Una infección grave puede aumentar las probabilidades de autismo en algunos niños


Enfermedad temprana: Los niños autistas son más propensos que sus compañeros no autistas a haber tenido una infección grave antes de los 4 años, hallazgos que apoyan un modelo de "dos golpes" de la condición. / Cortesía de SDI Productions/Getty Images



POR GIORGIA GUGLIELMI

Fuente: Autism Spectrum | 17/09/2021

Fotografía: Cortesía de SDI Productions/Getty Images



Las infecciones graves durante la primera infancia están relacionadas con el autismo, al menos en algunos niños, según sugiere un nuevo estudio realizado en ratones y personas.


Las infecciones graves durante la primera infancia están relacionadas con el autismo, al menos en algunos niños, según sugiere un nuevo estudio realizado en ratones y personas. Los resultados se publican hoy en Science Advances.


Los investigadores analizaron los historiales médicos de millones de niños en Estados Unidos y descubrieron que los niños diagnosticados de autismo tienen más probabilidades que los no autistas de haber sufrido una infección que requiera atención médica entre el año y medio y los 4 años.


El estudio también demostró que provocar una fuerte respuesta inmunitaria en ratones recién nacidos con una sola copia de TSC2, un gen relacionado con el autismo, provoca problemas de memoria social en los roedores machos adultos. En las personas, las mutaciones en el TSC2 causan esclerosis tuberosa, una enfermedad caracterizada por tumores no cancerosos y crecimientos en la piel. Aproximadamente la mitad de las personas con esclerosis tuberosa tienen también autismo.


"Si la mutación del TSC2 fuera suficiente para causar autismo, todas las personas con esa mutación tendrían autismo, pero no es así", dice el investigador principal Alcino Silva, director del Centro Integrador para el Aprendizaje y la Memoria de la Universidad de California en Los Ángeles.


Según estudios anteriores, las probabilidades de que un niño tenga autismo aumentan con las infecciones graves del niño o de su madre, pero no todos los niños que contraen infecciones graves acaban siendo diagnosticados de autismo.


El nuevo estudio es el primero que examina la relación entre la activación inmunitaria y una variante genética específica vinculada al autismo, afirma Silva. Los resultados sugieren que la genética y las infecciones graves representan un escenario de "dos golpes" para el autismo.


El trabajo también pone de relieve la importancia de vacunar a los niños, dice Manuel López Aranda, becario postdoctoral en el laboratorio de Silva.


"Si es cierto que las infecciones graves predisponen a los niños a padecer trastornos neuropsiquiátricos, la mejor manera de evitar las infecciones graves en los niños es vacunarlos", afirma.


Activación inmunológica:

Silva, López Aranda y sus colegas inyectaron a ratones recién nacidos a los que les faltaba una copia de TSC2 un compuesto que imita una infección viral. Los investigadores descubrieron que, al ser aislados de sus madres, las crías chillaban con secuencias de llamada más cortas y sencillas que las crías de control. Esta simplificación del repertorio de llamadas podría ser paralela a las primeras dificultades de comunicación social de las personas con autismo.


De adultos, los ratones TSC2 parecían tener problemas para reconocer y recordar a otros ratones: No mostraban la típica preferencia por pasar tiempo con un ratón que no conocían, pero sí preferían un objeto nuevo a uno conocido.


Un análisis de la expresión génica en tres áreas cerebrales implicadas en el comportamiento social sugirió que, en comparación con los controles, los ratones TSC2 macho inyectados con el imitador viral tenían mayores niveles de una molécula inmunitaria llamada interferón, que las células inmunitarias liberan para combatir los virus. La inyección también activó la microglía, células inmunitarias del cerebro que producen interferón y ayudan a formar las conexiones neuronales.


Las diferencias de sexo en el número y la función de la microglía podrían explicar por qué la activación inmunitaria sólo provocó problemas de memoria social en los ratones TSC2 macho, afirma López Aranda. El hallazgo coincide con la observación de que el autismo es aproximadamente cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas.


El agotamiento de la microglía o la supresión de los receptores de interferón resolvió los problemas de memoria social de los animales. La administración a los ratones de un fármaco llamado rapamicina, que se está probando para tratar la esclerosis tuberosa, contrarrestó su fuerte activación inmunitaria y también alivió sus problemas de memoria social. La rapamicina actúa suprimiendo mTOR, una vía de señalización que está hiperactiva en la esclerosis tuberosa y en respuesta a las infecciones víricas.


Para investigar si la activación inmunitaria en la primera infancia podía estar relacionada con las dificultades sociales y de comportamiento de las personas, los investigadores examinaron las solicitudes de seguro de más de 3,5 millones de niños en todo EE.UU. De ellos, 4.417 niñas y 18.232 niños habían sido diagnosticados de autismo. Los investigadores descubrieron que los niños autistas tenían un 40% más de probabilidades de haber contraído una infección que requiriera atención médica entre el año y medio y los cuatro años de edad.


Modelo de dos golpes:

Muchos investigadores se han centrado durante mucho tiempo en los factores genéticos o ambientales que podrían contribuir al autismo. Al examinar la interacción de ambos, el nuevo estudio es "un soplo de aire fresco", dice Mauro Costa-Mattioli, profesor de neurociencia del Baylor College of Medicine de Houston (Texas), que no participó en la investigación.


Los resultados de los experimentos con animales proporcionan un mecanismo por el que la respuesta inmunitaria a la infección viral podría dar lugar a algunos rasgos similares al autismo, afirma Costa-Mattioli. Sin embargo, advierte que el análisis de los registros médicos sólo revela una asociación entre la infección grave y el diagnóstico de autismo. Esto no significa que la infección viral cause las dificultades de comportamiento asociadas al autismo, dice.


También es posible que los niños que contrajeron una infección grave y fueron diagnosticados de autismo tengan mutaciones genéticas relacionadas con el autismo, dice Eric Klann, director del Centro de Ciencia Neural de la Universidad de Nueva York, que no participó en el estudio. Si esto fuera cierto, dice Klann, apoyaría la hipótesis de los "dos golpes", según la cual la interacción entre los genes y el entorno puede aumentar el riesgo de autismo.


El trabajo también puede tener implicaciones clínicas en el sentido de que indica que la rapamicina alivia los efectos perjudiciales que una fuerte activación inmunológica puede tener sobre las habilidades sociales, dice Silva.


"Por supuesto, esto debe probarse y demostrarse en humanos", dice, "pero nuestro trabajo sugiere que puede ser posible".


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/MQUR6777


https://www.spectrumnews.org/news/severe-infection-may-raise-odds-of-autism-in-some-children/

147 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo