Videojuegos: lo bueno y lo malo para los Aspies

Actualizado: may 21




POR ALAN DD

Fuente: Autism Parenting Magazine | 23/06/2020

Fotografía: Pixabay



Los videojuegos suelen ser un entretenimiento que absorbe el tiempo de los Asperger en gran medida. Ello tiene efectos beneficiosos y perjudiciales.

Había una vez un tipo al que no le gustaba salir a la calle. Ese tipo era yo. Estar fuera me daba miedo, no en el sentido literal de la frase, pero sí me sentía incómodo cuando no estaba en mi casa. Me lo pasaba bien de vez en cuando, pero había momentos en los que decía "Ya está, basta por mí", y volvía, me bañaba y me sentaba en el ordenador.


Aunque no me considero un jugador, sí que me gusta jugar a los videojuegos, y si son de la categoría de defensa de torres, puedo pasarme fácilmente una o dos horas, quizá más. Nunca había pensado seriamente en el tema, nunca le había prestado tanta atención, pero estos días me he sentido mejor, he descansado más, me siento mejor por las mañanas y tengo más apetito.


¿La razón? Estoy jugando a los videojuegos un poco más a menudo.


Antes de profundizar en esto, quiero dejar claro que no soy un experto; no estudio psicología, ni medicina, ni nada parecido. Aunque no creo que un título haga mejor a una persona, hago una gran excepción cuando se trata de términos médicos. Esto es sólo mi punto de vista sobre algo que me ha ocurrido.


Ser un Aspie hace que a veces sea obsesivo. Me he centrado en la música, en las películas, en las series de televisión, en los temas, incluso en la Wikipedia, en ciertos momentos de mi vida. Me encanta sentir que tengo el control, que puedo tener un poder de elección y hacer que las cosas sean lo que yo quiera. Me hace parecer villano, lo sé, pero es como mejor puedo describirlo.


Jugar es una de las actividades que me permiten utilizar toda mi mente, hasta el punto de sentirme molesto si pierdo y como el rey del mundo si gano, como si fuera un niño de cinco años. Vivir en un mundo digital me ofrece una vía de escape, un breve descanso de mi vida cotidiana y mis obligaciones.


Mi preferencia por la fantasía oscura, la magia, la aventura y las brujas hace que quiera jugar a ese tipo de juegos, en los que puedo tener poderes como los héroes que veía cuando era niño. Y si tengo que ser completamente honesto, aunque no forme parte de los mejores jugadores, he tomado algunas buenas decisiones cuando estoy en línea.


Tardo unas dos o tres rondas, alrededor de una hora, antes de ponerme a trabajar en mis obligaciones, mis proyectos, mi blog, las redes sociales y el resto de esta rutina en torno a la que todavía estoy construyendo mi vida. Me hace más fácil respirar cuando lo necesito, me da más claridad cuando hay algo que tengo que hacer, y entre dos o tres de las cosas de mi "lista de cosas por hacer". Tengo una escapada de media hora para cargar las pilas.


El hecho de tener el síndrome de Asperger hace que sea más fácil hablar utilizando la palabra escrita, expresar los sentimientos utilizando una simple cara con signos de puntuación, o incluso gestos. Y me ayuda a conocer gente nueva de vez en cuando, aunque lo más probable es que no vuelva a verla. Es un gran combo 2×1: la posibilidad de conocer a alguien nuevo y un tiempo para descansar y relajarse.


Sin embargo, no siempre juego en línea. Hubo una época en la que tuve una Nintendo Wii y, hasta hace poco, también una Xbox 360 en la que jugaba a diferentes juegos de lucha para deshacerme de la ira, el estrés y la ansiedad.


Mientras el juego te dé una vía de escape, mientras te ayude a relajarte y te haga olvidar todo lo que te preocupa, sigue jugando hasta que te sientas mejor, encontrando tu equilibrio entre la distracción y el trabajo. En cuanto maldigo, paro y empiezo a hacer otra cosa, y tú también deberías hacerlo en esos casos.


Este artículo apareció en el número 74 - Every Voice Matters: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-74-every-voice-matters-2/


https://www.autismparentingmagazine.com/video-games-for-autism-child/

23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo