Un programa de Nueva York conecta a los niños con autismo a su pasión


Campo de entrenamiento: los alumnos de Subway Sleuths aprenden sobre el sistema de metro de Nueva York. / Cortesía del Museo del Tránsito de Nueva York



POR ABIGAIL FAGAN

Fuente: Spectrum | 22/12/2017

Fotografía: Cortesía del Museo del Tránsito de Nueva York



Un programa extraescolar ayuda a niños con autismo apasionados por los trenes a desarrollar habilidades sociales y de liderazgo.


En la esquina de Boerum Place y Schermerhorn Street, en Brooklyn (Nueva York), hay lo que parece una típica entrada de metro. Pero ninguna letra o número indica las líneas de metro que dan servicio a esta parada. En su lugar, hay un cartel del Museo del Tránsito de Nueva York. Bajo tierra, los vagones históricos del metro llenan las vías desmanteladas. El museo muestra los antiguos trenes que han transportado a los neoyorquinos por la ciudad durante los últimos 100 años.


En el antiguo andén, Alastair Farley, de 10 años de edad, examina los mapas del metro, se balancea en los postes de los vagones abiertos y hace un recorrido por sus modelos de vagones de metro favoritos. Divisa un elegante vagón en el andén y se precipita hacia él. "¿Es éste el R-130 slant?"


Alastair es un graduado de Subway Sleuths, el programa extraescolar del museo para niños con autismo. El programa reúne a niños que comparten su pasión por los trenes para ayudarles a desarrollar habilidades sociales y de liderazgo.


"Aprenden sobre comunicación y practican diferentes habilidades, pero todo ello rodeado del lenguaje de los trenes y el tránsito", dice Regina Asborno, subdirectora del museo.


Uno de los rasgos principales del autismo es el intenso interés por un tema. Ese tema puede ser Legos, mapas del mundo o un personaje de Disney. Por razones desconocidas, los niños con autismo suelen enamorarse de los sistemas de transporte. Algunos se sumergen en la mecánica del motor; otros memorizan los tipos de vagones o el estricto y ordenado horario de un tren.


"Los trenes han sido uno de los [intereses restringidos] que aparecen con bastante frecuencia para los niños con autismo", dice Stephen Kanne, director ejecutivo del Centro Thompson para el Autismo y los Trastornos del Neurodesarrollo de la Universidad de Missouri en Columbia. "Los trenes son un área muy rica".



Todos a bordo: el amor mutuo por los trenes crea fuertes amistades en el programa extraescolar del Museo del Tránsito. / Cortesía del Museo del Tránsito de Nueva York



Ir a lo local


Cuando Alastair tenía sólo 2 ó 3 años, su madre, Maria Farley, se dio cuenta de que siempre estaba contento en los trenes. Más tarde, empezó a llamar a las paradas y a estudiar detenidamente los mapas del metro. "Los trenes siempre, siempre han sido una pasión", dice Farley.


La popularidad de los trenes entre las personas con autismo se hizo evidente para el personal del museo de tránsito a lo largo de los años. Los niños con esta enfermedad vuelven al museo semana tras semana para estudiar trenes antiguos y mapas viejos. Esperan alegremente en largas colas cuando se abren nuevas exposiciones. "Teníamos una comunidad muy neurodiversa que venía a nosotros y que amaba nuestro tema y nuestros trenes y vehículos", dice Asborno.


Hace varios años, Asborno y otros miembros del personal empezaron a pensar en cómo podían atender mejor a las personas con autismo. Colaboraron con los padres, los investigadores del autismo y los patólogos del lenguaje para crear Subway Sleuths en 2012. El museo acoge ahora tres grupos cada semestre.


Cada clase tiene unos seis niños que se reúnen una vez a la semana. Un educador del museo, junto con un logopeda y un profesor de educación especial, dirigen a los niños en diversas actividades relacionadas con el tren.


Una vez que los líderes conocen a los niños, pueden adaptar las sesiones a las necesidades y objetivos del grupo. La clase puede elaborar insignias de "El sabueso del metro" o jugar a "Yo-espía" en el andén o a "Encuentra al despachador", en el que un sabueso se esconde y luego utiliza un walkie-talkie para dar a sus compañeros pistas que les ayuden a encontrarlo.


Los instructores utilizan un lenguaje relacionado con los trenes. Muestran a los alumnos el "horario de trenes" de la tarde, en el que cada actividad es una "parada". Dicen "going local" para caminar, "going express" para correr y "linking up" para hacer cola.


"Parece una gran idea", dice Connie Kasari, profesora de desarrollo humano y psicología de la Universidad de California en Los Ángeles. "Están utilizando buenas prácticas como el apoyo de los compañeros y la tutoría, y crean interés y compromiso en torno a objetivos comunes, como resolver un misterio".


Michelle Obama honró el programa con un Premio Nacional de Arte y Humanidades para Jóvenes en 2016.



Aficiones especiales: muchos niños con autismo se sienten atraídos por los trenes y los sistemas de transporte. / Cortesía del Museo del Tránsito de Nueva York



Fundación para la amistad


El juego favorito de Alastair es "Hold the Pole". En el juego, un detective dentro de un vagón de metro dice algo que le gusta, como el tren Q, y si a los otros detectives también les gusta, cogen un poste cercano. El juego anima a los niños a comunicarse, reconocer las conexiones y establecer relaciones, dice Asborno.


Una pasión compartida crea una base sólida para la amistad. "La mayoría de las amistades surgen de intereses comunes, así que juntar a niños que tienen esto como interés común parece una muy buena manera de construir relaciones", dice Somer Bishop, profesor asociado de psiquiatría en la Universidad de California, San Francisco.


Farley está de acuerdo. Alastair tiende a ser tranquilo y tímido. Sin embargo, está dispuesto a hablar de trenes con niños que se preocupan por los vehículos más que sus compañeros de colegio. Alastair empezó a abrirse y a ser más sociable con estos nuevos compañeros.


"Este es un lugar especial donde puede ser él mismo, simplemente ser Alastair corriendo alrededor de los trenes", dice Farley.


Alastair ha participado en el programa tres veces. Cada vez que volvía, su confianza crecía, dice Farley. En la tercera sesión, asumió por primera vez un papel de liderazgo, mostrando a los nuevos detectives el museo. Y ha trasladado su nueva confianza a la escuela, donde los profesores le han pedido que ayude a sus compañeros en matemáticas. Cuando Alastair termina su propio trabajo, ayuda a otros alumnos a dividir y multiplicar fracciones.



https://www.spectrumnews.org/news/new-york-program-transports-children-autism-passion/


Entradas Recientes

Ver todo