Soy autista y sí, soy social




POR ROSIE HOWARD

Fuente: Autism on the Mighty | 14/01/2021

Fotografía: Pixabay



Hay tantos mitos sobre el autismo por ahí, tantos que todavía se creen y se difunden plenamente...


Incluso durante el mes de la concienciación sobre el autismo, estos mitos se extienden como un reguero de pólvora con publicaciones bienintencionadas que nos describen como algo que no somos, agrupándonos a todos con estereotipos y perpetuando estigmas dañinos.


Desde que acudí por primera vez a mi diagnóstico cuando era una niña, me dijeron que no debía ser autista porque quería hacer amigos. Eso refleja algo que mucha gente cree: que los autistas no son sociales. Estamos destinados a ser reclusos introvertidos que odian a la gente y no tienen amigos. Este mito no sólo es erróneo, sino que es hiriente, no sólo para los adultos autistas como yo, sino para las valientes madres y padres de niños recién diagnosticados. Les hace temer que su hermoso hijo no tenga amigos. Ese miedo no es una realidad que todos vivimos.


Aunque muchos de mis amigos bromean diciendo que soy antisocial, e incluso yo bromeo diciendo que prefiero quedarme en casa con mi gato y una botella de vino que salir de fiesta, en términos de cómo se presenta el autismo, soy una mujer social. Cuando era niña, me decían que las niñas no tienen autismo, e incluso si lo tienen, ciertamente no intentan hacer amigos. La palabra clave en esa frase es intentar. Yo era la niña más rara, ruidosa y estrafalaria que puedas imaginar y me siento muy orgullosa de ello.


Hablaba con todo el mundo y era muy parlanchina, tanto que a menudo me metía en problemas en el colegio. La única persona medio parlanchina como yo era uno de mis mejores amigos, que también era autista. Siempre intentaba hacer amigos con los que me rodeaban, pero era una habilidad que no desarrollé hasta la adolescencia.


Y aunque no hacía amigos con mucho éxito, lo intentaba. Lo intenté con todas mis fuerzas y seguí intentándolo hasta mi adolescencia. Hasta el día de hoy, me cuesta mucho hacer frente a las situaciones sociales, pero no tanto como en aquella época, por suerte. Pude desarrollar habilidades que me permiten ser socialmente funcional hoy en día a través de mucha, mucha práctica. Aunque no soy perfecta ni mucho menos, si me vieras en una reunión social probablemente podrías decir que no soy la mejor usando esas habilidades, pero aún así me llamarías social. Salgo, veo a mis amigos, hablo con ellos por Internet, pero hay gente que duda de mi autismo simplemente porque tengo esos amigos.


Ahora sé que casi todos los autistas luchamos hasta cierto punto con los entornos sociales, con la socialización y con hacer y mantener amigos. Y es una lucha que muchos de nosotros a menudo pasamos años y años tratando de hacer amigos. Pasamos por muchas amistades, por mucha gente, intentando desesperadamente encontrar a unos pocos que nos quieran por lo que somos. No nacemos con las habilidades naturales que los niños típicos manejan más fácilmente que nosotros; no tenemos ese privilegio. Pero imagina que te esfuerzas tanto y, justo cuando crees que lo tienes todo controlado, justo cuando crees que por fin has conseguido que funcione, la gente utiliza tu éxito para dudar de tu autismo. Para invalidar esa lucha.


No es fácil ni mucho menos, pero soy social. Tengo amigos. Voy al pub, me río y no cambiaría a mis amigos por nada del mundo. Y sigo siendo una mujer autista válida y orgullosa. Difundir el mito de que todos somos antisociales y no tenemos amigos es hiriente y grosero, y mientras que los que tenemos autismo somos capaces de desprendernos de esto en su mayor parte, los padres de los niños recién diagnosticados no tienen eso. A menudo no saben que esto es un mito.


Así que a mis compañeros adultos autistas, sois válidos incluso si sois sociales. Aunque salgáis todos los fines de semana y os riáis y sonriáis con vuestros amigos, vuestras propias luchas sociales son válidas. Veo vuestro éxito y sé lo mucho que os ha costado llegar a él. Y a los padres de un niño recién diagnosticado con autismo, recordad que todos somos diferentes. Todos nos presentamos de forma diferente, y muchos de nosotros no somos antisociales. Socializar puede ser más difícil para nosotros, pero todavía podemos participar socialmente y podemos hacer amigos. Simplemente, tomamos la ruta más pintoresca para llegar allí.




Rosie Howard

@rosiehoward | colaboradora


Tengo síndrome de Asperger, ansiedad, trastorno de pánico, TEPT, depresión y endometriosis. Cuido a mi hermano autista y lo he hecho toda mi vida, estoy estudiando para ser terapeuta. Tengo un dolor crónico no diagnosticado con elementos de una enfermedad no diagnosticada que hace que afrontar la vida sea difícil, pero sigo estudiando aunque me cueste un poco más.


https://themighty.com/2021/01/autistic-and-social/?utm_term=Autofeed&utm_medium=Autism_Page&utm_source=Facebook&fbclid=IwAR0OEXk0HfrGDGeFzycS8lLFz-xdW2Et-spbRVJWXEXmTRhKPJ4V-PA9hAc#Echobox=1632035265

49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo