Un estudio sugiere que la mayoría de los niños con autismo avanzan con el tiempo