Cómo afecta la nutrición a la salud de las personas con autismo




POR KIM BARLOSO

Fuente: Autism Parenting Magazine | 14/07/2021

Fotografía: Pixabay.com



Muchos padres y cuidadores de niños con autismo utilizan la nutrición para modificar y controlar algunos comportamientos propios del espectro.


Antes de conocer las opciones de dietas populares para el autismo de su hijo, es importante entender el papel que desempeña la nutrición en el autismo. Aunque la nutrición o las dietas especiales no curan el autismo, hay informes que indican los efectos positivos de una dieta modificada.



¿Cuál es la relación entre la dieta y la salud general del autismo?


Los niños con autismo suelen tener problemas sensoriales. Como resultado, pueden tener aversiones alimentarias específicas que les impiden obtener el número de nutrientes que necesitan para estar sanos. Si su hijo es quisquilloso con la comida, es posible que la introducción de opciones alimentarias más saludables resulte a veces casi imposible.


Se han recomendado más investigaciones y estudios exhaustivos para probar la conexión entre el autismo, la dieta y el comportamiento. La comunidad de investigadores sobre el autismo no ha descartado la posibilidad de que la dieta pueda afectar a los síntomas del autismo, ni ha llegado a una postura definitiva sobre la cuestión.



¿Puede la dieta tratar el autismo?


El consenso de los expertos en salud afirma que no hay pruebas significativas que demuestren que la dieta puede curar el autismo. Sin embargo, varias investigaciones han descubierto que, aunque las dietas no tratan los síntomas del autismo, pueden aliviar algunos problemas relacionados con el mismo, como la disfunción gastrointestinal y la mala salud intestinal.



Autismo y problemas gastrointestinales: ¿Qué causa los problemas gastrointestinales en el autismo?


En un estudio publicado en 2014, la disfunción gastrointestinal estaba presente en el 49 por ciento de 164 niños con TEA. Además, el 22 por ciento mostraba signos de diarrea y el 26 por ciento tenía estreñimiento.


Los resultados confirman lo que muchos padres de niños con TEA han sospechado durante mucho tiempo: el autismo y los problemas gastrointestinales están conectados.


La disfunción gastrointestinal o GID se refiere a las enfermedades que se producen en el tracto gastrointestinal. Algunas de estas condiciones incluyen:


Estreñimiento – es una condición en la que hay dificultad e irregularidad de los movimientos intestinales. Los síntomas incluyen un estómago hinchado o distendido y dolor cuando se produce la defecación.


Vómitos – los vómitos pueden ser un síntoma de una infección bacteriana o viral, pero también pueden ser causados por alergias alimentarias, migrañas y otras condiciones médicas subyacentes.


Diarrea – es una condición que implica heces acuosas y la necesidad urgente de ir al baño. Más allá de las causas víricas, la diarrea es un síntoma de la celiaquía y la enfermedad de Crohn.


Enfermedad de Crohn – es una enfermedad intestinal crónica que inflama el tracto gastrointestinal entre la boca y el ano. La causa es desconocida, pero los estudios han sugerido una relación con el sistema inmunitario.


Intolerancia a la lactosa: es la incapacidad de digerir la lactosa, un azúcar que se encuentra en la leche animal (de vaca, cabra y oveja), y puede ser provocada por la enfermedad de Crohn o la celiaquía. Las personas con intolerancia a la lactosa experimentan hinchazón, dolor de estómago, náuseas o diarrea a los pocos minutos de consumir la lactosa.


Síndrome del Intestino Irritable (SII): definido como el "malestar abdominal asociado a la alteración de los hábitos intestinales", los síntomas suelen ser movimientos intestinales repentinos, persistentes e irregulares que pueden ser de predominio del estreñimiento o de la diarrea.


Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE): también conocida como acidez o reflujo ácido, esta afección está causada por un esfínter esofágico débil que hace que los alimentos parcialmente digeridos vuelvan a subir al esófago.


Enfermedad celíaca: es un trastorno autoinmune provocado por la proteína del gluten. Muchos padres de niños con TEA han descubierto que excluir el gluten de la dieta de su hijo mejoraba los síntomas, ya que la respuesta a la proteína puede dañar las vellosidades (las pequeñas proyecciones en forma de dedo del intestino delgado), lo que interfiere en la absorción y puede provocar otros problemas de salud.


Es esencial determinar las causas subyacentes de los síntomas gastrointestinales y si pueden tratarse o resolverse ajustando los hábitos alimentarios o aplicando dietas especiales. En última instancia, se aconseja a los padres que consulten al médico del niño e informen de los problemas pertinentes de la dieta, la digestión y el movimiento intestinal que puedan afectar al estado de ánimo y al comportamiento asociados al autismo.



Salud intestinal en el autismo: Estudios sobre el microbioma y sus efectos en el TEA


Un nuevo estudio ha revelado que un microbioma intestinal sano, formado por diferentes bacterias que viven en los intestinos, puede afectar y aliviar los síntomas del autismo. Sugiere que el autismo y la salud intestinal están vinculados y que optar por una dieta saludable puede tener beneficios para los niños con autismo.


El estudio reveló que los niños del espectro tienen un nivel más bajo de bacterias intestinales saludables en comparación con sus compañeros neurotípicos. Se descubrió que dos bacterias específicas llamadas Bifidobacteria y Prevotella faltaban en la microbiota de los niños con TEA.


Los niños del estudio se sometieron a una terapia de transferencia de microbiota (MTT), en la que se introdujeron bacterias intestinales sanas en sus sistemas. Rosa Krajmalnik-Brown, profesora de la Universidad Estatal de Arizona y autora del estudio, declaró: "Tratamos a los niños con autismo alterando la microbiota intestinal. Todos tenían síntomas gastrointestinales -diarrea, estreñimiento, dolor de estómago- y esos síntomas se redujeron drásticamente, y su comportamiento también mejoró."


Al cabo de dos años, el estudio produjo niños con bacterias intestinales más sanas y menos síntomas de problemas gastrointestinales. El Dr. Thomas Brody, pionero de la MTT, ha calificado el estudio como "la mayor mejora en una cohorte que nadie haya conseguido para los síntomas del autismo".



Problemas de sueño y gastrointestinales en el autismo


Estadísticamente, las investigaciones estiman que entre el 44 y el 86 por ciento de los niños con TEA experimentan trastornos del sueño. Esta cifra es significativamente más alta que el 10 al 16 por ciento de los niños de la población general. Los niños con autismo tardan una media de 11 minutos más en dormirse que los niños neurotípicos.


Hay pruebas de que el sueño y la disfunción gastrointestinal están relacionados en los niños con autismo. Los trastornos del sueño son comunes en los niños del espectro. Esto incluye negarse a ir a la cama, insomnio, respiración anormal durante el sueño, problemas para despertarse y dificultad para mantenerse despierto durante el día.


Un estudio realizado en 2015 por la Universidad Médica de Białystok, en Polonia, descubrió que los trastornos gastrointestinales están posiblemente causados por problemas de sueño en los niños con autismo. Se comparó a los niños con problemas de sueño y del espectro con sus compañeros neurotípicos. El estudio concluyó que "se ha descubierto que los niños con TEA y síntomas GI tienen una mayor prevalencia de trastornos del sueño en comparación con sus compañeros de desarrollo típico que no tienen síntomas GI."


Para aliviar las dificultades de sueño relacionadas con los problemas gastrointestinales, Sleephelp.org recomienda lo siguiente:

  • Evitar los alimentos que irriten o alteren el estómago del niño unas horas antes de acostarse

  • Limitar la ingesta de líquidos antes de acostarse para evitar la enuresis

  • Evitar la cafeína (esto incluye el té, el chocolate y los refrescos)

  • Proporcionar ejercicio o actividades físicas intensas durante el día

  • Se sabe que los suplementos de melatonina favorecen el sueño (pregunte primero al médico de su hijo)



Dieta para el autismo beneficiosa para su hijo


A pesar de la falta de pruebas de que una dieta concreta mejore los síntomas del autismo, muchos padres optan por probar regímenes alimentarios específicos que creen que les ayudarán. Aunque estas dietas no son científicas, la respuesta de los padres demuestra lo contrario.


Las dietas de exclusión son populares entre los padres que administran dietas específicas para el autismo a sus hijos. Estas dietas consisten en reducir o eliminar los alimentos que se consideran perjudiciales para la salud de la persona. Algunos ejemplos de dietas de exclusión son:

  • Sin gluten

  • Sin caseína

  • Sin salicilatos

  • Sin levadura



Riesgos y beneficios de las dietas para el autismo


En cuanto a la nutrición, hay algunos tipos de dieta que pueden beneficiar a los niños con autismo. Sin embargo, es esencial tener en cuenta que seguir una dieta específica conlleva algunos riesgos junto con los beneficios.


Evitar ciertos alimentos puede limitar la ingesta de nutrientes que el niño necesita para estar sano y lograr un crecimiento óptimo. Por ejemplo, una dieta sin caseína, que elimina los productos lácteos, puede afectar a la salud ósea del niño. Por eso, lo mejor para tu hijo es consultar a un médico o a un experto en nutrición antes de cambiar de dieta.



Dietas/nutrición/vitaminas especiales para aliviar los síntomas del autismo


La dieta no cura el autismo, eso es un hecho. Sin embargo, tampoco se conocen efectos adversos de dietas específicas que se cree que empeoran los síntomas del autismo.


Repasemos algunas dietas conocidas desarrolladas para necesidades y condiciones dietéticas específicas. Tenga en cuenta que los beneficios no están garantizados para todos los niños del espectro.



La dieta cetogénica para el autismo


La dieta cetogénica o keto es una dieta popular que consiste en reducir los carbohidratos y sustituirlos por grasa. El cuerpo se ve obligado a utilizar la grasa como fuente de energía, lo que da lugar a un estado metabólico más rápido llamado cetosis. La dieta cetósica se utilizó por primera vez para tratar a pacientes con epilepsia, que es una condición presente en algunos niños con autismo.


Un pequeño estudio sugiere la posibilidad de que una dieta cetogénica modificada sea beneficiosa para las personas con autismo. El estudio se realizó en 15 niños de entre dos y 17 años durante tres meses. Los niños siguieron una dieta cetogénica modificada con un suplemento de MCT (triglicéridos de cadena media). El MCT es un suplemento dietético que contribuye a la pérdida de peso y a la reducción de la inflamación.


El estudio concluyó que: "Los componentes de la dieta cetogénica son posiblemente beneficiosos para mejorar el efecto social en los niños con TEA. Se necesitan estudios adicionales para entender cómo la KD mejora el comportamiento".


Para hacer una dieta ceto, hay que evitar los alimentos ricos en carbohidratos. Las carnes, los lácteos ricos en grasa, las verduras bajas en carbohidratos (espinacas, col rizada, brócoli), los frutos secos y las semillas, el aguacate y los edulcorantes artificiales son los principales elementos de esta dieta. Estos alimentos no están permitidos en una dieta ceto:

  • Cereales (trigo, arroz, pasta, maíz, etc.)

  • Azúcar (azúcar de mesa, refrescos, miel, agave, jarabe de arce, etc.)

  • Frutas (manzanas, plátanos, naranjas, etc.)

  • Tubérculos (patatas, boniatos, etc.)



Dieta sin gluten para el autismo/ dieta sin caseína para el autismo


La dieta sin gluten y sin caseína, también conocida como dieta GFCF, está ganando popularidad en la comunidad del autismo. La respuesta positiva de los padres y los defensores de la dieta es siempre una fuente de discusión y debate. Los estudios y los resultados de las investigaciones son contradictorios, ya que un estudio afirma que esta dieta no tiene beneficios positivos, mientras que otro sugiere una mejora de los síntomas del autismo con esta dieta.


La dieta FBCF consiste en eliminar el gluten (presente en el trigo, la cebada y el centeno) y la caseína (presente en la leche y los productos lácteos) de la ingesta diaria de alimentos del niño. Algunos padres siguen esta dieta debido a las alergias alimentarias, mientras que otros creen que alivia los síntomas del autismo.


La teoría en la que se basa esta dieta afirma que los péptidos y las proteínas que se encuentran en el gluten y la caseína contienen sustancias químicas similares a los opiáceos que pueden hacer que una persona reaccione y se comporte de forma diferente. Esta reacción química puede exacerbar los síntomas de los niños con TEA.


Se cree que la dieta FBCF reduce los síntomas y mejora los comportamientos sociales y cognitivos y el habla en los niños con autismo. En un estudio realizado en 2012 por el departamento de Desarrollo Humano y Estudios de la Familia de Penn State, los padres informaron de que una dieta sin gluten y sin caseína mejoraba los comportamientos del autismo en sus hijos que también mostraban una disfunción gastrointestinal. Se dice que los niños que seguían la dieta FBCF lograban una mejor producción del lenguaje, contacto visual, capacidad de atención y capacidad de respuesta social.


Los alimentos que deben evitarse en una dieta FBCF son:

  • Leche y productos lácteos (queso, helado, yogur, etc.)

  • Pan, bollería y la mayoría de los cereales (que no estén etiquetados como sin gluten)


Lo que puedes comer en una dieta sin gluten y sin caseína:

  • Pollo, pescado, carne

  • Frutas, verduras

  • Patatas, arroz, cereales de arroz para bebés

  • Cereales y pasta etiquetados como "sin gluten"


Para contrarrestar la ausencia de productos lácteos, los padres suelen elegir productos lácteos alternativos como la leche vegetal (leche de almendras, leche de arroz, leche de soja) para los niños sin alergia a los frutos secos y a la soja. En cuanto a la ausencia de gluten, los padres optan por opciones sin gluten que ahora están ampliamente disponibles en casi todos los alimentos.



Dieta GAPS para el autismo


GAPS, que significa Síndrome del intestino y la psicología, es un término acuñado por la nutricionista Dra. Natasha Campbell-McBride, que también creó la dieta GAPS.


La dieta requiere la eliminación de los cereales, los lácteos pasteurizados, las verduras con almidón y los carbohidratos refinados de la ingesta diaria de alimentos de una persona. Está orientada a las personas con afecciones neurológicas como el autismo.


La dieta GAPS se desarrolló bajo la teoría del síndrome del intestino permeable. Un intestino permeable, para decirlo, es una condición en la que las partículas de alimentos no digeridos se filtran al torrente sanguíneo debido a un revestimiento dañado en el intestino delgado. Cuando esto ocurre, la Dra. Campbell-McBride cree que afecta a la función cerebral y puede causar trastornos neurológicos como el autismo, el TDA, el TDAH, la dislexia, la depresión, la esquizofrenia y el trastorno bipolar.


Los síntomas de un intestino permeable incluyen:

  • Diarrea crónica, estreñimiento, gases o hinchazón

  • Sistema inmunitario deficiente

  • Dolores de cabeza

  • Memoria confusa y mal funcionamiento del cerebro

  • Cansancio

  • Problemas de piel (acné, erupciones, rosácea)

  • Deseo de comer dulces y alimentos ricos en carbohidratos

  • Artritis y dolor en las articulaciones


La dieta GAPS tiene un plan de alimentación muy específico, dividido en dos etapas: fase de introducción y fase de dieta completa. Hay un plan de comidas que hay que seguir, y consiste en introducir gradualmente nuevos alimentos en la fase de introducción hasta que se esté preparado para aplicar la dieta GAPS completa.


La dieta GAPS implica el consumo de una cantidad significativa de caldo de huesos, carne sin hormonas y alimentada con pasto, pescado, marisco, grasas animales, huevos, frutas frescas y verduras sin almidón, kéfir, queso duro, leche de coco, frutos secos y judías blancas.


Los alimentos que se deben evitar en la dieta GAPS son:

  • Azúcar y edulcorantes artificiales

  • Jarabes

  • Alcohol

  • Alimentos procesados y envasados

  • Granos como el arroz, el maíz, el trigo y la avena

  • Verduras con almidón, como las patatas y los boniatos

  • Leche

  • Judías, excepto las blancas y las verdes

  • Café

  • Té fuerte

  • Soja


El sitio web del GAPS promueve suplementos para acompañar la dieta. En concreto, recomienda su marca de probióticos para el autismo, así como el pescado y el aceite de hígado de bacalao.


No hay pruebas científicas de que la dieta GAPS sea eficaz para tratar el autismo. Además, los expertos en salud critican la dieta por su larga lista de alimentos no permitidos, que podría ser imposible de aplicar con un comedor quisquilloso. Y lo que es más importante, la restricción de ciertos grupos de alimentos podría causar desnutrición en los niños.


Algunos profesionales de la salud también consideran que la dieta GAPS es un plan de marketing para vender libros, DVD y suplementos, en lugar de tratar enfermedades como el autismo. Se aconseja a los padres y cuidadores que tengan precaución al considerar este enfoque.



La dieta paleo y el autismo


La dieta paleo está tomada de los hábitos alimenticios de nuestros antepasados durante el Paleolítico. Durante esta época, los humanos cazaban y consumían carne y frutas. La agricultura aún no se había inventado, por lo que los cereales estaban ausentes en esta dieta. Siguiendo este concepto, una dieta paleo implica comer alimentos integrales y evitar los alimentos procesados.


En una dieta paleo, se puede comer carne, pescado, huevos, verduras, frutas, frutos secos, semillas, hierbas, especias, grasas saludables y aceites. Algunas personas utilizan productos de grano alternativo como el maíz, el pan rallado, las tortillas y el edamame.


Los alimentos que se deben evitar en una dieta paleo incluyen:

  • Todos los cereales como el arroz, el maíz, el mijo, el trigo, el centeno, la avena y la cebada

  • Legumbres (cacahuetes, alubias, lentejas, tofu)

  • El azúcar refinado

  • Productos lácteos

  • Alimentos procesados

  • Refrescos y bebidas azucaradas

  • Aceites vegetales refinados

  • Sal

  • Edulcorantes artificiales


En cierto modo, una dieta paleo tiene beneficios similares a una dieta GFCF, ya que ambas eliminan el gluten y los lácteos del menú. Los defensores de la dieta paleo afirman que ésta contribuye a reducir los problemas gastrointestinales de los niños con autismo.


De hecho, Karen Pendergrass, fundadora de la Fundación Paleo, cree que la dieta paleo puede funcionar incluso mejor que una dieta FBCF porque la dieta paleo elimina los sustitutos del gluten como el maíz, el mijo y el sorgo, que se encuentran en los productos etiquetados como sin gluten.


No hay pruebas científicas de que la dieta paleo tenga efectos positivos sobre el autismo. Sin embargo, esta dieta es adecuada para los niños, ya que no elimina la carne, lo que permite más opciones incluso para los comedores más exigentes.


Cuando se sigue una dieta paleo, es importante entender los nutrientes que se pierden al eliminar los cereales y los lácteos de las comidas diarias de un niño. Los cereales son una buena fuente de fibra, mientras que los lácteos aportan proteínas y calcio.



Dieta sin levadura para el autismo


Se cree que los niños con autismo son propensos al crecimiento excesivo de levaduras en el intestino. La levadura coexiste con las bacterias en el intestino. Se cree que el crecimiento excesivo de la levadura está causado por el uso de antibióticos, generalmente mientras la madre está embarazada.


Se han realizado ciertas investigaciones que apoyan la teoría de que los niños con autismo que estuvieron expuestos a los antibióticos mientras estaban en el vientre de su madre tienden a desarrollar un sobrecrecimiento de la levadura durante y después del nacimiento. Las madres que tienen alterada la flora intestinal o el microbioma pueden transmitir las mismas propiedades biológicas a sus bebés durante el embarazo, el parto y la lactancia. El microbioma del niño, al heredar el sobrecrecimiento de levaduras, puede provocar cambios bioquímicos que afectan al desarrollo del cerebro.


Para contrarrestar los efectos del sobrecrecimiento de levaduras, algunos padres adoptan una terapia alternativa denominada gestión del sobrecrecimiento de levaduras. La terapia implica el uso de probióticos, que son microorganismos que promueven las bacterias buenas en el intestino y reducen el sobrecrecimiento de la levadura. Como resultado, los niños que se someten a la terapia tendrán un microbioma intestinal mejorado, y se cree que esto afecta positivamente al desarrollo del cerebro.


Algunos detalles sobre el manejo del sobrecrecimiento de levadura incluyen:

  • Añadir agentes probióticos como acidophilus y lactobacillus a la dieta para restablecer el equilibrio de las bacterias en el intestino

  • Limitar el consumo de azúcar y levadura en los alimentos

  • Utilizar alimentos con propiedades antifúngicas como el ajo, el pomelo y los extractos de semillas para eliminar la levadura en el intestino


Hay poca investigación sobre esta dieta, por lo que los padres y cuidadores deben consultar a un profesional de la salud cuando consideren esta dieta.



Dieta específica de carbohidratos para el autismo (SCD autism)


La dieta SCD es una de las muchas dietas que demuestran que el apoyo a una buena salud digestiva puede aportar múltiples beneficios. Se trata de una dieta sin cereales, baja en azúcar y baja en lactosa desarrollada por el Dr. Sidney Haas en 1920 para tratar la enfermedad celíaca. Se sabe que reduce los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).


La dieta SCD pretende facilitar la digestión y prevenir los problemas gastrointestinales evitando la mayoría de los cereales ricos en carbohidratos, que son más difíciles de digerir. Este enfoque también reduce la inflamación del intestino y ayuda a las personas con trastornos gastrointestinales como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn y la enfermedad celíaca.


Los alimentos que no están permitidos en la dieta SCD son:

  • Azúcares: lactosa, sacarosa, jarabe de maíz de alta fructosa, fructosa, melaza, maltosa, isomaltosa, fructooligosacáridos y cualquier azúcar procesado

  • Todas las verduras enlatadas

  • Todos los cereales: cualquier cosa hecha con maíz, trigo, germen de trigo, cebada, avena, centeno, arroz, trigo sarraceno, soja, espelta y amaranto

  • Algunas legumbres: garbanzos, brotes de judías, soja, judías mungo, habas y garbanzos

  • Verduras con almidón: patatas, ñame, chirivías, productos de algas, agar y carragenina

  • Carnes enlatadas y procesadas

  • Productos lácteos: leche, productos lácteos, helado, suero en polvo, yogur comercial, nata espesa, suero de leche, crema agria y los siguientes quesos: ricotta, mozzarella, requesón, queso crema, feta, quesos fundidos y quesos para untar.

  • Aceite de canola, mayonesa comercial, ketchup comercial, margarina, levadura en polvo y vinagre balsámico

  • Caramelos, chocolate y algarroba


Los alimentos permitidos en la dieta SCD son las verduras frescas, las legumbres, las carnes no procesadas, las aves de corral, el pescado, los huevos, el queso natural, los frutos secos, los aceites (de oliva, coco, soja y maíz), el té y el café suaves, el yogur casero, los zumos de fruta naturales, la mostaza, el vinagre y la sacarina.


No existen pruebas médicas ni investigaciones que demuestren la eficacia de la SCD en el autismo, aunque muchos han informado de la remisión de los trastornos gastrointestinales. Hay poca información disponible sobre si ayuda con los síntomas del autismo.



La dieta Feingold y el autismo


La dieta baja en salicilatos o dieta Feingold es un programa de eliminación de alimentos creado por el Dr. Ben F. Feingold para tratar la hiperactividad. Elimina los salicilatos de los alimentos, como los colorantes artificiales, los aromas artificiales, el aspartamo y ciertos conservantes derivados del petróleo.


Los salicilatos son toxinas vegetales naturales que se encuentran en las bayas, los cítricos (excepto el limón), algunas verduras, la miel, el extracto de levadura y las almendras.


Los investigadores descubrieron que algunas personas con TEA son incapaces de digerir y procesar los salicilatos y se consideran intolerantes a los mismos. Las personas que no procesan bien los salicilatos presentan problemas de atención, hiperactividad, cambios de humor y ansiedad.


Los alimentos no permitidos en la dieta Feingold son:

  • los colorantes artificiales, como el rojo 40 y el azul 2

  • aromatizantes artificiales, como la vainilla sintética o la menta

  • edulcorantes artificiales, como: aspartamo, sucralosa, sacarina

  • conservantes, como: hidroxitolueno butilado (BHT), hidroxianisol butilado (BHA), tert-butil-hidroquinona (TBHQ)

  • alimentos que contienen salicilatos


La lista completa de alimentos permitidos en la dieta Feingold se encuentra en su página web. Algunos de ellos son los plátanos, las judías, los brotes de soja, la remolacha, la col, la coliflor, los dátiles, el pomelo, el melón, la col rizada, el kiwi, los limones, las lentejas, la lechuga, los mangos, las setas, las cebollas, las espinacas, la calabaza, la piña y los boniatos.


Los críticos han señalado a menudo que seguir una dieta Feingold es extremadamente difícil, ya que la mayoría de los productos alimenticios contienen aditivos y salicilatos. Lo más probable es que los padres y cuidadores que decidan seguir la dieta Feingold preparen sus alimentos desde cero.


La dieta Feingold ha sido objeto de muchos estudios e investigaciones a lo largo de los años, pero ninguno de ellos ha demostrado definitivamente que la dieta funcione. A pesar de ello, los padres y cuidadores que han seguido la dieta se mantienen firmes en que funciona para sus hijos con TDAH.


En un artículo sobre la dieta Feingold, Harvard Health concluyó "Por ahora, el consenso sobre un enfoque sensato de la nutrición para los niños con TDAH es el mismo que se recomienda para todos los niños: seguir una dieta que haga hincapié en las frutas y verduras, los cereales integrales, las grasas insaturadas saludables y las buenas fuentes de proteínas".



¿Qué nutrientes están relacionados con la ayuda a los síntomas del autismo?


Como se ha visto en los muchos tipos de dietas, hay formas de disminuir o eliminar los alimentos y nutrientes que se sabe que desencadenan los síntomas del autismo. Pero, ¿qué pasa con la adición o incorporación de alimentos y nutrientes específicos en la dieta de un niño para ayudar a los síntomas del autismo?


En un artículo publicado por Fox News, la consejera de salud holística Jacqueline Banks recomendó proporcionar alimentos que contengan propiedades antiinflamatorias para mantener un intestino sano. Esto incluye pescados grasos, como el salmón, que es rico en ácidos grasos omega-3, así como nueces y semillas de lino.


En cuanto a las carnes y los productos animales, Banks dice que es mejor la alimentada con hierba o la alimentada con pastos, ya que proporciona más nutrientes y no contiene hormonas ni productos químicos perjudiciales. Las frutas y verduras también deben ser orgánicas y estar bien limpias. Los zumos o batidos de frutas naturales son también una forma más fácil de añadir más nutrientes a la dieta del niño.


Algunos otros alimentos recomendados que ayudan a los síntomas del autismo son:

  • Alimentos ricos en prebióticos (manzanas, espárragos, puerros, ajos, cebollas, plátanos y raíz de achicoria)

  • Alimentos ricos en probióticos (yogur, kéfir y verduras cultivadas como el kimchi)

  • Alimentos que contienen B6 (pollo, cerdo, pavo, cereales integrales, pescado, verduras, soja)



Vitaminas y suplementos para el autismo


Introducir nuevos alimentos que contengan nutrientes saludables a los niños con TEA puede ser un reto. Por ello, algunos padres eligen las vitaminas y los suplementos como una alternativa más fácil.


La investigación reveló que más del 30 por ciento de los padres dan a sus hijos vitaminas C y B6, y el 25 por ciento ácidos grasos esenciales y magnesio. Un pequeño 10 por ciento da vitamina A, megavitaminas, DMG (dimetilglicina) y L-glutamina.


El uso de multivitaminas regulares es aceptable para los niños con TEA. Sin embargo, la ingesta dietética específica de los niños y las deficiencias vitamínicas varían, por lo que los padres deben saber cuáles necesita su hijo.


La vitamina C favorece la función inmunitaria y es un antioxidante. Los niños del espectro también pueden sufrir "estrés oxidativo", que es un desequilibrio de radicales libres y antioxidantes en el cuerpo que puede provocar daños en las células y los tejidos. La vitamina C puede reducir el estrés oxidativo deteniendo la reacción en cadena en su camino. Un pequeño estudio también reveló que la vitamina C podría regular la dopamina y, por tanto, influir en la función cerebral que da lugar a la reducción del comportamiento repetitivo.


Los ácidos grasos esenciales u omega-3 son cruciales para la función cerebral. También ayudan a modular el sistema inmunitario. Dado que estos nutrientes ayudan al desarrollo y la función del cerebro, los niños con TEA pueden beneficiarse de los suplementos de omega-3. Además, algunos estudios han descubierto que los niños con autismo tienen niveles bajos de omega-3, lo que está relacionado con algunos síntomas del autismo como la agresividad y la impulsividad.



Estrategias para tratar la alimentación selectiva


Muchos padres tienen dificultades para servir las comidas que su hijo comerá. Los padres se enfrentan a diferentes problemas de alimentación de los niños con autismo (desafíos sensoriales, problemas gastrointestinales, alimentación selectiva) y a veces pueden tener dificultades para satisfacer las necesidades dietéticas de su hijo. Las dietas especiales pueden ser un reto para los padres de niños con autismo.


Desgraciadamente, no hay dietas especiales para niños quisquillosos con la comida. Sin embargo, puede probar algunas de estas estrategias para tratar los problemas de alimentación de los niños con autismo:

  • Haga que la comida sea visualmente atractiva para su hijo. Añada toques creativos al plato de comida de su hijo para crear una experiencia positiva, especialmente cuando introduzca nuevos alimentos.

  • Ofrézcale comida una o dos veces al día. No se rinda al primer intento. Ofrecer repetidamente la comida a su hijo puede ayudarle a acostumbrarse a la idea de comerla.

  • Ponga la comida cerca. Algunos niños quieren familiarizarse con un nuevo alimento antes de probarlo. Para ayudar a su hijo a "facilitar" el acceso a la nueva comida, colóquela cerca del plato de su hijo y pídale que se la entregue.

  • Alterne los bocados de alimentos conocidos con los desconocidos. Utilice un alimento favorito de su hijo y altérnelo con pequeños bocados del nuevo alimento desconocido. Por ejemplo: "Primero la pizza, luego el brócoli y después la pizza".

  • Utilice historias sociales, ya que pueden ayudar a motivar al niño a probar algo nuevo, incluida la comida.


En última instancia, el mejor enfoque para la alimentación de su hijo sería encontrar un compromiso entre darle lo que necesita y ajustarlo a lo que prefiere. Aunque la dieta no curará a tu hijo, siempre puedes utilizarla para reducir los problemas relacionados con la alimentación y mejorar la salud general de tu hijo.



Referencias


Gastrointestinal Dysfunction in Autism: Parental Report, Clinical Evaluation, & Associated Factors. 7 August 2014. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24753336


Crohn’s Disease Treatment: Common Medications for Treating Crohn’s. Retrieved from: https://www.webmd.com/ibd-crohns-disease/crohns-disease/crohns-disease-treatment-common-medications-for-treating-crohns#1


Gluten-Free, Casein-Free Diet and Autism. Retrieved from: http://www.researchautism.net/interventions/1/gluten-free,-casein-free-diet-and-autism


Could Treating Gut Bacteria Help Autism Symptoms? Retrieved from: https://www.webmd.com/brain/autism/news/20190412/could-treating-gut-bacteria-help-autism-symptoms#1


Researchers look at the link between gut bacteria and autism. 11 April 2019. Retrieved from: https://www.medicalnewstoday.com/articles/324945.php


Sleep problems in autism, explained. 13 November 2017. Retrieved from: https://www.spectrumnews.org/news/sleep-problems-autism-explained/


Sleep and gastrointestinal disturbances in autism spectrum disorder in children. April 2015. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26384115


Sleep Help for Those Diagnosed With ASD. Retrieved from: https://www.sleephelp.org/autism-asd/


Nutritional and Dietary Interventions for Autism Spectrum Disorder: A Systematic Review. June 2017. Retrieved from: https://pediatrics.aappublications.org/content/139/6/e20170346


A modified ketogenic gluten-free diet with MCT improves behavior in children with autism spectrum disorder. May 2018. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5863039/


Gluten-Free/Casein-Free Diets for Autism. Retrieved from: https://www.webmd.com/brain/autism/gluten-free-casein-free-diets-for-autism#1


Gluten- and casein-free diet and autism spectrum disorders in children: a systematic review. March 2018. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28612113


A Gluten-Free Diet as an Intervention for Autism and Associated Spectrum Disorders: Preliminary Findings. 1 March 1999. Retrieved from: https://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/1362361399003001005


Parents report gluten-, casein-free diet helps some kids with autism. 1 March 2012. Retrieved from: https://news.psu.edu/story/151276/2012/03/01/parents-report-gluten-casein-free-diet-helps-some-kids-autism


What is the GAPS diet? A complete overview. 26 April 2019. Retrieved from: https://www.medicalnewstoday.com/articles/325046.php


Paleo Diet and Autism: Piecing It Together. 2 May 2016. Retrieved from: https://paleofoundation.com/paleo-diet-and-autism/


Candida Albicans Infection in Autism. August 2012. Retrieved from: https://www.researchgate.net/publication/274719880_Candida_Albicans_Infection_in_Autism


Specific Carbohydrate Diet: Diet Review. Retrieved from: https://www.webmd.com/digestive-disorders/features/specific-carbohydrate-diet-review#1


Lack of Behavioral Effects from Feingold Diet Violations. 1 February 1981. Retrieved from: https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.2466/pms.1981.52.1.307


Diet and attention deficit hyperactivity disorder. June 2009. Retrieved from: https://www.health.harvard.edu/newsletter_article/Diet-and-attention-deficit-hyperactivity-disorder


Foods for children with autism. 4 June 2012. Retrieved from: https://www.foxnews.com/health/foods-for-children-with-autism


Vitamins and supplements for autism. Retrieved from: https://iancommunity.org/cs/what_do_we_know/vitamins_and_supplements


A preliminary trial of ascorbic acid as supplemental therapy for autism. September 1993. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8255984


Omega-3 fatty acid deficiencies in neurodevelopment, aggression and autonomic dysregulation: opportunities for intervention. April 2006. Retrieved from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16777665


https://www.autismparentingmagazine.com/autism-diet-and-nutrition/

252 visualizaciones0 comentarios