Terapia de oxígeno hiperbárico para el autismo




POR RACHAEL BEST

Fuente: Autism Parenting Magazine / 02/12/2020

Fotografía: Pixabay



Justin Bieber duerme en una cámara de oxígeno hiperbárica. Tiene una en su casa y otra en su estudio. No, si te lo estás preguntando, JB nunca ha sido diagnosticado de autismo.


El interés de los consumidores por la terapia de oxígeno hiperbárico es alto, con resultados prometedores para la ansiedad y la depresión, como en el caso de JB, y el alzheimer y el autismo, entre otros.


Las cámaras de oxigenoterapia hiperbárica se utilizaron, inicialmente, para tratar la enfermedad de descompresión que sufren los buceadores de aguas profundas.


Hoy en día, las cámaras se aprovechan en diversas funciones médicas, incluida una intervención tras una intoxicación por monóxido de carbono e inhalación de humo.


La terapia también se utiliza en:


  • El tratamiento de heridas rebeldes

  • Tratamiento de la gangrena

  • Alzheimer y otras enfermedades mentales

  • Tratamiento de la enfermedad de descompresión

  • Flujo sanguíneo inadecuado traumático

  • Infecciones óseas

  • Lesión por radiación retardada

  • Como solución para la mejora de las capacidades cognitivas y motoras en la vejez, un nuevo estudio ha demostrado los resultados positivos de la oxigenoterapia hiperbárica (HBOT).


El estudio piloto, una colaboración entre el Centro Sagol de Medicina e Investigación Hiperbáricas y la Escuela Sagol de Neurociencia de la Universidad de Tel Aviv, descubrió que la oxigenoterapia hiperbárica (HBOT) puede mejorar significativamente el rendimiento cognitivo en adultos mayores sanos. Las principales áreas de mejora tras la terapia fueron las siguientes:


Atención y concentración

Velocidad de procesamiento de la información

Pruebas de función cognitiva


En cualquier persona, estas capacidades tienden a disminuir con la edad. El estudio descubrió que la terapia de cámara hiperbárica aumentó significativamente el rendimiento cognitivo al mejorar el flujo sanguíneo cerebral en lugares específicos del cerebro.


Este estudio es el primer rayo de esperanza en relación con la terapia de cámara hiperbárica para el autismo. La razón es que existen coincidencias significativas entre los síntomas relacionados con la vejez (deterioro de las habilidades cognitivas y motoras) y los síntomas del autismo en niños y adultos.



¿Qué es la oxigenoterapia hiperbárica (HBOT)?


En una sesión de terapia HBOT, el paciente se introduce en una cámara de oxígeno presurizado donde respira oxígeno puro. En esta cámara, la presión del aire se duplica al doble de la del aire normal que respiramos en el exterior. La terapia aumenta la solubilidad del oxígeno en la sangre, que llega al cerebro y al resto del cuerpo.


El aumento de oxígeno estimula y acelera las funciones corporales dependientes del oxígeno, desde los latidos del corazón hasta el pensamiento y el movimiento. Por esta razón, el HBOT ha demostrado tener un gran potencial para curar o reducir los síntomas de deterioro cognitivo y de movilidad, como en el autismo y la vejez.


Los investigadores han descubierto que la administración de una combinación de altos niveles de oxígeno, conocida como hiperoxia y presión en un entorno hiperbárico, mejora la oxigenación de los tejidos. Manipula los genes sensibles al oxígeno y a la presión, lo que conduce a un mayor metabolismo de los tejidos.


Además, los genes objetivo activan la formación de nuevos vasos sanguíneos para una circulación de oxígeno aún más eficiente. También se produce una proliferación de células madre asociada y una reducción significativa de la inflamación.


Al permitir que llegue más oxígeno a las regiones del cuerpo que carecen de él, la TOHB permite aliviar muchas enfermedades comunes. La terapia potencia las funciones corporales disolviendo el oxígeno en la sangre, el plasma y los líquidos cefalorraquídeos.


Los especialistas médicos siguen estudiando los efectos del tratamiento con HBOT en los niños con autismo. Se ha prestado especial atención a los problemas comórbidos (que ocurren simultáneamente) en los trastornos del espectro autista, entre ellos:


  • Curar los problemas relacionados con el intestino y la inflamación del cerebro

  • Aumentar la circulación sanguínea a las regiones clave del cerebro

  • Crear un entorno microbiano favorable en el intestino



¿Funciona la oxigenoterapia hiperbárica para el autismo?


En varios estudios, los investigadores mencionan la neuroinflamación, la disfunción mitocondrial y el estrés oxidativo en el cerebro de los niños con autismo como las principales explicaciones del potencial de la TOHB en el tratamiento de la enfermedad.



HBOT en la neuroinflamación


Las pruebas demuestran que la neuroinflamación del cerebro es uno de los principales factores causales subyacentes de los trastornos del espectro autista. De hecho, este es el hallazgo distintivo tras varias décadas de investigación en el autismo. Existe un consenso en el mundo científico de que la función inmunitaria anormal, que engloba la inflamación, los autoanticuerpos anticerebrales y la desregulación de las citoquinas, desempeña un papel importante en el desarrollo de los TEA.


La consecuencia directa de la neuroinflamación es la hipoperfusión cerebral, que se refiere a la disminución de la circulación sanguínea del cerebro. Como resultado, el individuo autista muestra capacidades cognitivas limitadas, problemas de concentración y atención, comunicación e interacciones sociales.


En un estudio realizado en 2006, los científicos realizaron autopsias a 15 personas con TEA de entre 5 y 44 años. Utilizaron un grupo de control de nueve autopsias de personas a las que no se les había diagnosticado TEA. El estudio mostró un importante proceso neuroinflamatorio en el cerebelo de los pacientes con TEA.


Los defensores del HBOT dicen que la terapia aumenta la medida de oxígeno que se transporta a través del plasma y se mezcla con los tejidos. Los estudios con animales han confirmado que el aumento del contenido de oxígeno en la sangre mediante la TOHB reduce la inflamación.


En un estudio en humanos, 12 niños autistas fueron tratados con HBOT a 1,3 atm/24% de oxígeno, mientras que otro grupo de seis niños recibió HBOT a 1,5 atm/100% de oxígeno. Los investigadores midieron los biomarcadores de inflamación en el cerebro antes y después de las sesiones de terapia. Los resultados mostraron que, en ambos grupos, la TOHB redujo significativamente la inflamación cerebral y mejoró el comportamiento.



La OTHB en el comportamiento


En un nuevo estudio que muestra directamente los efectos del oxígeno hiperbárico en niños con trastornos del espectro autista, los expertos examinaron a 18 niños con TEA después de que se sometieran a la TOHB. En el estudio publicado en la revista bmc Pediatr treatment for children, descubrieron que el tratamiento del autismo mediante oxigenoterapia hiperbárica conducía a una reducción de la inflamación y mejoraba la cognición y el movimiento.


Hicieron un seguimiento con estudios masivos a doble ciego y compararon los resultados con:


  • Lista de comprobación de la evaluación del tratamiento del autismo (ATEC)

  • Lista de comprobación de la conducta aberrante-comunitaria (ABC)

  • Impresión Clínica Global-Mejora (CGI)


Aunque las pruebas fueron en gran medida anecdóticas y se obtuvieron mediante informes de los padres, el estudio indica que el tratamiento con oxígeno hiperbárico dio lugar a:


  • Mejora de la adquisición de habilidades y reducción de los problemas de conducta

  • Mejora de la comunicación espontánea durante la oxigenoterapia


Estos estudios sugieren que el HBOT puede ayudar a mejorar el comportamiento de los niños con TEA.


Sin embargo, estos dos descubrimientos no se duplicaron entre los miembros y, por lo tanto, no se consideran exactamente científicos.


A pesar de los hallazgos de estos estudios grupales, la reacción de un individuo específico a largo plazo es principalmente el principal factor de consideración para un padre o clínico.


En 2008, los investigadores individualizaron las investigaciones, centrándose en tres sujetos. Esto permitió a los analistas buscar diferencias específicas entre los niños durante y después de la terapia HBOT.


Estudiaron el comportamiento, la comunicación y la mejora de las habilidades. Los resultados mostraron pequeños aumentos en la mejora espontánea para un sujeto y una mejora en la adquisición de habilidades para otro. Sin embargo, este estudio no se reprodujo entre los sujetos y tampoco se consideró científicamente preciso.



HBOT en la debilidad mitocondrial


Unas pocas personas con TEA muestran pruebas de debilidad mitocondrial, lo que se traduce en una baja energía que ralentiza el pensamiento y otras funciones corporales. Últimamente, el HBOT se ha hecho inmensamente popular como una posible intervención para la disfunción mitocondrial en individuos con autismo.


Tanto en estudios con animales como con humanos, los científicos han descubierto que la terapia de oxígeno mejora la función mitocondrial. En una investigación de roedores con una función mitocondrial sana, la OTHB elevó la producción de ATP en el tejido muscular en contraste con un grupo de referencia. Este estudio muestra que la oxigenoterapia puede mejorar los síntomas del TEA asociados al control motor fino y al equilibrio.


Un ensayo en curso en el hipocampo de ratas revela que la TOHB eleva la biogénesis mitocondrial y la autofagia. En un nuevo estudio controlado de 69 pacientes con lesiones cerebrales traumáticas extremas, el uso de HBOT a 1,5 atm/100% de oxígeno aumentó fundamentalmente los niveles de oxígeno del cerebro y la circulación sanguínea cerebral. Estos dos estudios demuestran un gran potencial en el uso de la OTHB para mejorar el rendimiento cognitivo en individuos con autismo.



HBOT sobre el estrés oxidativo


Varios estudios han encontrado una estrecha relación entre el aumento del estrés oxidativo y los niños con TEA. El estrés oxidativo conduce a un daño oxidativo de las células y del ADN. Puede causar cambios en la inflamación que dañan el tejido cerebral y reducen drásticamente el metabolismo, lo que finalmente conduce a los síntomas clínicos del autismo.


Algunos especialistas desconfían de que con la terapia hiperbárica puedan empeorar los síntomas de los niños autistas. La terapia hiperbárica tiene el potencial de aumentar el estrés oxidativo al incrementar el suministro de oxígeno a las mitocondrias.


Aun así, las investigaciones han demostrado que la TOHB parece mejorar la producción de enzimas antioxidantes. Éstas protegen a las células del estrés oxidativo. En un estudio, se administró HBOT todos los días a 1,3 atm a 48 niños con autismo. Los resultados mostraron una reducción significativa del estrés oxidativo hasta 32 días desde el día de la terapia. Este estudio muestra el posible beneficio de la terapia HBOT para aumentar los niveles de energía y mejorar la salud del cerebro de los niños con autismo.



Beneficios de la terapia de oxígeno para el autismo: la conclusión de varios estudios


Se necesitan muchas más pruebas científicas para demostrar la eficacia de la oxigenoterapia como solución contra el autismo. La conclusión de varios hallazgos hasta ahora, incluyendo estudios anecdóticos a doble ciego, muestran que:


  • Las causas subyacentes del autismo incluyen la neuroinflamación, la debilidad mitocondrial y el estrés oxidativo están en gran medida relacionados (uno causa el otro)

  • El aumento del suministro de oxígeno en la sangre puede reducir significativamente la neuroinflamación, aumentar los niveles de energía y reducir el estrés oxidativo

  • Según varios informes, el tratamiento de los niños con TEA con HBOT conduce a importantes interacciones sociales y mejoras en el estado de ánimo

  • Además, las pruebas sobre el uso de la oxigenoterapia contra el autismo infantil son prometedoras para mejorar la memoria y el rendimiento cognitivo, las verbalizaciones y las interacciones sociales

  • En estudios de ensayos controlados de tratamiento hiperbárico, los especialistas han encontrado mejoras significativas en las habilidades para colorear, el habla y las habilidades de autoayuda en adolescentes con TEA utilizando 20 sesiones de HBOT a 1,5 atm/100% de oxígeno

  • Un tratamiento con HBOT a 1,3 atm/24% de oxígeno puede tener un impacto positivo en un niño con TEA, incluyendo una reducción de los comportamientos repetitivos, una mejora en la escritura a mano y en las habilidades motoras finas, una mejor función intestinal y una mejor comunicación lingüística

  • Además, las investigaciones muestran que los efectos antiinflamatorios de la terapia de oxígeno hiperbárico para el autismo pueden mejorar la interacción social y reducir los comportamientos estereotipados (20 sesiones de HBOT a 1,5 atm/100% de oxígeno)



¿Es segura la TOHB para los niños con autismo?


Como cualquier otro tratamiento, se ha demostrado que la TOHB tiene efectos secundarios indeseables. Esto no es una sorpresa, teniendo en cuenta que los estudios que apoyan el uso de la terapia como tratamiento para el ASDA son en gran medida mixtos y no concluyentes.



Los posibles efectos secundarios durante y después del HBOT pueden incluir mareos y fatiga, mientras que los efectos secundarios más graves pueden incluir:


  • Daños en los senos paranasales


El traumatismo sinusal es un efecto secundario común de la oxigenoterapia si el paciente entra en la cámara con una infección respiratoria superior. Durante la OHB, se producen cambios drásticos de presión tras la fase de compresión en las cavidades sinusales.


Un gradiente de presión negativo provoca la inflamación de los tejidos de la mucosa de los senos paranasales, con lo que éstos se bloquean. Esta compresión provoca congestión y edema. El paciente puede referir dolor facial que se reduce a medida que el volumen de aire en la cámara se expande. El uso de un spray nasal descongestionante antes de la terapia reduce significativamente este efecto indeseado.


  • Daño pulmonar


Durante y después de la terapia HBOT, los pacientes pueden sufrir daños en el tejido pulmonar debido al cambio de presión. Los resultados incluyen fugas de aire de los pulmones hacia el tórax, lo que provoca una caída del pulmón. Este efecto secundario se produce sobre todo en pacientes con enfisema y asma.


Durante la descompresión, las bolsas llenas de aire comienzan a expandirse y, cuando la presión no es aliviada por los conductos de aire de los pulmones, estas bolsas se rompen. El aire liberado provoca un exceso de presión en la cavidad torácica que provoca una disminución de la presión sanguínea y dificultad para respirar.


  • Acumulación de líquido en el oído medio


El barotrauma del oído medio es un efecto secundario común de la oxigenoterapia. Los pacientes experimentan dificultades con el equilibrio del oído. Pueden informar de sensaciones de presión, dolor de oído o molestias durante la terapia.


Si no se interviene, esto puede provocar un edema en el oído medio y, en algunos casos, la rotura de la membrana interna, lo que conlleva una pérdida de audición. En casos raros, la terapia puede causar una ruptura de las membranas de la ventana oval y perjudicar la función del oído interno, provocando vértigo.


  • Toxicidad del oxígeno y convulsiones


El aumento del nivel de oxígeno en la sangre que se produce durante las sesiones de HBOT puede ser tóxico para el sistema sensorial focal y provocar convulsiones. Si bien esto es poco común durante las sesiones clínicas hiperbáricas, sí ocurre y podría ser más probable en aquellos con problemas de convulsiones anteriores o hipoglucemia (baja glucosa). El tratamiento consiste esencialmente en eliminar el oxígeno suplementario del paciente, lo que pondrá fin a la convulsión.


  • Trastorno por descompresión (las curvas)


El trastorno por descompresión es un efecto secundario de la acumulación de nitrógeno en la sangre cuando se inhala aire a más presión atmosférica. Se trata de un efecto secundario experimentado en mayor medida por quienes administran la oxigenoterapia y no por los pacientes. Esto puede ser un problema para los pacientes si se les saca de la oxigenoterapia hiperbárica para los descansos durante el tratamiento. La enfermedad por descompresión puede causar dolor, lesiones neurológicas y colapso cardiopulmonar.


  • Toxicidad del oxígeno en los pulmones


Las concentraciones elevadas de oxígeno pueden ser perjudiciales para los pulmones. Las sesiones más prolongadas de oxigenoterapia hiperbárica pueden provocar dolor en el pecho, problemas respiratorios y, a largo plazo, riesgo de insuficiencia respiratoria. Después de la terapia, los pulmones recuperan rápidamente la línea de base una vez que el nivel de oxígeno ha disminuido.


De este modo, debido a que las sesiones de HBOT no son algo cotidiano, la toxicidad del oxígeno en los pulmones rara vez es un efecto secundario reportado en los entornos clínicos. Aun así, esto puede ser motivo de preocupación en pacientes muy enfermos que deben mantenerse con oxígeno suplementario entre terapias o en aquellos pacientes que requieren sesiones de oxigenoterapia prolongadas.


  • Alteraciones visuales y miopía


El uso de HBOT puede cambiar brevemente el estado del cristalino en el ojo. Esto generalmente empeora la miopía. Sin embargo, existe una mejora en la capacidad de enfocar objetos cercanos al ojo en los adultos mayores después de las sesiones de HBOT. Este cambio generalmente vuelve a su estado anterior al tratamiento seis dos meses después de la sesión.


  • Claustrofobia


Debido a la naturaleza cerrada de la cámara de tratamiento hiperbárico, algunos pacientes experimentan claustrofobia, un miedo a los espacios cerrados. Las personas que ahora tienen claustrofobia pueden encontrar una exacerbación de sus efectos secundarios durante la sesión de HBOT. Una cámara de varios puestos puede ayudar a mitigar estas emociones debido al tamaño de la cámara. En el caso de que los indicios de claustrofobia sean lo suficientemente graves, se puede considerar la posibilidad de administrar una sedación antes del tratamiento, dependiendo de la situación.



Precauciones y consideraciones al utilizar las cámaras de oxígeno hiperbárico:


  • La sesión de terapia no debe durar más de dos horas

  • La presión en la cámara debe ser inferior a tres veces la presión normal fuera de la cámara

  • El tratamiento es un riesgo si el individuo tiene enfermedades pulmonares o antecedentes de colapso pulmonar

  • No se aconseja el HBOT cuando el paciente tiene gripe, resfriado o ha sido operado recientemente del oído

  • El HBOT puede no ser una buena idea para los niños claustrofóbicos y los adultos autistas


La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. no han avalado ni autorizado el TOHB como tratamiento seguro.


Además, las normas de numerosas agencias de seguros sobre la oxigenoterapia hiperbárica HBOT muestran que el tratamiento del autismo con esta oxigenoterapia no está respaldado.



El resultado final


Múltiples estudios muestran que la terapia de oxígeno hiperbárico puede ayudar a aliviar los síntomas del autismo en niños y adultos. El uso de esta terapia bajo supervisión clínica puede mejorar potencialmente sus capacidades cognitivas, su comportamiento comunicativo y sus habilidades motoras finas al aumentar la circulación de la oxigenación y reducir la inflamación. Sin embargo, las pruebas que apoyan la eficacia del HBOT son mixtas y anecdóticas. Consulte a su médico antes de probar el HBOT para su hijo.



Rachael Best es una escritora de contenidos con experiencia en la creación e investigación de artículos en el campo del autismo. Ha trabajado en una gran variedad de nichos de escritura, desde libros electrónicos de no ficción hasta la redacción y revisión de sitios web, pasando por la escritura creativa y la escritura de guiones. Rachel cree que las palabras son la base de la sociedad y pueden ser el primer paso para crear relaciones exitosas, por lo que trata las palabras con mucho cuidado. Rachel disfruta aprendiendo cosas nuevas e investigando temas.


https://www.autismparentingmagazine.com/autism-hyperbaric-oxygen-therapy/