¿Trastorno o condición autista?

Actualizado: jun 11





POR ALEX GARCIA

Fuente: Autismo en vivo

Fotografía:

Barcelona, 15/07/2020

El término trastorno para referirse al autismo tiene más o menos subliminalmente una connotación de patología que no se corresponde con la realidad, y dificulta aún más la aceptación y el respeto hacia el colectivo. ¿Podría el término Condición ayudar en esto?

Es bien conocida la terminología “trastorno del espectro autista” que da lugar a las siglas TEA para referirse a todas las personas autistas en cualquier punto del espectro. Analizando el término trastorno, la RAE lo define como “alteración leve de la salud” y “acción y efecto de trastornar”, y en el ámbito del derecho se refiere a “enajenación mental”. Buscando por trastornar, las definiciones de la RAE son “invertir el orden regular de algo”, “alterar la normalidad del funcionamiento de algo o de la actividad de alguien” y “perturbar o alterar el funcionamiento normal de la mente o la conducta de alguien”.

Es bien conocido que los autistas nacen siendo autistas, y no se vuelven autistas a causa de algo, luego no se produce nunca la acción de trastornar, ni tan solo es una alteración de la salud, como también se ha demostrado, en la medida que el autismo responde a una configuración distinta del cerebro y sus conexiones neuronales. Es a partir de este hecho, que el divulgador sobre Asperger, Ramón Cererols, autor del libro “Descubrir el Asperger”- planteó en una de sus conferencias la pregunta de si se debería hablar más bien de condición del espectro autista en lugar de trastorno.

La diferencia entre los TEA y los neuro-típicos es una configuración del cerebro distinta, que privilegia la capacidad de conectar con otras personas en el caso de los neuro-típicos, y el desarrollo de tareas intelectuales o artísticas en el caso de los TEA, sobre todo en los casos de medio y alto funcionamiento, dotándolos de mayor capacidad de concentración, capacidad de innovación, memoria y atención al detalle. Es pues, más por la lógica de la excepción, que por otra razón, que el autismo está considerado como una anomalía.

La palabra trastorno tiene sin duda una connotación de patología, que no se ajusta a la realidad, por lo que no deja de ser injustamente peyorativa y estigmatizante, siendo un impedimento más para la integración de las personas con autismo en los distintos ámbitos de la sociedad. Por el contrario, el término Condición tiene connotación de diferencia dentro de la normalidad, de forma que refleja mucho mejor la realidad y no es nada estigmatizante. Es por ello conveniente revisar la terminología y considerar seriamente el uso del término Condición en lugar de Trastorno para referirse a las personas con autismo. El término Condición del espectro autista sería mucho más adecuado en la medida en que se refiere a las personas con autismo como diferentes, pero no enfermas.

La vida de una persona con autismo, independientemente de que las personas de su entorno lo sepan o no, es de por sí bastante más dura de lo normal, razón por la cual es preferible que el lenguaje ayude precisamente a su comprensión, aceptación y respeto por parte de los neuro-típicos, pues éste es el reto de nuestra sociedad tanto con el autismo como con otros colectivos.

¿Creéis que desligar la palabra Trastorno del autismo y sustituirla por Condición favorecería la aceptación, la comprensión y el respeto hacia el colectivo autista?

168 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo