https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Un estudio caracteriza la diversidad de género de los participantes autistas




POR EMMET FRAIZER

Fuente: Spectrum | 12/04/2023

Ilustración: Glenn Harvey



Un nuevo cuestionario (creado tras 12 años de colaboración con personas autistas y trans) pretende captar las experiencias internas de género y diversidad de género de las personas de una forma más completa de lo que sería posible con las medidas existentes.


En lugar de basarse en etiquetas, que difieren entre comunidades, el Autoinforme de Género (GSR, por sus siglas en inglés) sondea cómo los encuestados "piensan de sí mismos, quieren ser vistos, quieren ser abordados y quieren ser, físicamente", escribieron los investigadores que desarrollaron la herramienta.


"Esta escala cuenta con mi pleno respaldo", afirma Meng-Chuan Lai, profesor asociado de psiquiatría de la Universidad de Toronto (Canadá), que no participó en el estudio. Alabó la "amplia coproducción y sólida evaluación psicométrica" del trabajo.


Los autistas tienen más probabilidades de ser trans que los no autistas, según demuestran las investigaciones. Y aunque las estimaciones varían, las personas con diversidad de género tienen entre tres y seis veces más probabilidades de ser autistas que las cisgénero, según un amplio estudio de 2020.





"La intersección de la diversidad de género y la neurodivergencia forma parte del contorno natural de la diversidad humana", afirma John Strang, director del programa de género y autismo del hospital Nacional Infantil de Washington D.C., que dirigió la creación del GSR.


Pero gran parte de la investigación sobre el autismo, incluida la que explora las diferencias de sexo y género, no realiza un seguimiento de la diversidad de género entre los participantes en el estudio, según ha informado Spectrum. "Si tienes suerte", los investigadores distinguen entre sexo y género, afirma Jacob Michaelson, investigador del estudio GSR y profesor asociado de psiquiatría en la Universidad de Iowa, en Iowa City. Pero los estudios pueden ofrecer a los participantes sólo unas pocas categorías de género, lo que "no capta realmente toda la variación significativa que existe", afirma. Y aumentar el número de categorías puede crear sus propios problemas, al dejar menos personas en cada grupo y complicar el análisis estadístico, añade Strang.


En cambio, el GSR describe el sexo de las personas utilizando valores continuos a lo largo de varias dimensiones diferentes, afirma Michaelson. "Dondequiera que se sitúen en ese espacio tiene un significado ligeramente distinto sobre su identidad de género".


La encuesta consta de 30 preguntas que Strang y su equipo validaron con 1.654 personas cisgénero, transgénero y con diversidad de género de entre 10 y 77 años, más de un tercio de las cuales son autistas. Mide la posición de las personas en tres espectros: "Diversidad de género binaria" (BGD), "Diversidad de género no binaria" (NGD) y el "Continuo femenino-masculino" (FMC).





La DGB mide el contraste entre el sexo asignado a una persona al nacer y el lugar que ocupa en un continuo de feminidad y masculinidad. El NGD registra el nivel de experiencias de género "no binarias" de una persona (por ejemplo, altos niveles de acuerdo con afirmaciones como "no me considero ni hombre ni mujer"). Y el FMC ofrece a los investigadores la opción de representar el apego de un encuestado a la feminidad o la masculinidad sin depender del sexo asignado al nacer, una clasificación que resulta compleja para las personas intersexuales. El equipo describió el GSR en enero en American Psychologist.

Los investigadores deben seguir preguntando a los participantes en el estudio cómo se identifican, afirma Strang. Pero el GSR puede ayudar a revelar la diversidad de género incluso entre personas que no tienen acceso a la gama de "bellos y ricos términos descriptivos del género", afirma.


La medida utiliza un lenguaje sencillo y, a diferencia de muchas medidas establecidas, hace las mismas preguntas independientemente del sexo asignado al nacer. Las dimensiones BGD y NGD funcionan de forma independiente para incluir a personas que, por ejemplo, son tanto transmasculinas como no binarias. Y formula las preguntas "de forma neutra o positiva", dice Strang, en lugar de centrarse en la disforia de género, que no todas las personas trans y no binarias experimentan.


Las personas trans autistas suelen enfrentarse a un mayor escepticismo por parte de quienes dudan de su capacidad para conocer su propio género, afirma Wenn Lawson, profesor adjunto trans y autista de la Universidad Curtin de Perth (Australia), que no tiene ninguna relación con la investigación. El GSR, dice, "no juzga. Es una herramienta que sólo dice 'explora y mira adónde te lleva'".


Personas de todo el espectro del género y el autismo "formaron parte del equipo científico que desarrolló la herramienta", afirma Kevin Pelphrey, investigador del estudio y profesor de neurología de la Universidad de Virginia en Charlottesville. Eso "condujo a un resultado final mucho mejor", afirma.


Pelphrey, que utiliza imágenes cerebrales para estudiar las diferencias de sexo entre los autistas, afirma que la GSR le permite ir más allá de los tópicos sobre cerebros masculinos y femeninos. "Ahora puedo observar una caracterización mucho más matizada y multidimensional del género", dice, incluyendo cómo puede cambiar con el tiempo.


Las aplicaciones del GSR no se limitan a la investigación, dice Strang, pero advierte que la medida no está pensada para determinar el acceso a una atención que afirme el género. Es una "herramienta de autodefensa", afirma.


Recopilar más respuestas al GSR ayudará a los investigadores a identificar si hay más dominios potenciales dentro de los datos, dice Jenny Mai Phan, una becaria de investigación postdoctoral autista en el Children's National y una de las aprendices de Strang. Phan está utilizando la herramienta en un estudio piloto sobre desarrollo puberal y educación sexual para adolescentes autistas.


Strang tiene previsto investigar si el GSR podría incluir una dimensión potencial de "bothness" (la experiencia de masculinidad y feminidad simultáneas) y cómo podría captar mejor la fluidez de género. Además, la medida aún debe someterse a pruebas para detectar sesgos de medición en un mayor número de personas de diferentes razas y etnias.


Dado lo reciente que es la encuesta, es posible que cambie a medida que más investigadores la utilicen y la adapten, afirma Lawson. "La validez y la fiabilidad son pruebas que se ponen a prueba con el tiempo".





108 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


bottom of page