en Autism.

 

La tarea de tiempo de reacción es una forma estándar de medir el conocimiento implícito de las regularidades ortográficas, o patrones de deletreo, dice Nicole Conrad, profesora de psicología de la Universidad Saint Mary de Halifax (Canadá), que no participó en el trabajo. Aunque es aventurado afirmar que los patrones observados indican aptitudes de lectoescritura, dice, "sin duda demuestra que están aprendiendo algo que podría ser útil para la lectura posterior".

 

Todos los participantes habían utilizado un tablero de letras para comunicarse durante al menos un año antes del estudio, y la mayoría había estado en terapia del habla durante una media de casi 16 años, informó el equipo de Jaswal. "Tienen cierta familiaridad con las letras y cómo van juntas. Y eso es lo que vemos en la tarea", dice Conrad. "Es interesante demostrar que eso puede ocurrir sin instrucción explícita".

 

Uno de los participantes podía comunicarse eficazmente mediante el habla. Sus capacidades individuales "oscilaban entre nada en absoluto, unas pocas aproximaciones de palabras y el habla de frases limitadas", afirma el estudio.

 

El estudio no incluía descripciones detalladas de la capacidad de habla de los participantes ni ninguna información sobre su capacidad de lenguaje receptivo, dice Stephen Camarata, profesor de audición y ciencias del habla de la Universidad de Vanderbilt, que no participó en el trabajo.


"Si intentara replicar este estudio, no sabría necesariamente a quién incluir", dice Camarata. "Pero, en general, creo que es creíble. Y siento que hicieron un esfuerzo de buena fe para hacerlo realmente bien".

 

Jaswal no evaluó las habilidades de lenguaje receptivo porque no pudo identificar una "medida que sea rápida, fácil de administrar y que pueda estar seguro de que proporciona una indicación precisa de la capacidad de lenguaje receptivo de una persona autista que no habla", dice.

 

Juego de cuadrícula: los participantes pulsaban letras (izquierda) más rápido que símbolos sin sentido (derecha) mientras parpadeaban de uno en uno.

Uno de los puntos fuertes del estudio, según Camarata, es que la tableta estaba apoyada en una mesa frente a los participantes; un facilitador no sostenía el dispositivo ni tocaba a los participantes.



 

Sin embargo, otros controles -como desordenar el orden de las letras o utilizar letras reflejadas o invertidas- habrían dado más solidez a las conclusiones, dice Katharine Beals, profesora adjunta del programa de autismo de la Universidad de Drexel, que no participó en el estudio. "Están dando en el blanco en algo que se parece mucho al tablero de comunicación que usan todo el tiempo", dice Beals.

 

Los experimentadores también deberían haber incluido una condición en la que las letras parpadearan en una frase significativa sin que los experimentadores leyeran la frase en voz alta de antemano, dice.

 

Tres investigadores, entre ellos Beals, dijeron a The Transmitter que consideran el nuevo estudio de Jaswal como una solución para validar la comunicación facilitada -una técnica desacreditada en la que un facilitador ayuda a una persona que no habla a escribir un mensaje en un tablero de letras sujetándole la mano, el hombro o la muñeca- sin poner a prueba a los usuarios.

 

Busca pruebas que hagan más plausible la comunicación facilitada, porque una de las preguntas que se plantean los escépticos como yo es: "¿Realmente saben leer y escribir estos niños?"". dice Beals.

 

Las pruebas de paso de mensajes, en las que un examinador da información a la persona que no habla, pero no a su facilitador, desacreditaron la comunicación facilitada en la década de 1990. Las personas que no hablaban sólo podían responder correctamente a las preguntas cuando su facilitador conocía la información, lo que indicaba que el facilitador era el verdadero autor de las comunicaciones.

 

En las décadas siguientes, la técnica "pasó a la clandestinidad y luego resurgió con distintos nombres, como 'deletrear para comunicar' y 'método de estimulación rápida'", explica Ralf Schlosser, profesor de Ciencias y Trastornos de la Comunicación en la Universidad Northeastern.

 

En los nuevos métodos, el facilitador sujeta el tablero de letras y no toca al participante.


"Dicen que no manipulan físicamente los mensajes, así que no hay que meterlos en el mismo saco que la comunicación facilitada", pero los facilitadores pueden mover inconscientemente el tablero mientras lo sujetan, dice Schlosser.

 

En 2018, un comité de la American Speech-Language-Hearing Association, que incluía a Schlosser, revisó la literatura en busca de estudios que apoyaran o desacreditaran el método de indicación rápida. "La revisión salió vacía", dice Schlosser, lo que significa que no había estudios que apoyaran la efectividad o inefectividad de la técnica.

 

El comité "se sintió lo suficientemente cómodo" como para extrapolar las pruebas en contra de la comunicación facilitada y concluir que la estimulación rápida "es una técnica peligrosa y no debería utilizarse", afirma Schlosser. A diferencia de lo que ocurre con la comunicación facilitada, los defensores del método de instigación rápida se han negado a probar directamente la autoría de los mensajes, añade.

 

Quiero poner un cortafuegos aquí, entre este [estudio] y el apoyo a la estimulación rápida. En mi opinión, no apoya en modo alguno la incitación rápida. - STEPHEN CAMARATA

 

 Según un estudio realizado en 2020 por Jaswal y sus colegas, los autistas poco verbales miraban cada letra de un tablero durante medio segundo antes de señalarla. Jaswal y su equipo argumentaron que este trabajo de seguimiento ocular era una prueba de que los mensajes del letrero eran comunicaciones auténticas de los participantes.

 

El estudio se enfrentó a la reacción de los detractores del método de indicación rápida. "Es un desafío a la lógica", afirma Howard Shane, director del Centro de Mejora de la Comunicación del Hospital Infantil de Boston. "¿Por qué tienen que llegar a estos extremos?".

 

Beals y Schlosser dicen que ven el nuevo estudio de letras como otra iteración del trabajo de seguimiento ocular: un intento de probar indirectamente la autoría del mensaje sin poner a prueba a los participantes. Shane afirma que si las personas que no hablan y que participaron en estos estudios pueden pulsar letras en una tableta sin la intervención de un facilitador, también deberían ser capaces de comunicarse de esa forma. "¿Por qué no se limitaron a teclear?" dice Shane.

 

Camarata dice que entiende esta crítica, pero "quiero construir un cortafuegos aquí, entre este [estudio] y el apoyo a la indicación rápida", dice Camarata. "En mi opinión, no respalda de ninguna manera, forma o manera la indicación rápida".

 

Jaswal también niega que su estudio intente validar la indicación rápida. "No sé de dónde viene esta interpretación del estudio", afirma. "Este estudio no trataba de autentificar ningún método de comunicación. Era un intento de utilizar una tarea de tiempo de reacción -piedra angular de la metodología en psicología cognitiva- para investigar si algunos autistas que no hablan han adquirido algunas habilidades básicas de alfabetización."

 

A pesar de las críticas, "mi esperanza es que nuestros hallazgos motiven más investigación sobre la alfabetización en esta población", dice Jaswal, "incluyendo cómo medirla, cómo apoyar su adquisición y cómo aprovecharla para proporcionar a los autistas no hablantes acceso a alternativas eficaces al habla."

 

 

Artículo original en inglés:

 

 

 



86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page