Una pareja de Jabad de Nueva Jersey construye una aldea inmersiva para niños con autismo


LifeTown Shoppes cuenta con 15 escaparates en los que los visitantes pueden practicar sus recados cotidianos./ Cortesía de Josefin Dolsten



POR JOSEFIN DOLSTEN

Fuente: The Times of Israel | 02/11/2019

Fotografía: The Times of Israel



Un nuevo centro comercial de 11.000 pies cuadrados alberga 15 tiendas, incluyendo un banco, una tienda de mascotas y una tienda de ropa, entre otros


Un nuevo centro comercial de 11.000 pies cuadrados alberga 15 tiendas, incluyendo un banco, una tienda de mascotas y una tienda de ropa. Hay un centro de salud con dentista y consultorio médico y un supermercado ShopRite.


Un guardia de tráfico vigila el paso de peatones, que está dividido por una franja vegetal y arbolada. Después de un día de recados, los visitantes pueden regalarse una manicura en el spa local o una actuación en el teatro.


"Es increíble", dijo Bailey, una estudiante de 17 años que se estaba pintando las uñas de color azul cielo en el salón de belleza.


Bailey tiene autismo, y el centro comercial, conocido como LifeTown Shoppes, está diseñado para ayudar a los niños y jóvenes como ella a practicar sus recados cotidianos. Al llegar, los visitantes sacan 12 dólares del banco y luego deciden cómo gastarlos, si en bocadillos, entradas para el teatro o una manicura. Se desplazan a pie o en triciclo, pero tienen que respetar las señales de tráfico o arriesgarse a ser multados. Las tiendas están atendidas por voluntarios.


El centro comercial es la parte más innovadora de un complejo más amplio creado por el rabino Zalman y Toba Grossbaum, emisarios del movimiento jasídico Jabad que crearon el centro para ampliar su labor con los niños con necesidades especiales más allá de la comunidad judía.


"Nos dimos cuenta de que había una necesidad en nuestra comunidad", dijo Zalman Grossbaum, director general de LifeTown, el centro de 53.000 pies cuadrados que incluye LifeShoppes.


Los Grossbaum llevan 23 años viviendo en Livingston, un acomodado suburbio del norte de Jersey de casi 30.000 habitantes con una gran población judía. Al igual que la mayoría de los emisarios de Jabad, al principio dedicaban gran parte de su tiempo a organizar comidas de Shabat y programas de aprendizaje judío, en un esfuerzo por atraer a judíos de distintos orígenes religiosos.


Pero la pareja no tardó en atender a una serie de personas con necesidades especiales. Según el Centro de Control de Enfermedades, Nueva Jersey tiene la mayor tasa de autismo del país. A uno de cada 34 niños de 8 años se le diagnostica este trastorno del desarrollo, que se asocia con dificultades en las habilidades sociales y la comunicación.



Bailey, de 17 años, disfruta haciéndose la manicura en el spa de LifeTown Shoppes./ Cortesía de Josefin Dolsten


En el año 2000, la pareja puso en marcha una rama local del Círculo de la Amistad, una iniciativa internacional de Jabad que dirige programas para niños con necesidades especiales. Pero ese esfuerzo estaba dirigido únicamente a niños judíos.


"Una de las cosas por las que siempre nos hemos sentido mal es por haber rechazado a otras familias", dijo Grossbaum. "No podíamos responderles porque no teníamos los medios para hacerlo, así que siempre sentimos que debíamos hacer algo que incluyera a toda la comunidad".


En 2013, los Grossbaum adquirieron un almacén y empezaron a llevar a cabo programas allí. Lo derribaron en 2016 y construyeron las instalaciones actuales, que incluyen una piscina, una galería de arte, un estudio de danza y un campo de fútbol. LifeTown ofrece arte, agua, luz, sonido, terapia sensorial y ocupacional a personas con necesidades especiales. Los participantes acuden de forma individual y con salidas escolares.


Los Grossbaum han financiado el centro a través de donaciones privadas junto con el apoyo de fundaciones y empresas locales. El campo de fútbol fue financiado por los Jets de Nueva York y la Liga Nacional de Fútbol, junto con otros donantes. Los Grossbaum han recaudado 18 millones de dólares, pero siguen solicitando donaciones para una ampliación que incluya un parque al aire libre y una bolera.



Rabbi Zalman and Toba Grossbaum opened the LifeTown center in September./ Cortesía de Chaim Schvarcz


La mayor parte de la programación de LifeTown está dirigida a la comunidad judía. Se ofrecen clases de horneado de Challah y servicios religiosos, y hay una réplica del Muro de las Lamentaciones donde los visitantes pueden colocar oraciones escritas. Pero el centro comercial interactivo está abierto a las escuelas y a los visitantes, independientemente de su afiliación religiosa.


"Me alegra mucho ver que la comunidad en su conjunto, la comunidad más amplia, pueda beneficiarse y acudir a un lugar que es evidentemente judío, y que sepan que estamos allí ayudando", dijo Grossbaum.


Al construir LifeTown, los Grossbaum se inspiraron en los emisarios de Jabad en Michigan que fundaron el Círculo de la Amistad y construyeron una versión más pequeña de LifeTown Shoppes.


Desde su apertura el mes pasado, LifeTown Shoppes, que puede acoger hasta 100 estudiantes a la vez, ha recibido a visitantes de siete colegios. Está previsto que otros 50 lo visiten en los próximos meses.



Sophia, de 16 años, ve el acuario de la tienda de mascotas del centro junto a un voluntario./ Cortesía de Josefin Dolsten



Laura Schreibman, experta en autismo y profesora emérita de psicología de la Universidad de California en San Diego, dijo que un entorno como el de LifeTown Shoppes es una gran manera de ayudar a los niños autistas a desarrollar importantes habilidades para la vida, pero es importante asegurarse de que esas habilidades se transfieran a entornos de la vida real.


"Una vez que los niños pueden manejar este entorno supervisado, sería importante generalizar las habilidades a otras tiendas", escribió en un correo electrónico a la Agencia Telegráfica Judía.


El mes pasado, Sophia, de 16 años, visitó el centro con Bailey y otros estudiantes de Academy360, una escuela cercana para niños con autismo. Pasó un rato en la tienda de mascotas de LifeTown admirando los peces y las cobayas.


Sophia disfrutó recibiendo el dinero al entrar y decidiendo cómo gastarlo.


"Siento que me estoy volviendo más responsable", dijo.


Leer artículo original en inglés: A Chabad couple in New Jersey builds an immersive village for kids with autism | The Times of Israel



0 visualizaciones0 comentarios