Una nueva técnica sintoniza el parloteo molecular de las neuronas