Una mirada sobre un tratamiento biomédico para el autismo




POR ANDRÉAS RB DEOLINDA

Fuente: Autism Parenting Magazine | 7/10/2021

Fotografía: Pixabay.com



¿Alguna vez ha oído hablar del tratamiento biomédico para el autismo y se ha preguntado en qué consiste?


¿Alguna vez ha oído hablar del tratamiento biomédico para el autismo y se ha preguntado en qué consiste? Este artículo examina los procesos fisiológicos de los niños con trastorno del espectro autista (TEA) y destaca los tratamientos biológicos que pretenden mejorar las disfunciones subyacentes.


El funcionamiento general de nuestro cuerpo depende de los procesos biológicos que se llevan a cabo en nuestros tejidos y órganos; si una parte concreta del cerebro no se ha desarrollado correctamente debido a estos procesos subyacentes, puede producirse una disfunción fisiológica respectiva.


Los niños con autismo y otros trastornos del neurodesarrollo suelen tener también afecciones fisiológicas comunes que repercuten en su vida diaria, como trastornos genéticos, disfunciones metabólicas, deficiencias nutricionales, disfunciones inmunológicas, trastornos gastrointestinales y trastornos del sueño. La genética y las condiciones ambientales también influyen en estos procesos biológicos.



¿Qué es el tratamiento biomédico?


Los métodos de tratamiento biomédico se utilizan para reducir los síntomas asociados a los trastornos psicológicos actuando sobre funciones fisiológicas específicas. Para el tratamiento de los síntomas relacionados con el autismo, las intervenciones biomédicas se dirigen a procesos específicos que afectan a la función y el desarrollo del cerebro de una persona.


Los tratamientos biomédicos para el autismo se desarrollan comparando la fisiología de los individuos sin autismo y los que lo padecen para estudiar las diferencias a nivel celular. Esto ayuda a determinar qué proceso metabólico se ha visto afectado y, por lo tanto, a entender lo que observamos en cuanto al comportamiento de los individuos con autismo.


Soy consciente de que este artículo puede sonar muy científico y ser bastante pesado de leer, así que vamos a desglosar algunas definiciones:

  • Los autoanticuerpos son anticuerpos que nuestro cuerpo ataca por error y provocan una reacción en los propios tejidos u órganos de la persona

  • El metabolismo es un proceso que nuestro cuerpo lleva a cabo para proporcionar energía para la producción de nueva materia orgánica

  • La fisiopatología se refiere a una disfunción de los procesos biológicos que causan enfermedades o lesiones


También debemos tener en cuenta que, dado que el autismo es un espectro, estas disfunciones metabólicas no deben asumirse como aplicables a todos los individuos del espectro. Además, hay que tener en cuenta que estos tratamientos son alternativas sugeridas a las terapias comunes para el TEA, como el Análisis de Conducta Aplicado (ABA), las Intervenciones de Conducta Verbal (VBI), el Entrenamiento de Respuesta Pivotal (PRT), el método TEACCH y el Sistema de Comunicación por Intercambio de Imágenes (PECS), por nombrar algunos.



¿Qué tratamientos biomédicos pueden utilizarse para el autismo?


Los tratamientos biomédicos se han desarrollado como formas alternativas de ayuda para los síntomas del TEA desde una perspectiva biológica.


Los cambios anormales que resultan en el estrés oxidativo (metabolismo redox impactado), la disfunción mitocondrial, la desregulación inmunológica, la desregulación del folato, el metabolismo de la tetrahidrobiopterina y sus interconexiones son ejemplos de la fisiopatología conocida que se encuentra en algunos individuos del espectro.



Algunas anomalías biológicas



Disfunción mitocondrial


La mitocondria se considera el centro neurálgico de la célula porque genera energía para los procesos celulares. Si se ve afectada, puede provocar un crecimiento deficiente, retrasos en el desarrollo y debilidad muscular, problemas neurológicos, convulsiones, migrañas, derrames cerebrales y trastornos del movimiento, por nombrar algunos.

Algunos tratamientos que se han utilizado para tratar la disfunción mitocondrial, han demostrado que también alivian los síntomas del autismo en los niños.


Algunos estudios han demostrado que los niños con autismo y disfunción mitocondrial experimentan graves dificultades conductuales y cognitivas. Esto se debe a que el cerebro y otras partes del cuerpo requieren mucha energía de la célula.


Los tratamientos pueden incluir:

  • Multivitaminas que contienen vitaminas del grupo B, antioxidantes, vitamina E y coenzima Q10

  • Suplementos dietéticos

  • Antioxidantes


Se dice que estos tratamientos mejoran el núcleo y los síntomas asociados del autismo.



Disfunción del metabolismo del folato


El folato se encuentra de forma natural en los alimentos y su función es crear ADN y ARN. A través de este proceso, el cuerpo es capaz de absorber ciertas vitaminas del grupo B. Si hay una carencia de folato, los síntomas pueden ser: fatiga, cansancio y debilidad muscular, por nombrar algunos.


El ciclo del folato tiene receptores que se utilizan como parte del metabolismo del folato. La asociación entre el ciclo y el autismo es que, cuando un autoanticuerpo se adhiere al receptor, que estaba destinado a otra molécula, afecta a la función del sistema del folato. Según los estudios, alrededor del 44-47% de los niños con autismo tenían positivamente un autoanticuerpo unido al receptor del folato.


El ácido fólico es una vitamina B, y se cree que el tratamiento con ácido fólico mejora la comunicación verbal, el lenguaje receptivo y expresivo y la atención.



Disfunción del metabolismo redox


Los procesos naturales o biológicos y artificiales de la vida dependen de las reducciones redox como fuente principal de energía. Varios estudios afirman que algunos niños autistas tienen un metabolismo redox anormal.


Los tratamientos para la disfunción del metabolismo redox incluyen un tratamiento complejo que contiene un suplemento de vitaminas y minerales que incluye antioxidantes, coenzima Q10, vitaminas B y tetrahidrobiopterina. Se ha dicho que otros tratamientos que tienen propiedades antioxidantes, como la carnosina, mejoran el comportamiento y el funcionamiento mitocondrial.



Metabolismo de la tetrahidrobiopterina (BH4)


La BH4 se encuentra de forma natural en los tejidos de nuestro cuerpo. Está tan interrelacionado con varios procesos de nuestro cuerpo que, si el metabolismo redox se ve afectado, es muy probable que éste también lo esté. Si hay una deficiencia genética en esta molécula, puede causar anormalidades neurológicas


El tratamiento con sapropterina mejora el metabolismo redox y altera cualquier anomalía en los niños autistas. Se ha demostrado que este tratamiento mejora la comunicación, la capacidad cognitiva, la adaptabilidad, la capacidad social y la expresión verbal en individuos con autismo, principalmente en aquellos de cinco años de edad y con un funcionamiento relativamente superior.



¿Puede realmente tratarse médicamente el autismo?


Por lo que estipulan los estudios de investigación, los efectos secundarios no son comunes con muchos de los tratamientos destacados anteriormente, pero las náuseas y la emesis son un efecto secundario documentado cuando una persona es tratada con el estómago vacío. En cualquier caso, es importante recordar que cada niño es diferente y, por tanto, reaccionará de forma distinta a cualquier forma de tratamiento biomédico.


Un estudio afirma que la anormalidad mitocondrial se encuentra en el 5-80% de los niños autistas, mientras que los autoanticuerpos del folato se han encontrado en el 47-75% de los niños con autismo. Sin embargo, es necesario realizar más estudios sobre la prevalencia de las anomalías fisiológicas en los individuos autistas.



En conclusión


Muchos niños pueden beneficiarse de los tratamientos biomédicos porque su función es mejorar las anomalías fisiológicas. Los científicos no han descubierto las causas subyacentes de los principales síntomas del autismo, pero estos tratamientos se han desarrollado estudiando los procesos de nuestro cuerpo


El objetivo de los tratamientos biomédicos para el autismo es mejorar la vida de los niños con autismo, así como el estilo de vida de sus familias, pero los padres siempre deben consultar cuidadosamente al médico de su hijo antes de considerarlos.



Referencias


Frye RE, Rossignol DA. (2014) Treatments for biomedical abnormalities associated with autism spectrum disorder. Frontiers in Pediatrics, Jun 27;2:66. doi:10.3389/fped.2014.00066


Pacheva I, Ivanov I. (2019) Targeted Biomedical Treatment for Autism Spectrum Disorders. Current Pharmaceutical Design ;25(41):4430-4453. doi: 10.2174/1381612825666191205091312


Medavarapu, S., Marella, L. L., Sangem, A., & Kairam, R. (2019). Where is the Evidence? A Narrative Literature Review of the Treatment Modalities for Autism Spectrum Disorders. Cureus, 11(1), e3901. https://doi.org/10.7759/cureus.3901


https://www.autismparentingmagazine.com/autism-biomedical-treatment/

54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo