Terapia de oxígeno hiperbárico para el autismo




POR RACHAEL BEST

Fuente: Autism Parenting Magazine / 02/12/2020

Fotografía: Pixabay



Justin Bieber duerme en una cámara de oxígeno hiperbárica. Tiene una en su casa y otra en su estudio. No, si te lo estás preguntando, JB nunca ha sido diagnosticado de autismo.


El interés de los consumidores por la terapia de oxígeno hiperbárico es alto, con resultados prometedores para la ansiedad y la depresión, como en el caso de JB, y el alzheimer y el autismo, entre otros.


Las cámaras de oxigenoterapia hiperbárica se utilizaron, inicialmente, para tratar la enfermedad de descompresión que sufren los buceadores de aguas profundas.


Hoy en día, las cámaras se aprovechan en diversas funciones médicas, incluida una intervención tras una intoxicación por monóxido de carbono e inhalación de humo.


La terapia también se utiliza en:


  • El tratamiento de heridas rebeldes

  • Tratamiento de la gangrena

  • Alzheimer y otras enfermedades mentales

  • Tratamiento de la enfermedad de descompresión

  • Flujo sanguíneo inadecuado traumático

  • Infecciones óseas

  • Lesión por radiación retardada

  • Como solución para la mejora de las capacidades cognitivas y motoras en la vejez, un nuevo estudio ha demostrado los resultados positivos de la oxigenoterapia hiperbárica (HBOT).


El estudio piloto, una colaboración entre el Centro Sagol de Medicina e Investigación Hiperbáricas y la Escuela Sagol de Neurociencia de la Universidad de Tel Aviv, descubrió que la oxigenoterapia hiperbárica (HBOT) puede mejorar significativamente el rendimiento cognitivo en adultos mayores sanos. Las principales áreas de mejora tras la terapia fueron las siguientes:


Atención y concentración

Velocidad de procesamiento de la información

Pruebas de función cognitiva


En cualquier persona, estas capacidades tienden a disminuir con la edad. El estudio descubrió que la terapia de cámara hiperbárica aumentó significativamente el rendimiento cognitivo al mejorar el flujo sanguíneo cerebral en lugares específicos del cerebro.


Este estudio es el primer rayo de esperanza en relación con la terapia de cámara hiperbárica para el autismo. La razón es que existen coincidencias significativas entre los síntomas relacionados con la vejez (deterioro de las habilidades cognitivas y motoras) y los síntomas del autismo en niños y adultos.



¿Qué es la oxigenoterapia hiperbárica (HBOT)?


En una sesión de terapia HBOT, el paciente se introduce en una cámara de oxígeno presurizado donde respira oxígeno puro. En esta cámara, la presión del aire se duplica al doble de la del aire normal que respiramos en el exterior. La terapia aumenta la solubilidad del oxígeno en la sangre, que llega al cerebro y al resto del cuerpo.


El aumento de oxígeno estimula y acelera las funciones corporales dependientes del oxígeno, desde los latidos del corazón hasta el pensamiento y el movimiento. Por esta razón, el HBOT ha demostrado tener un gran potencial para curar o reducir los síntomas de deterioro cognitivo y de movilidad, como en el autismo y la vejez.


Los investigadores han descubierto que la administración de una combinación de altos niveles de oxígeno, conocida como hiperoxia y presión en un entorno hiperbárico, mejora la oxigenación de los tejidos. Manipula los genes sensibles al oxígeno y a la presión, lo que conduce a un mayor metabolismo de los tejidos.


Además, los genes objetivo activan la formación de nuevos vasos sanguíneos para una circulación de oxígeno aún más eficiente. También se produce una proliferación de células madre asociada y una reducción significativa de la inflamación.


Al permitir que llegue más oxígeno a las regiones del cuerpo que carecen de él, la TOHB permite aliviar muchas enfermedades comunes. La terapia potencia las funciones corporales disolviendo el oxígeno en la sangre, el plasma y los líquidos cefalorraquídeos.


Los especialistas médicos siguen estudiando los efectos del tratamiento con HBOT en los niños con autismo. Se ha prestado especial atención a los problemas comórbidos (que ocurren simultáneamente) en los trastornos del espectro autista, entre ellos:


  • Curar los problemas relacionados con el intestino y la inflamación del cerebro

  • Aumentar la circulación sanguínea a las regiones clave del cerebro

  • Crear un entorno microbiano favorable en el intestino



¿Funciona la oxigenoterapia hiperbárica para el autismo?


En varios estudios, los investigadores mencionan la neuroinflamación, la disfunción mitocondrial y el estrés oxidativo en el cerebro de los niños con autismo como las principales explicaciones del potencial de la TOHB en el tratamiento de la enfermedad.



HBOT en la neuroinflamación


Las pruebas demuestran que la neuroinflamación del cerebro es uno de los principales factores causales subyacentes de los trastornos del espectro autista. De hecho, este es el hallazgo distintivo tras varias décadas de investigación en el autismo. Existe un consenso en el mundo científico de que la función inmunitaria anormal, que engloba la inflamación, los autoanticuerpos anticerebrales y la desregulación de las citoquinas, desempeña un papel importante en el desarrollo de los TEA.


La consecuencia directa de la neuroinflamación es la hipoperfusión cerebral, que se refiere a la disminución de la circulación sanguínea del cerebro. Como resultado, el individuo autista muestra capacidades cognitivas limitadas, problemas de concentración y atención, comunicación e interacciones sociales.


En un estudio realizado en 2006, los científicos realizaron autopsias a 15 personas con TEA de entre 5 y 44 años. Utilizaron un grupo de control de nueve autopsias de personas a las que no se les había diagnosticado TEA. El estudio mostró un importante proceso neuroinflamatorio en el cerebelo de los pacientes con TEA.


Los defensores del HBOT dicen que la terapia aumenta la medida de oxígeno que se transporta a través del plasma y se mezcla con los tejidos. Los estudios con animales han confirmado que el aumento del contenido de oxígeno en la sangre mediante la TOHB reduce la inflamación.


En un estudio en humanos, 12 niños autistas fueron tratados con HBOT a 1,3 atm/24% de oxígeno, mientras que otro grupo de seis niños recibió HBOT a 1,5 atm/100% de oxígeno. Los investigadores midieron los biomarcadores de inflamación en el cerebro antes y después de las sesiones de terapia. Los resultados mostraron que, en ambos grupos, la TOHB redujo significativamente la inflamación cerebral y mejoró el comportamiento.



La OTHB en el comportamiento


En un nuevo estudio que muestra directamente los efectos del oxígeno hiperbárico en niños con trastornos del espectro autista, los expertos examinaron a 18 niños con TEA después de que se sometieran a la TOHB. En el estudio publicado en la revista bmc Pediatr treatment for children, descubrieron que el tratamiento del autismo mediante oxigenoterapia hiperbárica conducía a una reducción de la inflamación y mejoraba la cognición y el movimiento.


Hicieron un seguimiento con estudios masivos a doble ciego y compararon los resultados con:


  • Lista de comprobación de la evaluación del tratamiento del autismo (ATEC)