https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

Un estudio sugiere que la fijación de los niveles de grasa puede relacionarse con riesgo de autismo


Emoticonos de emociones utilizados por un psicólogo durante una sesión de terapia con un niño con autismo. (iStock)



POR NATHAN JEFFAY

Fuente: The Times of Israel | 12/08/2020

Fotografía: iStock



Los niños con autismo parecen ser más propensos que otros a padecer una enfermedad que altera los niveles de lípidos, según descubren los científicos tras analizar millones de historiales médicos


Los niveles anormales de colesterol y grasas pueden estar relacionados con el autismo en algunos casos, y su ajuste podría prevenir la aparición del trastorno, según un importante estudio de científicos israelíes y estadounidenses publicado esta semana.


Los investigadores examinaron 2,75 millones de historiales médicos del Hospital Infantil de Boston y descubrieron que los niños con autismo tienen el doble de probabilidades que los demás de padecer dislipidemia. Esta afección se caracteriza por niveles irregulares de lípidos, y suele estar causada por una dificultad heredada genéticamente del organismo para regularlos.


Los lípidos en sangre son sustancias grasas, como el colesterol y los triglicéridos. Las irregularidades más comunes en las personas con dislipidemia incluyen niveles elevados de lipoproteínas de baja densidad, a veces llamadas colesterol malo, y/o niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad, a veces llamadas colesterol bueno.


La investigación puede allanar el camino para prevenir el autismo en algunos niños mediante el control de su dislipidemia, una condición que a menudo no se detecta o no se trata, dijo Alal Eran de la Universidad Ben Gurion del Negev a The Times of Israel.



Niña autista, sosteniendo un lazo que simboliza piezas de colores de un rompecabezas, para un día internacional de concienciación sobre las personas con Trastorno del Espectro Autista (iStock)



Por ahora, los investigadores sólo han conseguido mostrar una relación estadística, y aunque otros estudios podrían apuntar a una relación causal, Eran advirtió que es demasiado pronto para recomendar cambios específicos como forma de controlar o prevenir el autismo.


"No estamos diciendo que vayamos a cambiar la práctica clínica mañana, pero vamos a probar si el uso de medicamentos y el control de la dieta de manera que los niveles de lípidos estén dentro de los rangos normales podrían tener un impacto en el comportamiento y reducir el riesgo de autismo", dijo.


Eran dijo que no está sugiriendo que el autismo sea inducido por la dieta, sino que si la dislipidemia está presente -normalmente como una condición hereditaria- pero se maneja bien, puede evitar los síntomas del autismo. "Hay un trasfondo genético muy fuerte que predispone a las personas a la dislipidemia, y nos interesa la posibilidad de que la modulación de esto pueda afectar al riesgo de autismo", dijo.


Eran, bióloga computacional que forma parte del Centro Nacional de Investigación del Autismo de Israel, con sede en la BGU, es también investigadora asociada del Hospital Infantil de Boston, y colaboró con científicos de este centro y de la Facultad de Medicina de Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad Northwestern para el estudio, que acaba de ser revisado por expertos y se publicó el martes en Nature Medicine.



Alal Eran, miembro del Centro Nacional de Investigación del Autismo de Israel, con sede en la Universidad Ben Gurion./ Cortesía de la Universidad Ben Gurion



El equipo descubrió que el 6% de los niños autistas tienen dislipidemia, en comparación con el 3% de los demás, dijo Eran. Reconoció que los porcentajes parecen pequeños, pero dijo que en la búsqueda de una mejor comprensión del autismo este es un hallazgo significativo.


Mientras que Eran espera que la investigación pueda conducir a que menos niños desarrollen síntomas de autismo, otro destacado investigador israelí del autismo advirtió que no se debe tratar la condición como una enfermedad que debe ser erradicada. Judah Koller es "cauteloso a la hora de hablar de formas de prevenir el autismo", dijo a The Times of Israel, señalando que hay objeciones por parte de muchos autistas a las sugerencias de que se reduzca su incidencia.


El autismo forma parte de la diversidad, y prevenirlo "no redunda en beneficio de la humanidad", dijo Koller, cofundador del Centro de Autismo de la Universidad Hebrea. "Nos beneficiamos de las personas con autismo", dijo, señalando la importante contribución de las personas con autismo a la ciencia y otros campos importantes.


No obstante, Koller dijo que la investigación de Eran es importante. "La cantidad de datos y el tipo de datos que hay aquí lo hacen merecedor de una atención significativa", dijo, y añadió que hay un buen precedente para sondear los antecedentes del autismo.


"La idea de identificar un factor biológico, a menudo heredado, que pueda causar un aumento de las posibilidades de padecer autismo no es nueva", dijo. "Conocemos muchos factores de riesgo, como la edad de los padres, la diabetes materna, los niveles bajos de ácido fólico en el embarazo y los trastornos psiquiátricos de los padres".


Aunque no está entusiasmado con el posible uso de la investigación para prevenir el autismo, es optimista sobre su potencial para facilitar una detección más temprana del mismo.


Además de explorar si el control de la dislipidemia puede afectar al desarrollo de los síntomas del autismo, el equipo de Eran está estudiando la relevancia de sus nuevos hallazgos para el diagnóstico.


El autismo se diagnostica normalmente en función del comportamiento, en torno a los tres o cuatro años, y aún no se han identificado las causas genéticas de la mayoría de los casos. Sin embargo, Eran afirma que los hallazgos de su equipo pueden impulsar un seguimiento cuidadoso de los niños que padecen la enfermedad para detectar signos de autismo. "Los hallazgos son emocionantes, ya que podrían conducir a la detección temprana", dijo.


Koller dijo que "espera que futuros estudios muestren si hay algo procesable aquí".


Aunque los datos dejan abierta la posibilidad de que la dislipidemia simplemente ocurra más en los niños autistas que en otros, sin una conexión causal, Eran cree que esto es poco probable. "Nuestras pruebas sugieren que no se trata de una asociación aleatoria", afirma.


Una observación que la lleva en esta dirección es que su equipo descubrió que los ratones con irregularidades lipídicas similares a la dislipidemia tienen una incidencia superior a la normal de funciones cerebrales inusuales. Dijo que los ratones afectados mostraban dificultades de aprendizaje.


Pero Eran subrayó que las recomendaciones prácticas basadas en la investigación sólo se harían, si se justifican, después de realizar ensayos controlados, lo que significa que los padres no deberían correr a cambiar la dieta de sus hijos con la esperanza de reducir las posibilidades de autismo.


"Estamos diciendo que tener niveles anormales de lípidos caracteriza a un subconjunto de niños con autismo y que los niveles anormales de lípidos aumentan el riesgo de autismo", dijo. "Pero no estamos diciendo que la gente deba tratar de controlar los niveles de lípidos para tratar de prevenir el autismo o para controlar el autismo".


https://www.timesofisrael.com/fixing-fat-levels-may-be-linked-to-lowered-autism-risk-israeli-us-team-suggests/


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page